Más vale mañana ...

Aunque el nuevo orden mundial aprecia la teoría, es irrefutable que también reclama la práctica.
María José Martínez Vial

Muchas cosas cambiaron desde que México entró de lleno a la escena internacional. El ámbito académico, por supuesto, no estuvo exento. Y, aunque sería falso decir que las licenciaturas tradicionales perdieron su valor, no lo es señalar que la educación tecnológica gana más terreno cada vez. Eso sí, dejando de lado su imagen –casi peyorativa– de enseñanza de bajo nivel.

-

En el país, dicen algunos expertos consultados, se necesita gente que sepa lo que hace, pero, primero que nada, debe conocer cómo hacerlo. De hecho, la educación tecnológica se presenta como una opción ventajosa para muchos jóvenes en varios sentidos. El más importante, quizás, es que ofrece la posibilidad real de entrar de lleno en el mundo laboral.

-

Un centro como el consejo nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), para algunos el más prestigiado dentro de su ramo en el país, puede presumir que, en 86% de los casos, sus alumnos consiguen trabajo en sólo seis meses de concluir sus estudios. “Claro, existen carreras con las que es más difícil salir adelante –explica Antonio Argüelles, director del colegio–. A las secretarias, por ejemplo, les cuesta más encontrar empleo con respecto de quienes estudian mecánica. Aunque también se puede decir que muchos de los alumnos que no encuentran trabajo es porque no lo buscan.”

-

La educación tecnológica, según sus adeptos, se convirtió en una opción del más alto nivel, además de que ahora es una pieza indispensable para construir el nuevo rompecabezas mundial. Su actual condición está muy lejos de ser un puñado de conocimientos de segunda clase. Bien dicen que el éxito se encuentra del lado de quien, además de conocer la teoría, sabe convertirla en práctica.

-

Y, aunque las escuelas técnicas no son nuevas, resulta obligado señalar que sin la entrada en vigor del TLCAN en enero de 1994, no tendrían la importancia que cobraron durante los últimos años. “Así ocurrió porque en el pasado nos permitíamos darle menos importancia a la formación de los trabajadores. Ahora, los mexicanos deben competir con sus pares en las mejores empresas del mundo, por lo que su nivel de preparación es muy importante. Nosotros, por ejemplo, revisamos todos nuestros planes de estudios para formar a los jóvenes de acuerdo con las nuevas exigencias del mercado laboral”, asegura Argüelles.

-

Así, en 1995, Conalep convocó a empresarios, profesores, autoridades del sector oficial y egresados del centro de estudios con el fin de definir qué carreras (de las 146 que ofrecía en ese momento) eran demandadas por los sectores productivos del país. Del  encuentro resultó la supresión de 117 profesiones, y la constitución de 29 adicionales que fueron calificadas como “pertinentes”.

-

Vale mencionar que, quizá por su paso en la Secretaría de Educación Pública (SEP), Ernesto Zedillo resultó un factor clave en el impulso de la educación tecnológica. “En la última administración se otorgó mucha importancia a la enseñanza técnica”, asegura Arturo Nava, otrora director de Universidades Tecnológicas de la Subsecretaría de Educación Tecnológica. La misión de la dependencia, dice, es velar para que dichas casas de estudios tengan el más alto nivel educativo. Sin embargo, como ocurre en casi todo el mundo, la batuta está en las manos de la ley de la oferta y la demanda:

-

“Con la llegada masiva de los corporativos extranjeros a México –explica el funcionario– se incrementó la necesidad de mano de obra calificada. No sólo para las firmas que vienen de fuera, también para las empresas nacionales que quieren ofrecer productos competitivos. La preocupación actual, entonces, es impartir una enseñanza de la mejor calidad, pero aún necesitamos crecer más en ese sentido.”

-

Licenciados... ¿en vía de extinción?

-

La importancia de los estudios universitarios tradicionales no está en tela de juicio, sin embargo, la fiebre de la licenciatura puede traer consecuencias de las que a primera vista aparecen: para nadie es un secreto que la saturación en determinadas carreras provoca problemas a la hora de buscar empleo.

-

“Además, estamos en un momento en el que la capacitación se convierte en algo indispensable”, considera Eugenio Clariond, presidente de Grupo IMSA. “Nosotros, por ejemplo, trabajamos mucho en este sentido. Ahora, más que nunca, la supervivencia de nuestra empresa depende de la preparación de quien trabaja en ella. Por eso considero tan importante que se avance en materia de educación tecnológica”. A decir del empresario, el sector industrial mexicano necesita con urgencia mano de obra calificada. Los exalumnos tecnológicos, en ese sentido, se tornan indispensables.

-

“El primer sueldo de un egresado oscila, en la mayoría de los casos, entre $4,000 y $5,000 pesos mensuales. A lo mejor no parece demasiado, pero mi experiencia me dice que ascienden rápidamente y, por eso, son muy valorados dentro de la empresa”, interviene Antonio Argüelles de Conalep.

-

Según el directivo, a partir de los tratados comerciales, la formación técnica se volvió fundamental para el desarrollo del país. Sin embargo, hoy resultaría precipitado afirmar que la presencia de trabajadores mexicanos en el extranjero es una norma. En primer lugar porque no hay suficiente personal capacitado que cuente con el sello de “listo para exportar”. Y, en segundo término, porque antes de mandar fuera a los empleados nacionales, antes se deben cubrir los huecos de capital intelectual que existen en el país.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“De alguna forma es verdad. De hecho, no estoy seguro de que haya técnicos mexicanos trabajando con nosotros”, comenta un alto ejecutivo de la estadounidense Boeing. Pero, aclara de inmediato, no se trata de un rechazo a la mano de obra mexicana. “Si buscáramos a alguien, y resultase que el mejor de los candidatos fuese el mexicano, no cabe duda… lo contrataríamos”. Mientras son peras o manzanas, bien valdría la pena preguntarse: ¿México necesita más licenciados? 

-

Ahora ve
Explosión en Insurgentes después del sismo
No te pierdas
×