Nueva realidad, nuevos niveles

-
Carlos Sámano

Hace algunas colaboraciones comentábamos que era factible que luego de un periodo largo de política restrictiva por parte de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos, perdiéramos un poco la brújula en el sentido de los porqué inmediatos de la economía. Decíamos que aun cuando la FED modificara su política, los efectos permanecerían por mayor plazo, y nuestra memoria tiende a ser corta.

-

Es temprano para esperar que las alzas de tasas de interés atemperen el ritmo de crecimiento de Estados Unidos. Las evidencias apuntan hacia una economía vigorosa apoyada en los sectores que más rápido incorporan la ventaja tecnológica a sus procesos y con mayor velocidad generan calidades competitivas que mejoran sus márgenes de ganancia.

-

Pareciera que los efectos positivos de la “nueva economía” están siendo incorporados por la “vieja economía” con mayor velocidad, generando una suerte de “economía modernizada”. Así las posibilidades de que sigan generándose empleos con remuneración elevada, preservando con ello la dinámica general, se mantienen.

-

¿Y los precios? Ciertamente la preocupación de una situación de esta naturaleza es que tomen una tendencia creciente que sea difícil de controlar, pero hasta el momento tampoco se puede hablar de presiones en la inflación.

-

No quiere esto decir que la “nueva economía” nos lleve a echar a la basura nuestros viejos libros, porque si bien son condiciones diferentes, los hilos conductores del comportamiento de la economía siguen siendo los mismos.

-

De igual manera, el capital exige rentabilidad similar en cualquier lugar del mundo, ajustada ésta por los niveles de riesgo que se toman. Pero hay que aprender qué nuevas vinculaciones se presentan, y hacerlo sobre la marcha.

-

A fines de los años 70, los récords de tasas de interés que alcanzó Estados Unidos obedecieron a condiciones de desequilibrio fiscal, por tanto el efecto de la elevación fue de gran impacto para las utilidades de las empresas y los mercados.

-

Hoy, la economía y la generación de utilidades de las empresas han tomado ya una dinámica que parece se mantendrá, y por tanto el premio exigible es mucho mayor.

-

Si continuamos creyendo que los mercados financieros son eficientes para indicarnos las condiciones, no sólo actuales sino futuras de la economía y las empresas, debemos acostumbrarnos a que la “nueva economía” ha generado nuevas condiciones. Es probable que sigamos viendo tasas relativamente altas, sin que los efectos se acusen negativamente en los mercados; por ello, Alan Greenspan mantiene su cautela. “El peligro no existe hoy, pero hay que estar atentos al mediano y largo plazo, para evitar que nos sorprenda.”

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

–El autor es director de análisis de Casa de Bolsa Bancomer

Ahora ve
Pese a la promesa de Trump, Carrier muda 300 empleos a México
No te pierdas
×