Nadar con tiburones

Cuando la adrenalina vive bajo el agua.

En el hemisferio sur de este planeta, junto al Cabo de Buena Esperanza, en -los dominios de Sudáfrica, hay una isla rodeada por dientes feroces y peces -terribles, que son la misma cosa.

- Ver un tiburón blanco es una invitación al pasado. Sabemos que no puede -dejar de nadar, porque sus branquias son tan elementales que sólo son capaces -de respirar si están en movimiento. Sabemos que su especie ha cobrado varias -vidas humanas, que su fuerza es irresistible y que está a punto de desaparecer, -a causa del poco respeto de los hombres por la naturaleza y sus habitantes.

- No sería bueno morir sin ver su silueta aeronáutica quebrando el agua, sin -saber que ambas especies se benefician cuando eso sucede, que uno de los mayores -privilegios a experimentar debajo del agua es estar cerca de sus aletas viejísimas.

- Para compartir con ellos su casi indescifrable mundo, en Sudáfrica, -después de un largo viaje desde América, es posible desviarse de los -corredores turísticos usuales y bajar a las aguas de Dyer Island para nadar, de -una manera extremadamente segura, con el llamado monstruo de los mares, un pez -silencioso y antiguo, que es capaz de enseñarnos el secreto de la -supervivencia, antes de morir.

- Precio aproximado: 10 días en los parques de Sudáfrica desde $4,378 -dólares. Desviación de cuatro días a Dyer Island, $2,139 dólares.

- Más información:
-
Tres Mares. Río Tíber 103, DF
-Tel. 55 33 68 86.
-tresmares.com.mx.

Newsletter
Ahora ve
El camino de Trump para revocar el programa de salud propuesto por Obama
No te pierdas