México-EU: La herida abierta según Ign

&#34Al yanqui que quiso izar su bandera en Palacio Nacional lo mataron de un balazo, pero por más e

Con la pérdida de la mitad del territorio nacional como telón de fondo, Solares nos cuenta una historia de amor en medio de este drama que marcó el inicio de una relación amor-odio y dejó en la frontera una herida que no acaba de cerrar. Narrada con una prosa aguda, la novela es un anzuelo que intenta rescatar la memoria de esos días, pero al mismo tiempo parece de una actualidad alarmante.

- ¿Por qué escogiste esta época específica de México como territorio de tu novela? ¿Qué es lo que te resultó atractivo?
La literatura es como los sueños: uno no los elige, te eligen a ti. Además, yo estoy “condicionado” por haber nacido en Ciudad Juárez y tratado muy de cerca a los estadounidenses… Aprendí desde niño que esa nación era una tierra de jauja, un espejismo maravilloso, pero también asimilé lo humillante que es el trato que nos dan. México es el país que más ha padecido en este planeta el imperialismo yanqui.

- ¿Intentaste reinterpretar la Historia o desentrañarla?
La tarea del novelista es llenar con la imaginación los huecos que deja la Historia, porque llega un momento en que ésta no puede ir más lejos. En realidad, lo que haces es tratar de echar luz. Yo escribo fundamentalmente para conocerme, percatarme de mis circunstancias e iluminar aspectos de mi propio ser que están oscuros. ¿Por qué? Porque para poder sentirte parte de algo tienes que entenderlo y todos somos polvo de aquellos lodos. A los héroes hay que quitarles su condición de piedra, humanizarlos, sentirlos... Asimismo, a los malos hay que quitarles el estigma, verlos con ironía y humor. De esta manera es posible entender mejor tu mundo.

- También les das voz a los que piensan que sería mejor rendirse y pasar a formar parte de Estados Unidos.
Sí, primero es espantoso; pero cuando la gente se da cuenta que la calle está limpia, que ya no te asaltan, que puedes ir a Tepito sin problema porque está lleno de soldados gringos, pues ha de tener sus ventajas... Esa parte es muy importante porque como siempre sucede hay gente que preferiría la seguridad por encima de todo –por encima de la humillación, por encima de la libertad–. Uno de los conflictos que tiene nuestra relación con los estadounidenses es que siempre es a costa de nuestra libertad.

- ¿Cómo entender esto que llamamos “mexicanidad”?
Más allá de los sellos oficiales y de los discursos, la situación que se vivió en aquel momento nos sirvió mucho para identificarnos y consolidarnos como mexicanos. La independencia abrió el caminito pero en realidad la guerra con Estados Unidos y la invasión a México es cuando surge esa cualidad fundamental del ser humano para poder reflejarse a sí mismo y saber quién es. El sentido de identidad es el que te puede dar la libertad.

Newsletter
Ahora ve
Imágenes muestran la embestida del vehículo en el puente Westminster en Londres
No te pierdas