Ángeles en la radio

Los Olegario Vázquez, padre e hijo, levantan la mano en el terreno de los medios con la compra de I
José Ramón Huerta

“Oye, podemos comprar Grupo Imagen –anunció el joven director a su padre, el presidente de la compañía, un día de enero de este año–. Piénsalo, y si te gusta la idea, hablamos en unos días.” El interlocutor lo meditó, rebotó el tema con dos o tres cercanos, hizo alguna consulta con gente de la industria, arrastró el lápiz. Muy a su estilo, no dejó pasar demasiado tiempo: tras una negociación complicada en la que intervinieron muchos intereses, Grupo Empresarial Ángeles (GEA) anunció en junio que compraba tres frecuencias radiofónicas, una de ellas con 63 estaciones afiliadas a lo largo del país.

-

La noticia no sorprendió a quienes siguen de cerca los pasos de Olegario Vázquez Raña y su hijo, Olegario Vázquez Aldir. Deseaban hacerse de  un medio de información. Lo lograron dos años después de intentar  participar con $100 millones de dólares en la compra del diario Excélsior, luego frustrada por los problemas de propiedad y deudas  del periódico. ¿Por qué un grupo exitoso en los sectores salud y turismo se afanó tanto en lograr ese objetivo?

-

Una lectura ligera apunta al seno familiar. Su pariente directo, Mario Vázquez Raña, adquirió en 1976 Organización Editorial Mexicana, hoy la cadena más grande de Latinoamérica con 60 periódicos (El Sol de México, los demás soles y otras marcas), dos estaciones de radio (ABC Radio en la capital y XECZ en San Luis Potosí) y una de televisión (Canal 12, de Durango, afiliado a Televisa). Olegario y Mario ya coincidían en otro terreno, el tiro olímpico, en el que ambos, como después el hijo de aquél, fueron campeones nacionales.

-

La pregunta cruzó la mente de César Hernández Espejo, director general de la Cámara de la Industria de Radio y Televisión: ¿querrían hacer una cadena más robusta al unirse con ABC Radio?: “Lo descarté cuando supe que ellos no solían hacer negocios juntos”, sentencia.

-

Están desvinculados desde los años 70, cuando el polémico Mario decidió independizarse del Grupo Hermanos Vázquez, cadena con ocho tiendas de aparatos domésticos y muebles que hoy forma parte de GEA. El corporativo creció a partir de la compra en 1986 del Hospital Humana y la adquisición en 2000 de Real Turismo, operador de los hoteles Camino Real. A partir de ahí desarrolló otros negocios todavía de envergadura discreta como cafeterías, escuelas y estacionamientos, que hoy emplean a 24,000 personas. Salud, hoteles y la tienda mater del Grupo facturaron en conjunto $10,665 millones de pesos el año pasado, 24% más que en 2001, impulsado principalmente por el sector salud. Hermanos Vázquez es la firma que más sufrió en ventas, al caer 42% a $1,229 millones. Real Turismo, que vendió $1,052 millones, sufrió el desplome de sus utilidades en 40%. El que está en mejor forma es el mayor, el Grupo Ángeles Servicios de Salud, que facturó $6,419 millones, 23% más que en 2001, con un pasivo total de $863 millones.

-

¿Por qué Imagen? Olegario Vázquez Aldir, de 31 años, se define como un “sabueso” en busca de oportunidades de inversión. Desde la perspectiva que comparte con su padre (“somos uno mismo”, dice bromeando en serio), un medio de información puede agregar mucho valor a GEA y éste puede hacer lo mismo con el conglomerado radiofónico en eficiencia. “Imagen es una plataforma –revela el joven empresario–. Pensamos en programas con contenido de salud para orientar a la población, y posicionar muchos de los productos y servicios del Grupo; podemos hacer alianzas con proveedores, desarrollar temáticas de turismo...”

-

El juego se llama sinergia. Los Vázquez aplicarán el modelo que han implantado en el resto de los negocios para lograr un círculo virtuoso con economías de escala, aprovechando el escaparate de la radio. No sólo les interesaron las tres estaciones en propiedad, sino la red de 63 afiliadas, que retransmiten en todo el país los programas que Imagen produce en la frecuencia 90.5. “Con ello tenemos cobertura, alcance y frecuencia a lo largo del país. Nos enfocaremos en contenidos de calidad, profesionales, más que en competir en número de estaciones.” Las otras dos frecuencias adquiridas son la 98.5 en el Distrito Federal y 107.7 de Monterrey, todas en FM.

