México-España <br>Relación de clarosc

Para España, México es un importante socio comercial y uno de sus principales mercados en la regi?

Explicar la evolución de las relaciones entre México y España lleva, -inevitablemente, a momentos clave en la historia política y económica de ambas -naciones. A ellos hay que remitirse para encontrar una explicación de por qué -tierras –si bien distantes geográficamente– con un pasado común, una misma -lengua, una profunda influencia cultural y fuertes vínculos, entre los que se -incluyen añejos lazos sanguíneos, no logran hacer repuntar su relación en el -ámbito comercial.

- El bache más profundo –de casi 40 años– en los nexos de estos países -fue durante la Guerra Civil Española y la dictadura de Francisco Franco, tiempo -en el que sendas economías se encontraban cerradas a la participación -extranjera y en el que sus intercambios se centraron, muy intensamente, en el -ámbito cultural. No fue sino hasta hace 20 años que se reinstaló la figura -diplomática en sus gobiernos.

- Pese a que el comercio hispano-mexicano ha aumentado considerablemente de -1977 –cuando era de tan sólo $60 millones de dólares– a la fecha, el monto -es aún incipiente y deja mucho qué desear.

- “El intercambio con España no llega a 1% del comercio total de México con -el resto del mundo”, apunta Fernando Jiménez Ontiveros, economista y -consejero comercial de la embajada de España en México. Y es verdad: mientras -los montos con ese país alcanzan apenas $2,000 millones de dólares, con el -resto del globo suman $220,000 millones.

- Más amplio en su explicación, Jiménez refiere que “toda Latinoamérica -supone para España 4% de sus exportaciones; una cifra muy baja si se considera -que Portugal, solo, representa 10%”. No obstante, el especialista afirma que -México es considerado por su país un importante socio comercial y uno de sus -principales mercados en la región americana, dentro del proceso de -internacionalización económica que España intensificó con su entrada, en -1986, a la entonces
-Comunidad Económica Europea –ahora conocida como Unión Europea (UE)–, que -integra a 15 países del viejo continente.

- México, otras voces lo han dicho antes, representa un socio estratégico -para quien quiera hacer negocios no sólo en América Latina, sino también con -los poderosos países de Norteamérica.

- “Es una plataforma para penetrar en estos mercados”, asevera el -funcionario español.

- Así lo confirman los ocho acuerdos comerciales que tiene pactados en el -continente con Estados Unidos y Canadá, Colombia y Venezuela, Costa Rica, -Bolivia, Chile y el que recientemente entró en vigor con Nicaragua, además de -los que están en proceso de negociación con Guatemala, Honduras, El Salvador, -Panamá, Ecuador, Perú, Belice y Trinidad y Tobago.

- Agrega lo atractivo que es, de por sí, un país con 90 millones de -ha­bitantes, “donde el idioma común facilita la confianza y comprensión -entre los empresarios de los dos países, y hace más sencillo detectar -oportunidades de negocio”.

- Pero la realidad se encarga de desmentir lo que en teoría parece feliz. -México, de ser el primer socio comercial de España en Latinoamérica, pasó a -ser el tercero, después de Argentina y Cuba. Queda claro que es difícil -descubrir la importancia que puede tener México para la nación europea, -considerando simplemente el monto de las ventas y compras de bienes entre uno y -otro.

- En la radiografía que Jiménez hace de las mutuas relaciones económicas, se -permite admitir que México es por ahora un “socio marginal” para la -comunidad europea. Y va más allá: “Es (Europa) como la amiga con la que -México no ha acabado de entenderse.” No obstante, para el diplomático el -capítulo no está cerrado, pues la negocia­ción de un acuerdo comercial con -la Unión Europea, iniciada en noviembre, podría cambiar la situación -descrita.

- Según las autoridades mexicanas, una vez que entre en vigor dicho tratado -–que por su dimensión es el más importante después del firmado con Estados -Unidos y Canadá–, los $4,500 millones de dó­lares que México intercambia -con el conglomerado europeo podrían multiplicarse hasta cinco veces. En tanto, -el comercio con España, según Jiménez, podría incrementarse alrededor de -20%. “Me permito profetizar que cuando entre en vigor el acuerdo aumentarán -de manera importante los intercambios, con un saldo positivo para México”, -vaticina.

