Nueva velocidad

Con tecnología ADSL, Telmex se prepara para superar la barrera <i>turbo</i>.
Carlos Valente Quintero

Internet a lo grande. Desde marzo de 2002, Telmex echó a andar el servicio de línea digital asimétrica de suscriptor (ADSL, por sus siglas en inglés), mejor conocido como Prodigy Infinitum, el cual ha sido aceptado por los usuarios residenciales y en mayor medida por las pequeñas y medianas empresas (PYMEs), las cuales abarcan 60% de la base de clientes. Tal fenómeno sucede “contra los pronósticos, porque se pensó que la preferencia estaría en los hogares”, comenta Eduardo Díaz Corona, subdirector de Plataforma de Internet en la telefónica.

-

El producto está basado en tecnología ADSL, estándar de telefonía digital que permite el acceso a internet a altas velocidades. El rango que ofrece el carrier va de 256 KBPS hasta 2 MBPS, aunque en diversas latitudes es común alcanzar los 6 MBPS.

-

Para decirlo en términos prácticos: dicha solución transforma el enlace telefónico normal de cobre en uno digital.  El concepto “asimétrico” se refiere a que la velocidad de recepción o llegada de datos al usuario es más rápida que la de envío; esto obedece a la lógica de que el navegante descarga mucho más información de la Red, en comparación con la que envía.

-

Prodigy Infinitum es una modalidad que evoluciona los servicios de acceso ofrecidos por Telmex. Hace dos años Adrián Fernández, el corredor de autos, anunciaba el servicio Turbo “para pilotear hasta 128 KBPS” al desplazarse por la Red. Fue una campaña intensa que logró captar alrededor de 25,000 suscriptores en el país.

-

El servicio permite contestar el teléfono, enviar un fax o llamar a otra persona mientras se está en Internet, sin sufrir desconexión. Esto tiene su explicación: el usuario contrata la capacidad de dos líneas telefónicas y puede usarlas simultáneamente para navegar a mayor velocidad, o utilizar sólo una y dejar la otra para transmitir voz, según sus necesidades.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Quizá fue un fracaso a medias, pero “el Turbo no pegó con tubo”. Pronto comenzaron las inconformidades: mientras se experimentaba la magia de la rapidez, entraba una llamada telefónica y la celeridad prometida disminuía instantáneamente. Luego, para restablecer los 128 KBPS era imperante desembolsar el monto de otra llamada local.

Ahora ve
El juez Daniel Urrutia reprueba la Ley de Seguridad Interior
No te pierdas
×