-

Olegario hijo asegura que no habrá injerencia en la parte noticiosa de las estaciones. “Nunca haremos funciones que desconocemos. Sí, me gusta meterme en los quirófanos o las cocinas para aprender, para apoyar a la gente, pero no para hacer el trabajo de otros profesionales.” Califica de “chismes y mentiras” los comentarios que le adjudican el reclutamiento de comunicadores como José Gutiérrez Vivó o el relevo de Pedro Ferriz de Con, pero admite que algunas plazas de trabajo desaparecerán y que se harán ajustes en la programación.

-

El proceso de compra de Imagen llevó cinco meses. Esta empresa tenía tres negociadores: los comunicadores capitaneados por Ferriz de Con, que poseían 25% accionario; el fondo de inversión Monterrey Capital Partners, de Alfonso Romo, con 27%, y José Luis Fernández, de la familia de los fundadores, con 48%. “Creo que este grupo dejó de tener una razón de ser en aras de buscar un rendimiento financiero –comenta Vázquez Aldir–. A los Fernández, empresarios de tercera generación, los vi aburridos, cansados, y buscaron una opción de venta rápida.” Olegario los convenció de no convocar a una oferta abierta y se cerró el trato.

-

El monto de la operación de compra no es público. “Tú lo dices, no yo”, dice con enigmática sonrisa el joven hombre de negocios cuando se le mencionan los $50 millones de dólares como cantidad probable de pago por Imagen, la mitad de lo que Televisa ofreció por 27% de Grupo Acir en 2000.

-

La deuda y la Bolsa
GEA puede parecer sano desde el punto de vista financiero, pero $400 millones de dólares en tres años de inversiones  podría cambiar su perfil. Los Olegarios se definen como “malos deudores”, no les gusta deber. Hasta el momento  han recurrido al propio flujo de efectivo de sus empresas, a la inyección de capital de sus socios (que no son muchos) y a la contratación de deuda con instituciones financieras. Pero ya es tiempo de buscar otra fuente de crédito. La construcción o remodelación de hospitales y hoteles, la apertura de restaurantes de lujo (como Le Cirque, situado en el Hotel Camino Real de la Ciudad de México) y la compra de Grupo Imagen les obliga a meditar varias opciones de financiamiento para apoyar la expansión.

-

Una de sus empresas, Real Turismo, aparece listada en la Bolsa Mexicana de Valores, pero su presencia es poco menos que simbólica porque los Vázquez son propietarios de 99.9% de los títulos. Adquirieron la cadena en subasta en marzo de 2000 al Instituto de Protección al Ahorro Bancario  por $252 millones de dólares.

-

La empresa continúa en el mercado bursátil para evitar la tramitología de dar de alta un nuevo registro, aunque ello les obligue a presentar trimestralmente sus estados financieros de forma abierta. “Para fines prácticos, no estamos en Bolsa, pero si quisiéramos hacer una colocación la podríamos hacer en 20 días. Además, esperamos que se nos vea como empresarios institucionales, y esto ayuda”, explica el entrevistado.

-

Por tanto, mantienen su interés en ingresar al mercado de valores, como corporativo o por medio de Real Turismo. “Para allá vamos –dice cauteloso–. El Grupo ha crecido y para algunas de las operaciones recurrimos a deuda, que de inmediato tratamos de reducir. Pero hemos tenido que ampliarla, al tiempo que hemos reinvertido todo. Esa es la apuesta de los inversionistas.” La política ha sido muy estricta: una compañía del grupo sólo puede tener adeudos superiores por dos veces con respecto a la generación de su flujo de efectivo.

-

“Estoy tratando de diferir la entrada a Bolsa, pues los mercados siguen estando complicados.” Mientras lo piensa, Vázquez Aldir sigue atento al crecimiento de 7% del índice Dow Jones de la Bolsa de Nueva York en los cuatro últimos meses, “a ver si se empieza a calentar”.

-

Tras el salto a la radio, Grupo Ángeles se concentrará en el crecimiento de sus negocios actuales. La diversificación respondía al limitado tamaño de los mercados que atacaron. Atrás quedaron la desinversión en 2001 en Grupo Aeroportuario del Pacífico –donde se asociaron con las españolas Unión Fenosa, Aena y Dragados– y, en su momento, cuando pujaron por Aeroméxico y Mexicana. “Al sector le perdí la pista  porque estuvimos concentrados los últimos meses en la compra de Imagen”, se justifica Olegario.

-

Esto no significa que a Grupo Empresarial Ángeles se le deba perder la pista... sobre todo si se le atraviesa alguna empresa de servicios que fortalezca su operación.

Ahora ve
No te pierdas