Neurocirugía sin bisturí

-
Guadalupe Rico Tavera

A tres años de haber sido la primera paciente en México en ser sometida a - una radiocirugía con Gamma Knife, doña Victoria se encuentra feliz de - la vida. Y es que el tumor cerebral que le aquejaba ha sido inactivado gracias - a este procedimiento que, por su precisión, eficacia y confiabilidad, ha - revolucionado la neurocirugía en el mundo.

- Diseñado por el sueco Lars Leksell, el bisturí de rayos gamma es un - instrumento que de bisturí sólo tiene el nombre. En realidad es una - tecnología que no requiere de la intervención quirúrgica material, ya que - envía una radiación a través de 201 fuentes individuales de cobalto 60 - directamente a la lesión cerebral sin interesar los tejidos sanos adyacentes.

- Con resultados clínicos satisfactorios en más de 50,000 pacientes en los - últimos 30 años, la tecnología Gamma Knife se encuentra disponible - en 74 unidades médicas alrededor del mundo (25 de ellas en Estados Unidos). - En Latinoamérica, la única unidad con este tipo de tecnología es el - Hospital San Javier, de Guadalajara, Jalisco, donde se practican de cuatro a - ocho cirugías al mes.

- A través del departamento de neurociencias, integrado por un grupo de - neurólogos y neurocirujanos especializados, se evalúa y determina en cada - caso la viabilidad de la radiocirugía con rayos gamma. “Gamma Knife - no es la panacea, por lo que el paciente debe tener la garantía de que va a - ser utilizado sólo en aquellos casos en los que verdaderamente se requiera y - en los que su utilización sea óptima”, aclara el doctor Abel Cuevas - Solórzano, coordinador del departamento.

- Como alternativa para la cirugía o la radioterapia convencional, o como - tratamiento complementario de la microcirugía, la cirugía Gamma Knife - es recomendable para tratar tumores cerebrales y malformaciones - arteriovenosas, aunque también tiene aplicaciones en el tratamiento del mal - de Parkinson, la neuralgia del trigémino y la epilepsia. “Donde no tiene - nada que hacer es en enfermedades como neurismas, parásitos e hidrocefalia”, - advierte Cuevas.

- En la unidad de radiología inician los estudios de neuroimágenes: - resonancia nuclear magnética y tomografía axial computarizada, si se trata - de un tumor; angiografía cerebral cuando es una malformación arteriovenosa. - Las imágenes se transfieren a la computadora del bisturí de rayos gamma, - donde un equipo multidisciplinario, formado por dos neurocirujanos, un - radiooncólogo, un neurorradiólogo, un físico en radiación y dos enfermeras - técnicas especializadas en radiocirugía, diseña el plan de tratamiento a - partir del análisis meticuloso de las áreas a tratar y determina la dosis - radioactiva apropiada para cada zona.

- A diferencia de una intervención convencional, la estancia hospitalaria - del paciente es mínima. Dependiendo del tamaño y sitio donde se aloje la - lesión, el procedimiento puede durar de una hora y media hasta tres horas y - media, además de que no existe riesgo de hemorragia, infección o - complicaciones propias de una cirugía tradicional.

- Cuevas asegura que la cirugía con Gamma Knife “está dando - mejores resultados que los procedimientos convencionales”. Por su alta - probabilidad de éxito y sus enormes ventajas no hay quien le ponga un pero al - método, salvo por su precio.

- El costo total del tratamiento, que incluye estudios neurorradiológicos, - planificación computarizada, honorarios del equipo médico y técnico, - medicamentos y un día de hospitalización, ronda los $20,000 dólares, monto - que, sin embargo –según estimaciones del hospital tapatío– puede ser 30 - a 70% menor que el de los tratamientos tradicionales.

Newsletter
Ahora ve
Científico recrea un agujero negro que genera sonido
No te pierdas