¡Mírenme!

La afición mexicana por acondicionar sus autos mantiene en franco crecimiento a un mercado que hoy
Ira Franco y Steve Downer

La relación de Paco Sánchez con su Chevy cambió cuando salió del -cine después de ver la película Rápido y Furioso (2001), un film -policial en el que los protagonistas de la historia son los autos y la -velocidad.

- “Esa película me marcó, me llamó mucho la atención la adrenalina. Luego -empecé a hacer amistades por internet y así te empiezas a enterar de cómo -está el movimiento de los autos”, recuerda.

- Lo primero que Paco cambió fueron los rines de su auto. También modificó -el escape central, pintó el tablero y hasta recortó el volante. La cereza del -pastel fueron los “colmillos” negros que luce su coche en el cofre, dos -añadidos de fibra de vidrio que le dan un toque macabro y a la vez divertido.

- “El mercado de los accesorios para auto se mueve por modas y las películas -en el cine son las que más promueven las ventas”, confirma Gilberto Jiménez, -director de American Wheels de México, una empresa mexicana que fabrica rines -desde hace 26 años.

- La combinación de modas y aficionados como Paco le han dado forma a un -mercado que vale aproximadamente $1,000 millones de dólares y que ha mantenido -en los últimos seis años un crecimiento anual de 10%.

- Las ganadoras de esta tendencia son un millar de empresas que componen el -mercado de autopartes (70% de capital extranjero y 30% nacional), los -importadores y el mercado negro.

- Paco dice que en esta afición no es necesario gastar demasiado. Por ejemplo, -él invierte en su coche al menos $2,000 pesos mensuales, que toma de su sueldo -como arquitecto.

- Sin embargo, cuando le cambió los asientos a su coche gastó $7,000 pesos y -cuando estrenó rines pagó otros $5,000 pesos. “De soltero se me iba cada mes -más de la mitad de mi sueldo. Ahora, casado, ya le bajé un poco.”

- Como él, hay miles de aficionados en todo el país que son capaces de -invertir cantidades que superan el valor del propio automóvil a cambio de -atraer las miradas de admiración sobre su coche.

- El negocio de vender accesorios luce más atractivo cuando se tiene enfrente -a un mercado que adora los coches.

- En México, uno de cada cinco individuos tiene un auto y la capital del país -ya ocupaba desde fines del siglo pasado el cuarto lugar en la proporción de -automóviles por habitante, sólo después de Los Ángeles, Bangkok y París.

- El mercado nacional luce fuerte, pero aún así está lejos de los $29,000 -millones de dólares que vale este sector en Estados Unidos. En dicho país el -crecimiento es de casi 8%, según la Specialty Equipment Market Association -(SEMA).

- Paco asegura que tener un auto arreglado es un hobby que no tiene -desperdicio, pues además de las satisfacciones estéticas el auto también lo -ha motivado a aprender de mecánica y ahora puede modificar muchas cosas él -mismo.

- Los fines de semana, muchos fanáticos como él se reúnen en la pista de -arrancones de Tlalnepantla, donde esta actividad es legal.

- Paco tuvo que vender el equipo de sonido de su Chevy-Vampiro para -comprar el vestido de su novia para la boda, pero eso no le preocupa. “Sólo -es cuestión de tiempo para volver a equipar a mi otro amor.”

- Una fraternidad
-
Gerardo Lazo transcurre la mitad de su vida en el auto… literalmente.

- Por las mañanas, un Pointer ecológico es su herramienta de trabajo. -Por las noches, el carro se convierte en su pasión cuando se trata de lucirlo o -competir en la pista de arrancones con otros autos.

- “No tengo mucho tiempo en esto, pero me gusta mucho meterle cosas nuevas a -mi cochecito”, dice.

- Las revistas especializadas y las películas fueron la principal inspiración -de Gerardo. Hasta ahora, lo más difícil no ha sido la inversión sino pedirle -a sus clientes que tengan cuidado con no derramar alimentos o bebidas sobre las -vestiduras de piel de su taxi.

