Más apoyo a las empresas exportadoras

-

A pesar del boom exportador experimentado por algunos sectores de la industria manufacturera y que ha contribuido a conseguir un superávit de $604 millones de dólares en la balanza comercial del país en el periodo enero-mayo, no es tiempo aún de echar las campanas al vuelo. La propensión exportadora de la economía mexicana de ningún modo podría considerarse como una conducta permanente y generalizada de la planta productiva nacional.

-

Muy al contrario, el momento actual es propicio para instrumentar las medidas de política económica que permitan fortalecer a los sectores y empresas industriales que han alcanzado una importante posición exportadora, así como impulsar a otras esferas sectoriales a encontrar mejores vías para su expansión comercial.

-

Una radiografía de la estructura exportadora de la industria nacional muestra que el esfuerzo exportador se ha localizado principalmente en las industrias petrolera, extractiva, química y petroquímica; algunos segmentos finales de la industria textil, cemento, siderurgia y, sobre todo, en la industria automotriz. Sin embargo, en estos sectores se aprecia una fuerte concentración de las exportaciones en las empresas grandes y gigantes, que son las únicas que han desarrollado una sólida base exportadora.

-

Otro elemento que salta a la vista es que, aún en el caso de las grandes empresas exportadoras, no existe capacidad para mantener un alto nivel de ventas al exterior y atender simultáneamente los mercados internos. Por esto, se puede esperar que las exportaciones se reducirán sensiblemente en el momento en que comience la reactivación de la economía nacional, propiciando el restablecimiento de los desequilibrios deficitarios.

-

Asimismo, el proceso de internacionalización de las ventas externas se ha concentrado en los mercados de Estados Unidos, lo cual entraña un problema de dependencia excesiva respecto de los ciclos económicos de la economía de esa nación.

-

Además, en un momento dado podría propiciar reacciones neoproteccionistas en contra de las exportaciones mexicanas, como es el caso de los impuestos anfidumping en contra de productos de acero o de la industria del cemento.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Por lo anterior, urge establecer programas para la consolidación y el desarrollo estratégico de las empresas exportadoras, más allá de los recursos de desregulación instrumentados recientemente. En ésta, como en anteriores ocasiones, la clave del éxito exportador mexicano podría estar en la mayor y más eficiente asignación de recursos financieros y la instrumentación de una política fiscal competitiva.

Ahora ve
“El protagonista de ‘Ingobernable’ es México”, aseguró Kate del Castillo
No te pierdas
ç
×