Mujeres inspiradas

-

Enamorada de la riqueza cultural de México desde la infancia –allá cuando inició sus estudios en el Conservatorio–, Claudia Martínez se internó en caminos difíciles: por un lado el rescate del vasto acervo musical de nuestro país; por otro, la interpretación y composición, con una voz propia, lejos de cualquier patrón probado en el mundo comercial.

-

Más aún, a contracorriente esta mujer diseña primero sus productos y después busca el sello disquero. Así evita cualquier distorsión, cualquier influencia que la desvíe de sus propósitos. Para Xquenda (“mi otro yo”, “mi nahual”), Claudia realizó una investigación exhaustiva en Juchitán, donde se enamoró del zapoteco, lengua que combina con el español en este nuevo material. Lanzado a fines de 1997 con escasa promoción, ahora, después de pasar de boca en boca, este disco ha logrado un sitial no sólo aquí sino también en el extranjero.

-

Voz, coros y concepto musical son de la propia Claudia, quien logra un rico mestizaje gracias a la unión de la guitarra hispana con las percusiones que vinculan al canto de la tierra. Redescubra “La llorona”, “Nada me importa” o el “Son de la tortuga” en estas versiones de inesperada riqueza armónica, y entre en contacto con canciones como “Gasisi Nana”, un arrullo casi olvidado.

-

Xquenda
Claudia Martínez
Global Entertainment
1997

-

Muertes, nacimientos, amores y sucesos cotidianos son los temas que nutren a la canción secular, esa que se distancia de los cánticos a la divinidad para reflejar el pulso de la vida diaria. Y una de estas formas musicales es la romanza española que se muda al Nuevo Mundo con las primeras naves llegadas a estas tierras. Dentro de esas romanzas, no pocas son sefaradíes, pese a que, en el mismo año en que Colón emprendiera su viaje, los judíos fueron expulsados de España. Claro está que, para entonces, arte, pensamiento y avances, tanto del pueblo árabe como del judío asentado en la península, fluían indiferenciados junto con la cultura ibérica. Más aún, los sefaradíes conservaron el idioma –llamado judeo-español o ladino– y se cuenta que muchas familias llevaron consigo las llaves de sus casas en Toledo o Madrid hasta los países que les dieron cobijo en el exilio. Junto con estos apegos, han conservado durante casi cinco siglos muchas de estas romanzas que ahora se recogen bajo la dirección de León Biriotti.

-

Poseedora de una voz de rara belleza y ricos matices, Valentina Álvarez se encarga de recrear estas dulces canciones que se apoyan en instrumentación original. Vale la pena invertir tiempo en la búsqueda de este CD, que se encuentra en las tiendas especializadas.

-

Romanzas SefaradÍes
Valentina Álvarez
Agave Music
1999

Newsletter
Ahora ve
Los derechos que tienen los migrantes indocumentados en EU
No te pierdas