Nuevo perfil de la banca

-
Samuel García

Los banqueros del país se reunirán del 18 al 20 de abril en Cancún para llevar a cabo su convención anual, que han denominado: El nuevo perfil de la banca en México, retos y oportunidades. No es casual que la sede de la reunión retorne a este sitio, ni que se modifique la dinámica de las reuniones por un esquema más participativo y plural. Tampoco es obra del azar que el eslogan aluda a un nuevo perfil de la banca. Y es que los bancos en México son otros y los banqueros también. En Cancún se verán nuevos rostros para quienes la junta de este año significa una especie de punto de partida en sus estrategias de competencia y de posicionamiento de mercado, después de que habían estado mayormente ocupados en reconstruir y redimensionar sus propias instituciones y grupos.

- -

La globalización de los capitales financieros, la larga crisis que inició en 1994, el Tratado de Libre Comercio, la mala gestión de algunas organizaciones y una instrumentación deficiente y poco transparente de la privatización bancaria, son algunos factores que cambiaron el panorama del sector en el país a finales de la década pasada y que han perfilado una nueva banca.

- -

La silueta de ésta tiene por lo menos ocho rasgos que la distinguen: una propiedad accionaria mayoritariamente extranjera; alta concentración del mercado: cinco grupos representan 85 % de los activos; niveles de capitalización por arriba de los requerimientos de las autoridades mexicanas, aunque en algunos casos la calidad aún no es la deseable; fuerte inversión en tecnología; management que principalmente ha sido importado desde los centros de mando de los grupos matrices; reglas internas de operación, transparencia y vigilancia establecidas por sus casas centrales y autoridades regulatorias en sus países de origen; elevada concentración de la red bancaria en grandes ciudades; y bajo nivel de penetración en la economía nacional.

- -

La nueva banca en México presume de solidez, mayor eficiencia en su operación y una generación de utilidades que todavía aprovecha ciertas distorsiones de los mercados locales. Sin embargo, aún no vemos un sector que se involucre en proyectos productivos, compita por la colocación de recursos o participe en el desarrollo regional. Allí está el verdadero reto y, ¿por qué no?, el negocio de largo plazo.

- -

–El autor es economista y columnista de temas financieros.

-

Ahora ve
No te pierdas