Ni las moscas

Los restauranteros neoyorquinos sufren la ausencia de clientes.
Raúl Cervantes / Nueva York

En la zona aledañas al sitio en que estaba el World Trade Center se perdió la clientela fija y quedaron sin empleo unas 100,000 personas. En el Midtown, donde los parroquianos son, por lo regular, gente de negocios y turistas, la actividad se redujo entre 30 y 50% en septiembre, aunque ha empezado a dar muestras de recuperación. En cambio, en las zonas residenciales del Uptown o de fuera de Manhattan, los comensales han aumentado mostrando la tendencia de los neoyorquinos a no alejarse de su casa si no es necesario.

- -

La contracción del sector podría afectar seriamente la economía de ciertos barrios cuya principal atracción es ir a tomar un trago o cenar entre los bohemios y la elite intelectual. Tal es el caso del sofisticado vecindario Tribeca, donde Robert De Niro tiene el famoso Tribeca Grill, lugar muy socorrido por personajes públicos de todos los ámbitos.

- -

Luego de haber visto una disminución en su clientela en los primeros ocho meses de 2001 a causa de la desaceleración de la economía, los restauranteros tenían puestas sus esperanzas en el cuarto trimestre cuando, con motivo de las fiestas de fin de año –que empiezan la tercera semana de noviembre con el día de acción de gracias–, la gente suele desbordar los establecimientos de comida de la ciudad. Ahora el panorama cambió y no se trata de hacer dinero, sino de lograr que el negocio mantenga sus puertas abiertas.

-

Newsletter
Ahora ve
Ivanka, la hija de Trump, tendrá una oficina en la Casa Blanca
No te pierdas