Nemak se las ve negras

La firma enfrenta quejas en República Checa.
Marco Appel / Praga

La incursión en República Checa del Grupo Alfa está causando controversia. Organizaciones no gubernamentales (ONGS) acusan a Nemak, la joint venture de la regiomontana (80%) y Ford Motor Company (20%), de violar leyes sobre el medio ambiente.

-

Si la hostilidad continúa, el primer fabricante mundial de autopartes de aluminio para motores, con ventas por $5,000 millones de dólares, podría desviar sus inversiones a Alemania, Hungría o Gran Bretaña.

-

Tras su retiro de la ciudad de Pilsen (vecina de Alemania) por presiones similares, el 6 de octubre inauguró en Havran la primera de cuatro plantas cuyo costo total será de $153 millones de dólares. Generará 1,000 empleos y producirá 1.6 millones de piezas anuales para motores de General Motors y, en una segunda etapa, de Opel.

-

Los ecologistas exigen una nueva reubicación porque, indican, contamina con metales pesados y sustancias tóxicas un área cultivable. “Ni informaron a la comunidad del impacto ambiental ni le permitieron opinar”, dice Pavel Franc, de la asociación Environmental Law Service, que pide un referéndum.

-

El influyente semanario The Praga Post le dedicó al caso en octubre un artículo titulado Una ley incumplida. Nemak asegura que actúa legalmente. “Las ONGS no quieren o no pueden probar sus acusaciones; no cambiaremos de posición”, advierte su portavoz, Kamila Jahodová.

-

Como futuro socio de la Unión Europea, la República Checa debió endurecer sus medidas anticontaminación sin obstaculizar la inversión extranjera. La holandesa Philips y la francesa Danone atravesaron problemas parecidos a los de Nemak y los solucionaron. Habrá que ver si a la regiomontana le toca la misma suerte.

Newsletter
Ahora ve
Lo que quieren los mexicanos de un empleo
No te pierdas