- Añade que por tener el mismo idioma, España será un apoyo importante para -México dentro de las negociaciones con la UE, uno de los mercados más -difíciles y competitivos del mundo.

- Jiménez pronostica, incluso, el inicio de una nueva etapa en las relaciones -comerciales bilaterales, que si no han repuntado en lo comercial ha sido porque -cada país ha vivido inmerso en un proceso de integración económica en sus -respectivas regiones.

- UN CLAVADO AL INTERCAMBIO
-
Las relaciones comerciales hispano-mexicanas han pasado del estancamiento al -crecimiento. De una más o menos profunda depresión se ubica hoy en un proceso -de recuperación. En los últimos 10 años, la balanza comercial bilateral ha -sido superavitaria para México, contrariamente a lo que sucede con el resto de -los miembros de la UE, con excepción de Portugal.

- Sólo en dos años –1993 y 1994– se revirtió esa tendencia, y la balanza -fue negativa para México en $237 y $480 millones de dólares, respectivamente. -Después de que en el periodo de 1990 a 1992 las ventas mexicanas rondaron los -$1,500 millones de dólares, en 1994 llegaron a su nivel más bajo: -aproximadamente $960 millones.

- En contraste, ese año (en pleno salinismo, y ante la inminencia de la “entrada -al primer mundo”) las ventas españolas a México alcanzaron su nivel máximo, -al sumar $1,370 millones de dólares, o sea tres veces más que en 1989, cuando -ascendieron en $406 millones.

- Jiménez explica que el impulso y la modernización de la economía mexicana -propiciaron el crecimiento de importaciones de bienes de capital, por lo que las -exportaciones españolas, que estaban compuestas básicamente por estos -productos y bienes de consumo, tuvieron una cuota de mercado importante. Gracias -a ello, durante esos años México se convirtió en su primer cliente -latinoamericano.

- Tal esplendor terminó inesperadamente para los socios hispanos a finales de -1994. Para el siguiente año las ventas españolas cayeron en picada 60%. El -economista atribuye dicho fenómeno a dos factores, ya del todo discutidos: la -crisis de diciembre y los efectos de la entrada en vigor del Tratado de Libre -Comercio de América del Norte (TLC).

- Respecto del primer señalamiento, explica que la caída del peso frente al -dólar encareció los productos extranjeros; por otra parte, la contracción del -consumo interno, generada por la recesión económica, disminuyó la demanda de -los mismos.

- La crisis –precisa el agregado comercial– afectó sobre todo las -exportaciones españolas de bienes de capital y de consumo, que estaban -dirigidas especialmente a las pequeñas y medianas empresas. “Estas eran las -que con éxito venían importando maquinaria, herramienta, bienes de equipo y -transformados”, recuerda Jiménez. No obstante, refiere, dejaron atrás gran -parte de sus compras y sus planes de expansión al enfrentar alzas en las tasas -de interés de sus créditos, vieron encarecidas sus deudas en dólares y -acumularon una gran cartera vencida.

- Aunado a la crisis mexicana, advierte sobre la repercusión que tuvo el -agotamiento en 1995 de las líneas de crédito “gobierno a gobierno” -previstas en el acuerdo económico del Tratado de Cooperación y Amistad –firmado -entre ambas naciones en 1991–, que provocó un descenso más acentuado en el -intercambio económico.

- Es así que las ventas españolas a México descendieron de $1,370 millones -de dólares a $555 millones en 1995. Para 1996 la caída se pronunció un poco -más y las exportaciones de este país mediterráneo se ubicaron en $534 -millones de dólares.

- Pero, si bien un México en crisis se concentró en el intercambio con sus -socios del TLC, paradójicamente los beneficios de su instrumentación han -servido para atraer inversiones de otros países, europeos incluidos. México es -un muy apetecible trampolín para que firmas extranjeras incursionen o -incrementen sus relaciones comerciales en el continente.

