Miditel <br>Los riesgos de una alianza

Un pleito legal y la ausencia de un socio extranjero han puesto en peligro la operación de esta tel

Hasta hace algunos meses (y gracias a una agresiva campaña publicitaria), Miditel se distinguía entre los nuevos operadores de telefonía como una de las pocas empresas que “sí cumplía lo que prometía”.

-

Una ejecutiva cayendo al precipicio y un directivo con un llamativo tinte verde en el cabello conformaban la evidencia publicitaria de que esta telefónica estaba dispuesta a apoyar su estrategia de crecimiento en la confianza de los usuarios. De lo contrario, sugería su campaña, se apegaría a las consecuencias.

-

Y es que sus fundadores, Antonio Kanahuati y Carlos Murray Campbell, empresarios con experiencia en la industria textil y en el sector de la televisión abierta, respectivamente, tenían razones para creerlo.

-

Pero la historia de Miditel se convirtió en un claro ejemplo de cómo una compañía mexicana en el sector de las telecomunicaciones termina por depender, inevitablemente, de los vaivenes de un socio extranjero, que no sólo controla la oferta tecnológica, sino también el flujo de efectivo (que en este tipo de negocios necesita ser seguro y constante).

-

Hace apenas tres años, Carlos Murray atendía los primeros asuntos de Miditel desde la casa de un tío. En esa época ni siquiera soñaba con el edificio en las Lomas de Chapultepec, al oeste de la Ciudad de México, donde hoy se ubican las oficinas corporativas de la telefónica. Miditel se decidió por la telefonía suburbana y rural, sector en el que muy pocos participantes quisieron incursionar y donde Teléfonos de México (Telmex) se había caracterizado por conservar una participación monopólica. Después de todo ¿quien se atrevería a ofrecer servicios de telecomunicación a poblados apartados?

-

De acuerdo con su plan inicial, Miditel planeaba hacerse de 2.5 millones de líneas de telefonía básica para el 2002. Sin embargo, el optimismo generado a partir de un buen inicio les llevó, de acuerdo con Mario Chávez, director de mercadotecnia de la empresa, a elevar su estimación hasta una meta de tres millones de líneas.

-

En larga distancia, ganó contratos con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). Incluso, buscó la adjudicación de contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex) y con la ya extinta Conasupo.

-

Hasta hace año y medio, esta compañía era el proveedor estrella en servicios de larga distancia para entidades del gobierno federal, con un promedio de 2.5 millones de minutos al mes. Actualmente, en la telefónica aseguran contar con 25,000 usuarios en el mercado de larga distancia y 15,000 más en el servicio local.

-

Sin embargo, en medio de lo que parecía un exitoso debut en el mercado mexicano de las telecomunicaciones, Miditel tuvo que enfrentar –sin poder sobreponerse del todo–, varios meses de cuestionamientos en torno a la viabilidad de un proyecto, que prometía inversiones por unos $1,000 millones de dólares, y en el que 49% de los recursos provendrían de Korea Telecom (KT), telefónica propiedad del gobierno sudcoreano.

-

Papeles y tribunales
La crisis de los mercados asiáticos hizo que KT replanteara sus proyectos en América Latina y le dijera adiós a sus planes en el mercado mexicano. Por ello, recuerda Miguel Angel Lira, director de Comunicación Corporativa de la telefónica, KT recibe $49 millones de dólares como finiquito en su asociación con Miditel.

-

“Tuvimos que contratar un crédito para pagar la participación de KT –dice Lira– y eso, evidentemente, complicó momentáneamente el panorama para la empresa.”

-

Mientras se disolvía la asociación con KT en términos pacíficos, un contrato de asesoría con la firma británica Rothschild se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para la novel telefónica. Bajo los reflectores de la opinión pública, Miditel y Rothschild intercambiaron acusaciones, que fueron subiendo de tono, con las que intentaban esclarecer si la extinta asociación con la paraestatal coreana llegó a territorio mexicano gracias a la intermediación de la firma británica, o sólo por el poder de convocatoria de los mexicanos.

-

Lo que sí es un hecho –y las partes en conflicto lo reconocen– es que Rothschild estuvo encargada de establecer los primeros vínculos entre KT y Miditel. Por esta asesoría, la firma mexicana se habría comprometido a pagar a los consultores británicos alrededor de $17.5 millones de pesos.

-

Sin embargo, los directivos de Miditel alegan que Rothschild México no está en posición de reclamar este derecho, pues ya ha demostrado su falta de capacidad en las negociaciones. Por ello, Miditel sostiene que se vio obligada a asumir al 100% el proyecto y a prescindir de la ayuda de asesores externos.

