No se pinte de amarillo

-

La hepatitis es más contagiosa que el sida y en ciertos casos igual de mortal, pues llega a producir cirrosis y cáncer hepático. Se transmite por contacto sexual, sangre, orina, saliva, por consumo de agua o alimentos contaminados. "La gente no está consciente del riesgo y desconoce las vías de contagio, y las alternativas de prevención de la hepatitis", afirma José Luis Arredondo, infectólogo del Instituto Nacional de Pediatría.

-

La más común es la de tipo a, cuyas principales víctimas son jóvenes. Casi 14,000 personas se contagian cada año, según la Secretaría de Salud. "La enfermedad es curable, pero su tratamiento es costoso", dice el doctor Javier Báez Villaseñor.

-

La hepatitis b afecta a uno de cada 100 mexicanos. Si bien la mayoría se recupera en menos de seis meses y llega a desarrollar inmunidad, algunos casos se convierten en crónicos y pueden seguir contagiando. Desde hace tiempo existen vacunas seguras contra los tipos A y B, que tienen efectividad de 96% y duración de unos 20 años.

-

La hepatitis c es la más peligrosa; la industria farmacéutica aún no ofrece vacuna contra ella. El reto es igual de grande que respecto al sida, aunque la recomendación es la misma: prevenir a tiempo.

Newsletter
Ahora ve
El auto perfecto para evitar el tráfico
No te pierdas