México-Japón <br>Un centenario de bajo

Tras una centuria desde la primera migración japonesa a territorio mexicano, las relaciones comerci

El próximo mes de marzo se celebra el centenario de la primera migración japonesa hacia México. Aunque es probable que una y otra nación intenten sacarle algún partido al hecho, lo cierto es que, pese a que los nipones declaran que en el siglo que se avecina desean convertirse en puente entre Asia y América Latina –para lo cual México es estratégico–, no hay mucho que celebrar.

-

Actualmente, la relación comercial entre ambos países es muy pobre: el intercambio entre Japón y Latinoamérica representa 3% del comercio mundial y la inversión directa nipona en la región es apenas 10% del total, del cual a México le corresponde sólo 0.5%.

-

En todo caso, las responsabilidades están compartidas. Mientras México aún no manifiesta un verdadero interés en dicho mercado, Japón mantiene su hermetismo frente a las actuales exigencias de la globalización. La realidad demuestra que el “tigre” asiático prefiere como socios comerciales a sus vecinos en el continente. Así, China es su segundo socio comercial: en 1995, por ejemplo, 5% de sus exportaciones y 10.7% de sus importaciones integraban el intercambio comercial con esa nación. Otras muestras: más de 38% del total exportado por Japón tiene como destino el sureste asiático, de donde adquiere 25% de sus importaciones, y Corea del Sur y Taiwán son su tercer y cuarto socio comercial, respectivamente.

-

¿SÓLO PREJUICIOS?
-
¿Cuál es la razón de esta suerte de indiferencia mutua? Por parte de los japoneses –según Masayuki Kawashima, de la sección latinoamericana de investigación de Jetro, organismo de comercio exterior del gobierno de Japón–, las empresas de este país no entienden bien a México. “De larga memoria –señala–, no logran olvidar su mala experiencia en 1982, y hay que reconocer que muchas padecieron dicha crisis; otras se vieron obligadas a mantener un -staff, con la esperanza de que fuera combatida y, luego de la nueva hecatombe, en 1994, México ha logrado mantener su reputación en Japón gracias al TLC”.

-

En efecto, dicho tratado comercial le permite ocupar un lugar en la mente del empresariado nipón, que ahora también evalúa al país como plataforma para llegar a otros mercados latinoamericanos. Para Kawashima, el camino que se visualiza es una relación “sur-sur”. Es decir, que las empresas japonesas podrían llegar, desde México, a las naciones australes.

-

El país del sol naciente realiza, además, ciertos esfuerzos para que productos mexicanos lleguen a su territorio. Por ejemplo, Jetro ha enviado expertos a México para que hagan investigaciones de mercado y vean la factibilidad de desarrollar proveedores en los sectores de autopartes y de alimentos procesados, con miras a ser exportados a Japón. El objetivo es lograr que su comercio mundial sea más equilibrado y que cuente con potenciales productos extranjeros. Y, respecto a México, la idea es promover a las pequeñas y medianas empresas de los sectores señalados.

-

Por su parte, la ausencia de los empresarios mexicanos –porque las misiones gubernamentales sí se aparecen–, se finca sobre todo en la lejanía geográfica y en la dificultad para acceder a ese mercado y, a la vez, lograr que los nipones inviertan directamente en el país.

-

Muchos empresarios estadounidenses y europeos, quienes comparten esta situación, en todo caso sí insisten; por ejemplo, en 1995, casi 16% de las exportaciones japonesas y 14.5% de sus importaciones se llevaron a cabo con Europa (Alemania es su quinto socio comercial). A su vez, Estados Unidos –socio número uno de Japón– mantuvo ese mismo año 27.3% de su exportaciones y 22.4% de sus importaciones con esta nación.

-

Sin embargo, aun frente a dichos resultados, no se puede afirmar que los empresarios mexicanos estén más aferrados a mitos que a una realidad. Es del conocimiento público el hermetismo generalizado del mercado japonés y los intentos de ciertos sectores por modificar dicha situación tal vez sean granos de arena en un extenso desierto.

-

Dentro de esos esfuerzos se ubica Jetro. Tadao Aoki, director del Centro de Apoyo de Negocios de esta institución, en Tokio, declara: mientras “generalmente hay gente de Estados Unidos y Europa investigando sus posibilidades de negocios a través nuestro, hace tiempo que vino un grupo de empresarios mexicanos, pero sólo de visita”.

-

El Centro ofrece sin costo a los pequeños y medianos productores de cualquier país (aunque de manera temporal) una oficina privada para que puedan hacer negocios con sus contrapartes; además, les proporciona el apoyo de un grupo de especialistas en mercadotecnia que los asesoran sobre potenciales importadores, y les facilita los contactos que deben tener en el país para que sus operaciones sean exitosas.

-

El organismo cuenta con una red de centros de apoyo en varias ciudades para incrementar el flujo de importaciones de pequeños y medianos empresarios. “Lo importante es que tengan confianza en su producto y deseen incursionar en este mercado”, dice Aoki

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Frente a esto, México tal vez debiera aprovechar cualquier atisbo de apertura de este inmenso mercado, para acrecentar su intercambio comercial y proveer a su -economía de inversiones que contribuyan a consolidar la recuperación.

Ahora ve
Polémica por información no verificada del pago a Gal Gadot en ‘Wonder Woman’
No te pierdas
ç
×