Negociar acuerdos

-
Sergio Sarmiento*

En mi vida he escuchado muchas definiciones de política. Pero la que me ha parecido más apropiada es: “La política es el arte de negociar acuerdos para el bien común.” En efecto, la razón por la cual necesitamos la política es porque en cualquier país existe una dicotomía entre los diversos puntos de vista de los individuos y el rumbo claro que debe tener la acción gubernamental. Si el gobierno se desentiende de las opiniones de la población, se convierte en dictadura. Pero si, al respetar esos puntos de vista, no logra generar acuerdos, cae en la parálisis o en la anarquía.

-

En el México actual todos los intentos de diálogo están fracasando. Por razones distintas, cada esfuerzo de diálogo ha terminado en acusaciones y recriminaciones. Son tantas las veces que hemos escuchado a nuestros dirigentes políticos hacer llamados al diálogo, sólo para anunciar días o incluso horas después un rompimiento por la supuesta intolerancia de los demás, que el tema se ha convertido en una farsa.

-

La falta de diálogo no importaría de no ser porque nuestro país necesita desesperadamente tomar decisiones sobre temas cruciales. México pierde terreno en la economía global. Otros países del mundo se están llevando los empleos y las oportunidades. La razón es muy sencilla: no estamos haciendo las reformas que nos permitan ser más competitivos y ganar terreno frente a nuestros rivales comerciales.

-

Una razón por la que no se logran los acuerdos es porque hay diferencias ideológicas legítimas entre los distintos partidos. Algunos políticos están convencidos de que las reformas propuestas, que han funcionado en otros países, serían perjudiciales para nuestra nación. El problema es que, ante la falta de un diálogo realmente honesto, en el cual se analice sin pasiones y con el apoyo de expertos la información disponible sobre cada tema, no hay posibilidad de encontrar acuerdos.

-

Hay muchos caminos para promover la productividad de una nación. Las fórmulas de Corea del Sur o de China, por ejemplo, son distintas a las de España o de Irlanda. México se rezaga frente a estos y otros países que aumentan más rápido su productividad y bienestar. Encontrar las políticas adecuadas para México no es sencillo, pero nunca las encontraremos si los dirigentes políticos se niegan a comenzar un diálogo serio.

-

Si la política es el arte de negociar acuerdos para el bien común, el primer paso es iniciar los diálogos. Ya no podemos regresar a los tiempos en que los consensos se imponían desde la Presidencia; pero los mexicanos nos hartaremos muy rápido de la democracia si ésta sigue siendo incapaz de generar los acuerdos esenciales que nos den un mejor nivel de vida.

-

* El autor es analista político y miembro del grupo Media leaders del Foro Económico Mundial de Davos.

Ahora ve
No te pierdas