No más información &#34electrocutada&#

Con un apagón de tan sólo 10 segundos, la información contenida en bases de datos, redes, mainfra

Pese a que todos los representantes de las empresas de hardware y software no dejan de insistir “en lo rápido, eficiente, seguro y vanguardista” que resultan ser los sistemas y herramientas que venden, las fuerzas de la naturaleza o un simple apagón puede demostrarles, en tan sólo unos segundos, lo vulnerables que son en realidad. Las alteraciones en el voltaje pueden poner en riesgo la vida de una empresa. En un segundo, un apagón puede reducir a la nada la información contenida en los sistemas de cómputo y arrastrar a la compañía a pérdidas millonarias.

-

“Uno de los mayores peligros que existen hoy en las corporaciones y en los hogares –advierte Scott Griggs, gerente general de Powerware para Latinoamérica– es la falta de equipo de protección contra los altibajos de energía. Esto se incrementa con el deficiente suministro de energía en todos los países, sin importar si el servicio es privado o público”.

-

Pero la solución está al alcance de la mano. En ese irrenunciable afán del hombre por controlar los elementos de la naturaleza, es donde las empresas de protección de equipos contra fallas en el suministro de energía han hecho su minita de oro.

-

Este negocio está integrado por cerca de 15 compañías tanto mexicanas como extranjeras y alcanza aproximadamente $70 millones de dólares en ventas al año. Del total de las más de 5.5 millones de computadoras instaladas en México, se calcula que ni siquiera 40% de ellas están enchufadas a un no-break.

-

“La falta de conocimiento de los no-break no sólo impide que los ingresos de las compañías fabricantes de éstos, sino que, peor aún, pone en riesgo las inversiones de miles y miles de empresas que cada minuto se juegan su negocio hasta en un simple apagón”, asegura Griggs.

-

Herramienta estratégica
Los llamados no-break o sistemas de protección contra interrupciones de energía (UPS, por sus siglas en inglés) son una de las tres herramientas esenciales que han hecho avanzar a las tecnologías de la información; las otras dos son: hardware y software.

-

Sin embargo, en México el uso de no-breaks es incipiente. De acuerdo con información de Powerware, sólo las grandes compañías cuentan con estas tecnologías, mientras que las micro, pequeñas y medianas, que constituyen la mayoría, no disponen de sistemas de protección.

-

Datos de IDC, empresa de investigación del negocio tecnológico en Estados Unidos, revelan que el uso de no-breaks o UPS en México crece apenas 15% al año, cuando debería crecer a un ritmo de 25 o 30%. La explicación de este exiguo crecimiento reside en la falta de cultura preventiva tecnológica en México.

-

“Las empresas mexicanas –asevera Griggs– deben ver estas soluciones como productos estratégicos que ayudan a disminuir los riesgos operativos, y no como un gasto.”

-

En muchas ocasiones, las pérdidas millonarias en una empresa no son el resultado de un proceso largo, de semanas o de meses. Pueden ocurrir en segundos. Con un breve apagón, la información contenida en bases de datos, redes, mainframes o servidores corre el riesgo de desaparecer, y las mermas por ese motivo pueden sumar miles de millones de dólares, dependiendo del tamaño de la empresa, el tiempo que dure el apagón y la cantidad de unidades que estén conectadas en red.

-

Hace 10 años, cuando empezó el boom de las computadoras personales, los cambios de energía solían atribuirse  a fallas en el hardware o en el software; sin embargo, hoy resulta más que evidente que las variaciones en la energía se deben, en gran medida, a problemas de generación.

-

Las empresas del ramo aseguran ofrecer a sus clientes soluciones que se adecuen a las necesidades y tamaño de la empresa. Powerware, por ejemplo, no sólo busca vender sus no-breaks, sino que también integra software para monitorear las variaciones de energía, controlarlas e impedir, de esta modo, cambios en el voltaje. Además, proporcionan servicios de emergencia y mantenimiento preventivo.

-

En opinión de Griggs, “no existe un sector que demande más o menos este tipo de soluciones. Todos deberían contar con un sistema de protección que les brinde seguridad”.

-

En México, los sectores que están más familiarizados con estos sistemas son los de la banca, telecomunicaciones, hospitales, aviación y tiendas departamentales. Y entre las empresas que están conscientes del valor de su información figuran, a decir del director de la compañía aludida: Bancomer, Serfin, Bital, Banorte, Bancomext, American Express, Inbursa, Seguros Monterrey Aetna, Telmex, Iusacell, Avantel, Televisa, Comercial Mexicana, Gigante, Carrefour, Condumex, Industrias Resistol y Grupo Modelo.

-

Las áreas críticas de estas firmas se ubican principalmente  en nóminas, clientes, ventas de exportación, recursos humanos, inventarios y devoluciones,  que por lo general están o corren en un mismo sistema y por lo cual deben ser protegidas para evitar pérdidas masivas de información.

-

Powerware calcula que atiende, además, entre 70 y 80% de las necesidades del sector público. Varias secretarías de Estado, como Hacienda, y algunas empresas paraestatales, como Pemex, ya sacan ventaja de estas tecnologías.

-

Déficit de protección
Las ventas de Powerware en la república ascienden a $26 millones de dólares; sin embargo, a las arcas de su planta manufacturera en Tijuana –desde donde exporta a Europa, Asia, Estados Unidos y Latinoamérica– ingresan alrededor de $300 millones de dólares por concepto de ventas al exterior.

-

Dueña, según sus propios datos, de 35% del mercado de no-breaks en el país, esta compañía espera aumentar 15% su participación y está segura de que lo conseguirá gracias a la ampliación de su planta en Baja California.

-

“La necesidad que hoy tienen las compañías en México, y en general en toda Latinoamérica, nos ha obligado a aumentar la capacidad de producción de nuestra planta, así como a establecer estrategias comerciales más agresivas para llegar al estrato medio y pequeño de las empresas”, explica Griggs.

-

Es en las áreas de manufactura (textil, papel, autopartes, calzado) y servicios (ventas por catálogo, agencias de viajes) donde se ubica la mayoría de las empresas que tienen déficit de este tipo de sistemas de protección. “Dependen mucho de sus inventarios, listas de clientes, proveedores, distribuidores, cuentas por cobrar y datos en general, que son el arma de su negocio”, expone Michael W. Pütter, consultor de la firma Search & Results International.

-

“Si las compañías hacen grandes erogaciones para resguardar sus oficinas –sistemas de seguridad, guardias, etcétera–, deben invertir también en los activos informativos que tienen en sus bases de datos; son igual de importantes que su activos físicos”, agrega Pütter.

-

La inversión que hoy requiere hacer una firma para proteger sus sistemas de las fallas en la corriente eléctrica es de entre 3 y 8% del costo total erogado en la instalación de sus sistemas o redes. Si bien dicha inversión no es insignificante  –dependiendo del tipo de herramienta, cantidad de datos y tamaño de la firma, el monto fluctúa entre $100 por un solo no-break hasta $10,000 dólares por toda una compleja instalación de éstos–, los empresarios que protejan sus datos podrán dormir tranquilos sabiendo que no padecerán el “síndrome de la información electrocutada”. Por el contrario, no contar con estas herramientas de protección o regulación de energía, puede salirle más caro a una compañía.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Un altibajo en la corriente de electricidad podría convertir su valiosa información en cenizas o candela pura.

Ahora ve
Imágenes del terremoto que mató a dos personas en la isla griega de Kos
No te pierdas
×