- El consejero comercial justifica el efecto distractor del tratado, pues -Europa vivió una situación similar en el momento de ingresar a la UE. “Cuando -tienes una liberalización lo primero que piensas es en establecer contactos con -el vecino por cercanía, facilidad y competencia”, señala y ejemplifica: “En -los primeros años de la entrada a la Comunidad, cerca de 76% de las ventas -españolas se centraron en Europa.”

- Actualmente, México canaliza 85% de su comercio exterior a Estados Unidos y -Canadá. Entre 1993 y 1998 las exportaciones mexicanas al mercado estadounidense -han aumentado 140%, ritmo no superado por ninguno de los principales proveedores -del país vecino. Además, México es hoy el segundo mercado para Estados -Unidos, desplazando a Japón.

- “Actualmente la independencia consiste en depender de muchos y no sólo de -uno”, y en ese sentido, el funcionario español festeja que tanto la comunidad -europea como México negocien un acuerdo para liberalizar su comercio.

- Jiménez retoma su análisis y refiere que al cierre de 1996 la “travesía -del desierto” de México empezó a ver el fin. El repunte que comenzó a tener -su economía se tradujo en un aumento en las ventas españolas de casi 60%, que -llegaron casi a los $900 millones de dólares en 1997, con lo que se alcanzó a -equilibrar la balanza comercial.

- Durante 1998, la caída en los precios internacionales del petróleo llevó a -una caída de 10% en las exportaciones mexicanas hacia el país ibérico. En -tanto, la presencia de productos españoles ha crecido de enero a mayo del -presente año a una tasa de 33% respecto del mismo periodo del año anterior.

- Jiménez insiste, no obstante, en ir más allá de los saldos: “No se trata -de un partido de fútbol donde hay un marcador que dice cuántos goles metió -cada quien.”

- El comportamiento de las exportaciones mexicanas se ha mantenido estable, -entre los $1,000 y $1,100 millones de dólares. Lo in­teresante es observar el -cambio en la composición de las mismas, en la que el petróleo ha dejado de ser -el componente fundamental, cuando cerca de 90% de lo que España compraba de -México era ese combustible. Cuenta Jiménez que su país, incluso, adaptó las -refinerías al crudo mexicano.

- El fenómeno empezó a cambiar desde 1996, al intensificarse la -diversificación del comercio. A partir de ahí aumentaron las ventas de -mariscos, motores, legumbres, pescado congelado, aceites de distintos tipos, -cerveza, artesanías, plata, cueros y pieles mexicanas.

- Respecto de los productos españoles que son vendidos a México, destacan los -bienes de consumo y de equipo, que participan con 60% del mercado, así como -diversos insumos para la actividad industrial. Llama la atención la importancia -que tienen los libros, folletos y publicaciones periódicas, para los cuales -Latinoamérica es un gran mercado debido a que la mayor parte de su población -es joven e infantil.

- MEJOR PERSPECTIVA: INVERSIONES
-
Pese a que el escenario es poco alentador en el intercambio de bienes, el -consejero señala que conviene destacar el creciente peso de las inversiones -españolas en las relaciones bilaterales. En esta materia, indica que la entrada -en vigor del Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones -(APPRI), firmado entre España y México, ha contribuido a configurar un marco -legal que ha favorecido el establecimiento de empresas de uno y otro lado.

- “Cada vez son más los inversionistas que cambian su estrategia de -incursión y deciden producir en México, en lugar de vender productos -terminados”, refiere. Sobre todo ha aumentado la presencia de la pequeña y la -mediana empresa, en muchos casos industrias auxiliares que se consolidan como -exportadoras, al ayudar a integrar produc­tos mexicanos que son vendidos a -otros países.

- En este caso, el TLC, pese a que fue un catalizador en el deterioro de las -exportaciones españolas a México, estimuló por otro lado las inversiones de -empresas de­seosas de entrar a los mercados estadounidense o canadiense.

- De acuerdo con información de la Secretaría de Comercio y Fomento -Industrial (SECOFI), de 1994 a 1997 las empresas con capital es­pañol en -México realizaron inversiones por $224.4 millones de dólares, equivalente a -0.9% de toda la inversión extranjera directa realizada en el mismo periodo, y -3.6% de la inversión aportada por los países de la UE ($6,317 millones de -dólares).

