Mi <I>blog</I> y yo

Las bitácoras en línea son la nueva moda en internet. Lo novedoso es que en este cúmulo de experi

A principios de diciembre pasado, Merriam-Webster, la famosa casa editora del -diccionario que lleva su nombre, aseguró que la palabra más popular en 2004 -fue blog. Los detalles de esta elección pueden encontrarse en el sitio -web de la editorial (http://www.m-w.com/) que, por cierto, también ofrece de -forma gratuita algunas herramientas de búsqueda y consulta de palabras en -inglés.

- Merriam-Webster asegura que el término blog es un sustantivo que -comenzó a circular por las entrañas de internet en algún momento de 1999; y -éste es resultado de la contracción de la palabra weblog (o bitácora -web) y designa a una dirección en internet donde se hospeda un diario personal -en línea en el que su autor escribe reflexiones y comentarios sobre asuntos -diversos, incluyendo hiperligas a otros sitios electrónicos.

- Hasta aquí la situación es normal. A muchos amantes de internet, y de su -gran diversidad de sitios, les gusta el anonimato, pero también quieren tener -un “lugar” en donde depositar sus anécdotas, vivencias o simples -comentarios desde la comodidad de su computadora en la oficina, casa o incluso -en un café internet.

- Lo que el sitio no aclara es que, al ser un recurso interactivo, es posible -que el autor de un blog le dé permiso a otros usuarios para que también -lo alimenten con sus opiniones, hiperligas y hasta elementos gráficos, dando -origen a una especie de “diario colectivo” o de “foro privado” en -línea.

- Aunque la moda de los blogs comenzó hace ya un par de años, su -popularidad sigue aumentando. Incluso, varios amigos ya han hecho del sustantivo -un verbo y en su tiempo libre se dedican a “bloguear”, esto es: escriben su -propio blog o participan en los blogs de otros. Existen varios -sitios que dan hospedaje a blogs de manera gratuita y quizá el más -popular de ellos es blogspot.com, que además ofrece variantes en cuanto a -formato, tipografía y organización.

- Una variante del blog son los llamados wikis. Se trata de foros en -línea que pueden ser alimentados por usuarios en tiempo real y son muy útiles -para crear y corregir documentos o artículos sobre un tema determinado. Los -wikis pueden ser muy prácticos en organizaciones que necesitan consolidar su -conocimiento colectivo y crear, por ejemplo, un manual de procedimientos en -relativamente poco tiempo. Existe incluso una enciclopedia en línea gratuita -(www.wikipedia.org) escrita colectivamente en varios idiomas y que es corregida -cada día.

- Por mi parte, debo aclarar que no participo aún de la moda del blog -ni mantengo un diario en línea. Más aún, una revisión a los blogs de -amigos y conocidos me confirma que en su mayoría están repletos de discusiones -bizantinas que no llegan a ningún lado. Aunque posiblemente el simple hecho de -recibir comentarios a una línea expresada sea la razón de ser de estos foros, -más allá del hecho de compartir el día a día y las experiencias vividas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- A mí me queda claro que nuestra incapacidad para el diálogo aumenta en -proporción directa con el surgimiento de aquellas herramientas que, -supuestamente, lo facilitarían. Como diario personal, me parece que el blog -refleja una contradicción de términos y profundiza el desarreglo de lo -público y lo privado.

- Sin embargo, el fenómeno provocado por los reality shows ha -ocasionado que lo privado (o al menos lo que en algunos casos debería quedar -así) le cause morbo a la gente. Como muchas de las aplicaciones de internet, -como las omniscientes cámaras de fotos y video (que graban hasta la náusea -cada imagen). Y si el spam era el boom ahora lo es el blog, -que amenaza con reproducir todavía más “el ruido y la furia” en el que -estamos inmersos a diario. Me quedo, por el momento, con mi cuaderno y un -bolígrafo.
-
-*Periodista independiente. Comentarios a apuertas@expansion.com.mx

Ahora ve
En Venezuela se está rompiendo la estructura de poder: Carlos Alberto Montaner
No te pierdas
×