Microgasolineras

Una fórmula que le está dando buenos resultados a Grupo Hidrosina.
Lorena Escamilla

En 1992 un conjunto de inversionistas incursionó en un sector que, tenían la certeza, se ubicaría entre los más dinámicos de la economía. Sin titubear, los entusiastas emprendedores participaron en la licitación del primer paquete que lanzaba el gobierno federal para la compra de 30 gasolineras. Les parecía una excelente oportunidad, y no se equivocaron. Después de una década, y bajo su marca Hidrosina, el grupo opera 72 estaciones de servicio y planea expandir su presencia mediante un concepto poco explotado: las microgasolineras.

-

Se trata de terminales ligadas a una tienda de autoservicio que cuentan con una bomba de gasolina y están diseñadas para abastecer exclusivamente a los clientes que acuden a esos establecimientos. Con la cadena regia Soriana, el consorcio ha logrado establecer 17 expendios de este tipo. “La meta es operar  50 puntos de venta en los siguientes dos años”, dice Víctor Ruiz Iriarte, gerente de Operaciones del conglomerado.

Pionera en el concepto de adicionar giros de servicios en torno a las gasolineras, tales como tiendas de conveniencia, cajeros automáticos y casetas telefónicas, la empresa espera aumentar su base de usuarios a través del manejo de tarjetas inteligentes corporativas –similares a las de débito bancarias– y desechables –como las telefónicas–. Actualmente cerca de 15% de las ventas totales de la compañía se pagan con medios diferentes al efectivo (vales o tarjetas).
Newsletter
Ahora ve
Escocia sigue los pasos de Londres y busca su independencia
No te pierdas