- En julio pasado, 15,000 fanáticos de los autos, como Gerardo, asistieron a -la exposición anual PAACE Automechanika realizada en el Centro Banamex, en la -capital del país. Esta cifra es 28% más alta que la del año pasado e incluye -a 8,000 compradores mayoristas de 36 países distintos.

- “Sondeamos a los visitantes y 77% confió en que el mercado mexicano de -accesorios crecería en los próximos 12 meses, mientras que 26.6% dijo que -seguiría igual”, dice Linda Spencer, directora de Relaciones Internacionales -y Gubernamentales de SEMA, organizador del evento.

- Este optimismo contrasta con otro dato, 1.4% de los entrevistados que piensa -que este sector decrecerá en el próximo año.

- Como la mayoría de los fanáticos de los autos, a Gerardo no le importa el -precio cuando se trata de accesorios. Va a cualquier tipo de vendedor para -conseguir lo que más le atrae. Lo que se pone de moda entre los miembros de -este deporte es su gran motivador.

- Por puro gusto, Gerardo ha gastado unos $18,000 pesos en tan sólo tres -meses. A pesar de que achaparró su auto de la parte trasera, le cambió la -facia, la parrilla, los faros y las vestiduras, cree que todavía le falta mucho -para que quede a su gusto.

- Sergio Nogueira, director de la US

- PanAmerican Automotive Industry Office, representante en México de SEMA, -opina que el mercado nacional mantendrá el mismo nivel de crecimiento, al menos -durante los siguientes cinco años.

- Su optimismo se basa en que la venta de vehículos nuevos en el país sigue -aumentando, lo que según Nogueira refleja que muchos consumidores mexicanos -mejoraron su ingreso.

- Según cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, si la -venta de autos nuevos en México continúa la tendencia que ha mostrado entre -enero y agosto pasados, este año sería histórico para el sector porque -comercializaría un millón de vehículos en el país.

- Este número es cinco veces mayor al número de unidades vendidas en 1995, el -doble de lo vendido en 1997 y casi 20% más que la cifra lograda en 2000. Para -ponerlo en otros términos, se espera que este año, por cada niño que nazca en -la ciudad de México, dos autos nuevos transitarán por sus calles.

- Pero este dato no es suficiente para entusiasmar a todo el sector. A -consideración de Jiménez, el directivo de American Wheels, cada vez es menos -frecuente que a los autos nuevos se le agreguen accesorios. “En el pasado, -arreglar los coches en forma deportiva, poniéndoles spoilers o rines, -era una forma de diferenciarlos de los demás. Pero hoy los venden muy equipados -y poca gente se anima a cambiarlos”, dice.

- Reconoce, sin embargo, que el mercado en general seguirá creciendo por el -alto número de fanáticos a los autos que aún mantienen el gusto por -acondicionar su vehículo.

- Todos los lunes, los días que no circula, Gerardo se dedica a la limpieza -minuciosa de su Pointer. Desmonta los rines de su auto para lavarlos y -que sufran lo menos posible el gasto diario. Aspira, lava la máquina, cambia el -aceite, todo para que en unos meses, cuando su auto esté listo, pueda -inscribirlo a un concurso de estética.

- “Te dan reconocimientos, trofeos, pero en realidad esto se hace por el puro -gusto de tener tu carro como a ti te gusta”, explica.

- Su trofeo: las miradas
-
En las mañanas transporta pollos, en las tardes atiende una refaccionaria, -pero todo el día piensa en qué más necesita su coche para verse impecable.

- Esa es la historia de Juan Carlos Vázquez, un joven de 25 años que hace dos -arregla el Chevy Pop que compró austero. Aunque ya perdió la cuenta, -calcula que ha invertido en su coche al menos $40,000 pesos.

- “Y lo que le falta”, bromea su esposa, quien lo acompaña todos los fines -de semana a exhibir su auto, en una especie de competencia sin trofeos que viven -los fanáticos de los coches.

