Movilidad a la antigüita

-
Andrés Piedragil Gálvez

Hace 33 años, según un anuncio publicado en la edición número 45 de Expansión (octubre 7 de 1970), cuando un ejecutivo iniciaba una travesía de negocios, la recomendación de la esposa siempre era la misma: “No olvides el traje, la corbata, los calcetines… sólo te falta la Lettera 32, para escribir, para escribirme… ¡buen viaje, querido!” Salir de casa sin la máquina de escribir portátil (fabricada por Olivetti) parecía un gran error, un descuido que cancelaría la oportunidad de ser productivo en cualquier lugar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Desde la perspectiva actual, el anuncio sólo puede causar risa. Hoy es el momento del cómputo móvil: laptop, asistente digital personal (PDA), Tablet PC. Ahora nadie relaciona el concepto de sistema portátil con una máquina de escribir. El consejo de la esposa de un directivo contemporáneo ya es radicalmente distinto: “Revisa tu Palm para que no pierdas ninguna cita, y no olvides tu laptop… para que me mandes un mail. Y si puedes, conéctate al ICQ para que platiquemos un rato.” La productividad móvil ya tiene un rostro diferente.

Otro detalle que muestra el paso del tiempo: en el anuncio, el ejecutivo trabaja en la sala de espera de un aeropuerto. Junto a su Lettera 32, se observa una cajetilla lista para disfrutarse. Hoy, encender un cigarro en un aeropuerto puede ser un acto de fatales consecuencias para el fumador.
Ahora ve
EU renueva restricciones de viaje e incluye a Venezuela, Corea del Norte y Chad
No te pierdas
×