Mujeres arriba

Desde que fundaron &#34Esperanza del Barrio&#34 ya no hay más arrestos.
Anabel Núñez

Lidia Calleja cruzó la frontera hace más de cuatro años de manera ilegal, es originaria de Puebla, tiene 30 años, tres hijos y una urgente necesidad de cubrir sus gastos. Se levanta diariamente a las cinco de la mañana para preparar su cargamento de comida y dirigirse hacia su puesto ambulante en la esquina de la 115 y la Tercera Avenida del barrio de Harlem, en Nueva York.

- Como Lidia, hay unas 200 mujeres mexicanas que encontraron en el ambulantaje la única manera de sobrevivir. Tomaron las calles. Hoy el barrio de Harlem parece un mercado sobre ruedas en el que abundan puestos de tamales, tostadas, sopes, tlacoyos, elotes, fruta y helados y raspados en los días de verano.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Ante los abusos de la policía y la indiferencia de organizaciones civiles decidieron unirse en una agrupación a la que llamaron “Esperanza del Barrio”. “Luchamos para que nos dejen trabajar y no se aprovechen de nuestra situación de inmigrantes”, dice Lidia.

- La organización provee asistencia legal y su abogada las defiende del acoso policial. Desde que se fundó “Esperanza del Barrio” no ha habido más arrestos y se han facilitado las licencias de trabajo legal, que en ocasiones suponen una espera de más de 20 años.

Ahora ve
Estudio revela menor concentración de esperma en hombres occidentales
No te pierdas
×