- Juan Carlos es miembro de un club compuesto por unos 160 integrantes que se -reúnen una vez a la semana en el estacionamiento de un supermercado para -intercambiar puntos de vista sobre su pasión.

- “En este medio nada es mejor recompensa que la gente se pare a ver tu auto”, -asegura el piloto.

- Facia modificada, llantas anchas, quemacocos, cofre de otro color, tablero -deportivo, tapetes de aluminio y una luz de neón rosa que ilumina el motor -pulido a mano son algunas de las “monerías” que Juan Carlos muestra con -orgullo.

- Los arreglos no tienen fin. “Nunca es demasiado”, explica, “una facia -pasa de moda y hay que cambiarla o se ponen de moda cierto tipo de tapetes o -sale un nuevo equipo de sonido. En gustos se rompen géneros, siempre se puede -agregar algo para que se vea mejor tu coche”.

- Esta pasión refleja bien lo que Nogueira interpreta como el factor social -que lo hace confiar en que el mercado mexicano seguirá creciendo. “Para -muchas personas, el vehículo es el bien más importante que les pertenece y les -gusta invertir sus ingresos adicionales en mejorar la apariencia de su auto”.

- Aquí, el tema es adicción a la estética, no al ahorro. Cuando este tipo de -compradores no busca sólo buen precio, sino un artículo novedoso, el mercado -se vuelve voluble.

- Eso impacta positivamente en los márgenes de ganancia de algunos accesorios -como los de seguridad, los electrónicos y las conversiones, en donde los -márgenes pueden ser de 20 a 30%. Muchos concesionarios y distribuidores de -vehículos ya venden accesorios por esta razón.

- Aunque hay algunos mercados, como los rines, donde la competencia ha obligado -a bajar los márgenes a 10 ó 15%.

- Para Christopher Kersting, presidente y ejecutivo en jefe de SEMA, el tema -del automóvil es omnipresente en la cultura actual: se ve en las películas, se -oye en la música y hasta se “maneja” en los videojuegos actuales.

- “Las ventas de nuestra industria responden al entusiasmo que despiertan los -productos que ofrecemos y también a su rendimiento y utilidad. El fin es que, -manejar el auto día a día, resulte más divertido, fácil, cómodo y adecuado -a la vida propia”, dice.

- La marca no es ley, como tampoco lo es tener una factura de lo que compraron. -Alimentado por el robo de vehículos y autopartes, la ilegalidad se apodera de -buena parte de este negocio.

- Pero el efecto es desigual. Aunque en el primer semestre de este año se -robaron 7% más vehículos que en igual periodo de hace cinco años, en el -Estado de México este delito creció 63% en la misma comparación.

- A los fanáticos, lo que les interesa es lo que ellos llaman estética. “Yo -compro el accesorio que más me guste. A lo mejor me lo vende un amigo o lo -consigo por otro lado, pero lo importante es que me agrade”, dice el -entrevistado.

- Con este criterio, Juan Carlos gasta en ocasiones más de 50% de su sueldo en -arreglar su coche y toda una semana en pulir, encerar y arreglar “detallitos” -antes de una competencia.

- El año pasado, según datos de la Industria Nacional de Autopartes, el -sector facturó $19,060 millones de dólares, de los cuales se exporto 56%. Sin -embargo, en la balanza comercial del sector se obtuvo un déficit de $3,601 -millones de dólares, cifra menor en 31.6% a la de un año antes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- En realidad, no se puede decir que Juan Carlos gane nada arreglando su auto. -En las competencias, como en la mayoría de los deportes, sólo se les da un -reconocimiento simbólico aunque, eso sí, se llevan el aplauso y tal vez la -envidia de sus colegas.

- “No lo hago para ganar dinero,”, dice. “Es la adrenalina, imagínate -que en un evento compites contra 200 carros y aunque sea salir en segundo lugar, -ya es una satisfacción.”

Ahora ve
En la quinta temporada de ‘House of Cards’, las alianzas podrían terminarse
No te pierdas
×