- De esta forma, España ocupó el quinto lugar entre los países europeos que -invirtieron en México a lo largo de este tiempo, después de Alemania, Holanda, -Francia y el Reino Unido.

- Un documento de la oficina comercial española advierte que la cifra de -inversión española es menor a la que se hace en términos reales, pues la que -se canaliza al sector financiero no ha sido contabilizada por el gobierno -mexicano como proveniente de España por haberse materializado a través de -otras filiales extranjeras.

- No obstante, Jiménez subraya que en el periodo de 1995 a 1997 las -inversiones de las instituciones financieras españolas en México fueron -mayores a los $1,000 millones de dólares. Sobresalen la compra del Banco -Mexicano por Banco Santander,
-la compra de Probursa, Cremi y Oriente por el Banco Bilbao Vizcaya, y la -participación del Banco Central Hispano en el Banco Internacional.

- La inversión directa española, además de canalizarse al sector financiero, -se dirige al editorial, turístico, de la construcción y al comercio minorista.

- El economista asegura que las perspectivas de inversión española son -alentadoras, por el interés que han mostrado las empresas en la privatización -y liberalización de puertos, aeropuertos, ferrocarriles, petroquímica -secundaria y distribución de gas.

- Hasta ahora sólo se ha concretado, en este último sector, la inversión de -aquel país a través de la compañía Gas Natural de México, con un programa -de $300 millones de dólares en los próximos cinco años.

- De acuerdo con el documento de la oficina comercial española, en el sector -turístico las principales cadenas hoteleras planean invertir en los próximos -dos años $821 millones de dólares en el corredor Cancún-Tulum.

- En el sector financiero, los bancos españoles ya instalados pretenden -expandir sus actividades y, de prosperar la reforma financiera aún en estudio -por el Congreso mexicano, se podrían materializar nuevas adquisiciones y -participaciones en ese ramo.

- En materia de inversión, la presencia de México en España es menos -significativa, no obstante que es el principal inversionista de Latinoamérica -en ese país. Según el docu­mento español mencionado, de 1994 a 1997 las -inversiones mexicanas en la nación ibérica representaron $108.7 millones de -dólares.

- Pese a lo reducido del monto, el economista comenta con optimismo que “detrás -de los mexicanos que han participado en España ha operado la competitividad y -la vocación de internacionalización que cada vez se difunde en más -empresarios”.

- Un caso que no se puede dejar -de mencionar en las inversiones de México en el país europeo es el de Pemex y -su participación en el sector energético español, que data de 1979, al -participar con 5% en el capital de la compañía Repsol, con la cual además -mantiene una propiedad conjunta, Repsol México.

- En cuanto a empresas, sobresale la inversión de Cementos Mexicanos, que en -1992 adquirió las compañías españolas Valenciana de Cementos y Auxiliar en -la Construcción. Grupo Modelo tiene allá instalaciones de almacenamiento y -distribución, además de contar con participaciones en Banesto y Banco -Santander. Televisa posee parte del capital accionario de Radio España, -Telefónica de España, Televisión Española y el diario El Mundo.

- Además, en el primer semestre de 1997, la empresa Transportación Marítima -Mexicana (TMM) -adquirió 60% de las acciones de Transatlántica de España en una operación -cercana a los $4 millones de dólares. Asimismo, ese año se realizó la compra -de la empresa Antibióticos por Laboratorios Columbia de México.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- “Hay mucho camino que recorrer –concede Jiménez–, pues todavía hay -que convencer un poco más al empresario mexicano de las bondades del mercado -europeo.” No obstante, las esperanzas están puestas en el acuerdo comercial -entre México y la UE.

- De este modo, la lógica de la cercanía trascenderá el solo hecho de -compartir la lengua y una rica herencia histórica. Multiplicar los negocios es -el siguiente paso.

Ahora ve
Los escenarios no lo son todo; estos son los otros negocios de los famosos
No te pierdas
ç
×