Más del rey Midas

Slim continúa comprando empresas baratas para echarlas a andar de nuevo.
JAM

En el abarrotado carrito de compras de Carlos Slim, este año habrá que agregar al baluarte de la construcción ICA. Su deuda bajó en los últimos tres años, de $7,600 millones de pesos a $4,730 millones entre septiembre de 2000 y junio pasado. Pero eso no fue suficiente, pues hasta 40% de esos pasivos son a corto plazo.

-

Una de las preocupaciones de los analistas eran las obligaciones convertibles en poder de la familia Slim, que vencen en marzo próximo. Son $96.3 millones de dólares, imposibles de afrontar con el efectivo de la empresa. Tan sólo permitiendo la conversión en acciones, la tenencia del potentado pasaría de 17.6% a 22.6%.

-

En octubre se planteó un aumento de capital suscrito por el magnate, lo que cambiaría la posición mayoritaria, hasta ahora en manos de Bernardo Quintana. La operación podría finalizar los ahogos financieros de la firma y la prepararía para los contratos de obra pública de los próximos meses.

-

La falta de éstos puso a ICA en terapia intensiva, pero tuvo suerte: la misma escasez acabó con Bufete Industrial, el último de sus grandes competidores, tras la caída de Tribasa y Grupo Mexicano de Desarrollo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La situación comenzó a enderezarse en 2003, cuando ganó la licitación de la planta eléctrica El Cajón (por $750 mdd) y su subsidiaria ICA-Fluor Daniel se adjudicó el desarrollo de la reserva de gas y petróleo de Chicontepec (por $500 mdd). Sin embargo, ni su backlog actual por 22 meses de operación podía rescatarla de sus deudas. ¿Alguien apuesta a que Slim lo hará?

Ahora ve
Esto es lo que debes saber de las sanciones de Estados Unidos a Rusia
No te pierdas
×