Nueva zona, vieja plaga

Santa Fe debía estar libre de los problemas de tráfico de la capital...Sí, cómo no.
Arantzatzú Rizo

Después de nueve años de operación, Santa Fe, el desarrollo de oficinas más importante de México, todavía no tiene un sistema de transporte adecuado.

-

 “Desde sus inicios el transporte ha sido el talón de Aquiles de Santa Fe”, advierte Jorge Gamboa de Buen, quien fuera Secretario de Desarrollo Urbano de la capital entre 1988 y 1994.

-

Inicialmente se planteó abrir algunas carreteras, pero, como explica Eugene Towle, analista de la consultora inmobiliaria Softec, “el mayor reto no es abrir carreteras o pasos libres, sino contar con el transporte suficiente que demanda la zona”.

-

Autobuses, peseros y hasta la línea del metro ubicada en Observatorio no han sido suficientes. Se espera que con la inauguración de una nueva carretera, la de La Venta-Colegio Militar, por lo menos los autos particulares tengan un mejor acceso.

-

Cuando se planeó Santa Fe, se esperaba que el flujo de vehículos en Reforma y Constituyentes fuera de 6,000 por hora (en los seis kilómetros desde el Periférico), pero hoy por en ese tramo transitan más de 20,000 autos por hora. “Con los estudiantes de la Iberoamericana y la gran cantidad de empleados administrativos, el tránsito cada vez es mayor”, comenta Towle.

-

Por ello, se ha sugerido que el gobierno de la ciudad licite un mayor número de concesiones de transporte.

-

A falta de iniciativas gubernamentales, muchas de las empresas de la zona han solicitado servicios de transporte particular para movilizar a sus trabajadores.

-

Más de 60,000 personas viajan a Santa Fe al día, por lo que si el propósito del gobierno era “ayudar al Distrito Federal a fortalecer su planta de servicios”, en unos años más esta zona será igual de caótica que otras de la capital.

Newsletter
Ahora ve
Una ‘casa de espejos’ irrumpe en el paisaje infinito del desierto de California
No te pierdas