-

¿Hubiera llegado KT a un acuerdo de asociación con Miditel sin la ayuda de Rothschild? Ese es, precisamente, el dilema que todavía debe resolverse en los tribunales mexicanos.

-

En una primera instancia, los consultores británicos obtuvieron una resolución a favor, que obligaría a Miditel (sumida hoy en una crisis de efectivo) a pagar alrededor de $2 millones de dólares en indemnizaciones por concepto de un contrato que nunca cumplió.

-

Como en todas las historias judiciales en México, Miditel interpuso un amparo ante la resolución a favor de Rothschild. Para algunos abogados, este proceso representa un claro ejemplo de que los tribunales mexicanos están funcionando correctamente. “La integridad de las cortes mexicanas es admirable, al determinar la obligación de una compañía de pagar a una consultora extranjera por su trabajo de conexión en un proceso de coinversión”, considera Alexis Rovzar, director de la firma de abogados White & Case.

-

Al respecto, Miguel Angel Montaño, director jurídico de la empresa recuerda que apenas el martes 20 de abril la telefónica interpuso el amparo ante la sentencia emitida por el Juez Cuarto de lo Civil a favor de Rothschild.

-

Será durante los próximos meses cuando se defina a quién asiste la razón en esta controversia legal que, junto con el incumplimiento en el pago de frecuencias, ha colocado a Miditel en el ojo del huracán.

-

Tiempo de adeudos
Televisa, Telmex, el gobierno federal y hasta los propios empleados, integran la lista de acreedores de Miditel, durante la época de vacas flacas que precedió a la decisión de KT de cancelar sus planes en México. La campaña de Miditel en medios electrónicos generó una adeudo adicional con Televisa, cuyo monto no se dio a conocer públicamente.

-

Con Telmex, principal proveedor de la telefónica, las deudas no se hicieron esperar y la compañía está en peligro de suspender sus servicios ante la falta de pago. Mientras Telmex asegura que Miditel le adeuda $150 millones de pesos, el director jurídico de la telefónica sólo reconoce $100 millones de pesos por concepto de interconexión y reventa con la telefónica dominante.

-

Sin embargo, uno de los mayores adeudos que enfrenta Miditel es el pasivo con la propia Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), por concepto del pago de frecuencias, el cual suma más de $1,000 millones de pesos, una de las pujas más agresivas por concesiones de telefonía básica inalámbrica presentada durante la subasta del espectro.

-

Una vez más, Miditel incurrió en incumplimiento de sus pagos y a finales de marzo pasado, junto con otra de las nuevas telefónicas (Unefon), solicitó al Telmex una prórroga para cumplir con el pago del adeudo.

-

Miditel asegura que el retraso concuerda con a una estrategia financiera, en la que se incluye la firma de una nueva asociación con una empresa extranjera. De acuerdo con analistas del sector, es la única vía que Miditel tiene para poder cubrir sus compromisos financieros.

-

Pero en una reciente conferencia de prensa, los ejecutivos de Miditel se limitaron a informar que el posible socio es de procedencia estadounidense y que, al menos, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) conoce la viabilidad de este nuevo proyecto.

-

“Estamos buscando un socio tecnológico, tanto en el extranjero como en México, pero no habrá retraso en ninguno de los planes de inversión, porque la parte que tiene Miditel es la que ha aportado el mayor número de capital y quienes son expertos en comercialización”, asegura Mario Chávez, otro de los directivos de mercadotecnia de Miditel, a pesar de los recurrentes incumplimientos financieros de la compañía.

-

No obstante, funcionarios de Cofetel, que pidieron permanecer en el anonimato, dudan de que exista tal socio, o al menos que se llegue a un acuerdo.

-

Para Javier Cruz Lesbros, gerente de proyectos de Telcor y analista del sector, las nuevas frecuencias que recibió Miditel son un atractivo adicional en el proceso de búsqueda del nuevo socio. Sin embargo, Cruz reconoce que existe gran incertidumbre en torno a la planeación y desarrollo de la compañía. “Cuando se va KT, fue como cuando le quitas dos ruedas a un automóvil y las llantas de refacción tardan en llegar... (Lo demás) comienza a oxidarse.”

-

Por su parte, si Rothschild obtiene la ratificación a la primera sentencia (desfavorable a Miditel) en el juicio de amparo, la consultora promete dirigir los $2 millones de dólares a una asociación de ayuda a menores infractores. “Lo único que buscamos es demostrar que teníamos la razón”, dice uno de los socios de la firma inglesa.

Ahora ve
No te pierdas