Negocios inteligentes

La sutil manera de agregar el expertisse de las personas a la tecnología.
Lolbé Corona

¿Por qué muchas de las tendencias tecnológicas tienen nombres complicados si lo que las empresas del rubro pretenden (al menos eso pensaría) es tener un mayor nivel de entendimiento con sus posibles clientes? Nombres como dataware housing, client-server, outsourcing, thin client y otros tienen un efecto de impacto al momento de ser nombrados; sin embargo, estos conceptos difícilmente son entendidos por el usuario común y corriente.

- Ejemplo de esto es Business Intelligence (BI), una de las más recientes olas tecnológicas que no es otra cosa que dar a todos los empleados acceso inmediato a la información confiable y consistente y que ésta nos sirva como una herramienta para que tú y yo podamos llegar a las metas que nos plantearon los superiores. Más aún, la idea, concebida como “inteligente”, pretende que cualquier persona que tenga entrada a los datos pueda agregarle de su cosecha. Es decir, que todas aquellas lecciones aprendidas durante el proceso de la planeación estratégica y de la ejecución sean agregadas, que la experiencia sirva de algo y permanezca más allá de la estancia de un empleado en la compañía.

- El único requisito para que funcione es que una empresa tenga datos confiables (avalados por diferentes departamentos y actualizados) almacenados en formatos digitales. Una vez concentrada la información, los programas de BI permiten que todo corra bajo una misma plataforma lo que asegura, entre otras cosas, que las metas sean supervisadas y entendidas fácilmente por todo el personal.

- “Los empleados pueden apreciar cómo sus decisiones y acciones afectan a la estrategia global del negocio. Tienen la información para cumplir con las prioridades estratégicas pero también con las propias. De esta forma, la evaluación del desempeño es mucho más clara porque los objetivos son del dominio común pero también son realizables”, asevera Dave Laverty, vicepresidente senior de Mercadotecnia Global de Cognos.

- Por otra parte, un programa de BI integra planes y presupuestos de distintos departamentos a los reportes generales, de tal suerte que los ejecutivos tienen una mejor visibilidad de los planes de negocios pero también de los presupuestos asignados que, al final del día, son los que impulsarán su logro. Esto trae ahorros significativos de tiempo, pero sobre todo de costos.

- De acuerdo con analistas, una de las principales ventajas del BI es que permite ver resultados de la inversión en poco tiempo. La posibilidad de crear modelos de negocios en días y no en meses reduce el riesgo de pérdidas y aumenta el valor de la inversión.

- Un caso de éxito reciente con este tipo de tecnología lo protagonizó BMW en México, que gastó cerca de $250,000 dólares en esta plataforma analítica y se metió de lleno en el proyecto durante ocho meses.

- “Un reporte de objetivos de los concesionarios tardaba de tres a cuatro semanas en su producción, hoy lo sacamos en tres horas. Tardábamos dos semanas en la integración de los reportes financieros, ahora toman un día y medio”, asegura Rubén Ruiz, gerente de Sistemas de dicha compañía automotriz.

- Antes de empezar con la aventura, en BMW se tomaron el tiempo necesario para estudiar la manera como manejaban su información estratégica y observaron la conveniencia de hacer análisis multidimensionales de información.

- “Antaño utilizábamos Excel para todo. Hoy los directores no sólo cuentan con un tablero de control en el que saben lo que pasa en otras áreas sino que además manejan los mismos datos, con lo que se eliminan las preguntas sobre ¿cuál es el número que realmente vale? Al tener una integración completa se hacen cruces de información sobre lo vendido y lo facturado y otros aspectos sobre el clima del negocio”, afirma Ruiz.

- “En una pantalla pueden ver ventas día por día, por modelo, qué opinan los clientes, el  stock, la penetración de mercado, en fin, ahora pueden concentrar datos que antes implicaban múltiples reportes”, asegura Jesús Saucedo, director general de DSS de México, distribuidor de la marca Cognos, quien agrega que actualmente el tiempo destinado en hacer reportes es empleado para analizar la información.

- La inquietud básica de las empresas que se acercan a este tipo de tecnología es cómo hacer para que la gente pueda tomar decisiones importantes, cuenta Laverty: “Nosotros les ofrecemos la posibilidad de que estas decisiones sean llevadas a la siguiente dimensión. Actuar con un pensamiento global”.

- Hasta el momento, lo más importante que Cognos ha logrado en materia de BI es la posibilidad de que las empresas tengan una sola versión de los datos, y aprendan de errores pasados. Es decir, midan la eficiencia de sus procesos.

- Otra de las ventajas de esta tecnología es que emplea internet como medio. Así, sin importar dónde, cuándo y quién tenga la información, las bases de datos son accesibles para que todos los usuarios puedan generar análisis de negocios.

- Desde policías hasta gobiernos
A medida que los líderes de los negocios aspiren a un mejor desempeño, centrarán su atención en soluciones que les ayuden a establecer procesos y a tomar decisiones. Ahí queremos estar nosotros”, afirma Laverty.

- Si bien su labor se ha concentrado en especial en los grandes corporativos, en los últimos tiempos también han servido a otras organizaciones. Por ejemplo, la firma del ex Alcalde de Hierro de Nueva York, Giuliani Partners Group, a la que ayudaron a diseñar un programa para conocer más de cerca las acciones de la policía y las estadísticas de crimen en la Gran Manzana.

- En México han ofrecido herramientas de análisis a distintos estados de la República como Sonora o Sinaloa, a quienes están asesorando con sus sistemas de estadística, por lo que no descartan también crecimientos en estos sectores.

- Si bien el año pasado la firma registró siete contratos por más de un millón de dólares, también trabaja con pequeñas y medianas empresas que invierten entre $10,000 y $50,000 dólares en un desarrollo de este tipo.

- Aunque la carrera por el BI aún no termina, a Laverty la lucha por el mercado no le espanta. “La competencia es el espíritu de la inteligencia de negocios”, concluye.

Ahora ve
No te pierdas