Más allá de los yuppies

Carlos Slim sostiene que el mejor negocio &#34es el combate a la pobreza&#34.
María Antonieta Barragán

Al magnate no sólo lo ampara su fortuna, sino un largo camino como emprendedor.  Su doctrina económica: el valor del trabajo, el ahorro, la inversión y el comercio como eslabones sociales y sustento de la riqueza de las naciones. Comprar en momentos de crisis es resultado de su instinto inteligente. El mercado interno no es viraje improvisado ante un mundo global adverso: es la única ruta sólida para estrategias de internacionalización durables y para prepararse ante los ciclos recesivos de la economía. Sus empresas son el antes, el durante y el después de los experimentos de la economía y la política pública de las últimas décadas.  Hoy está en la punta. Teléfonos, computadoras y servicios útiles; productos de demanda constante y creciente, que crean empleo y tienen futuro. Más allá de la utilidad y la rentabilidad, apuesta por el arte, el talento y la inteligencia. Se atreve a decir que el mejor negocio “es el combate a la pobreza”. Para conocer más de su vida, le recomendamos el libro de José Martínez.

Ahora ve
Una neblina tóxica y gruesa cubre el cielo de Nueva Delhi
No te pierdas
×