Opciones de corto plazo

-
Héctor Chávez López

Después de que la agencia Moody’s elevara a México a grado de inversión, el presidente, Ernesto Zedillo ordenó a su equipo económico tomar medidas que evitaran que la entrada “masiva” de capitales al país tuviera efectos negativos. Pasa el tiempo y no vemos reacción alguna por parte de las autoridades.

- ¿Por qué? ¿Acaso es lentitud? ¿Incompetencia? Nada de eso. Esta falta de acción es simplemente la mejor respuesta de política económica dadas las condiciones actuales y los instrumentos con que cuentan las autoridades.

- Hasta ahora, el Banco de México ha usado la política monetaria restrictiva para reducir la inflación. Si bien las expectativas de inflación para el 2000 ya están debajo de 10%, el relajar la disciplina monetaria para evitar que el peso se fortalezca puede revertir esta tendencia. La fortaleza que muestra la demanda interna sería aún mayor si las tasas de interés se redujeran. Un mayor consumo incrementaría el riesgo de que la inflación frene su tendencia a la baja. Por lo tanto, la señal de que el banco central intenta debilitar al peso modificaría las expectativas de inflación de forma negativa. Además, una política monetaria más relajada podría interpretarse como un acto con fines electorales. El banco central ha recuperado parte de su credibilidad perdida; sería muy grave ponerla en entredicho.

- Restringir aún más la política monetaria presenta también problemas. El efecto inmediato sería la apreciación adicional del peso que se daría en respuesta a mayores tasas de interés. Si bien sería una estrategia que contribuiría a reducir la inflación, también mantendría fuerte al peso, lo que a la larga tendría un efecto negativo en el déficit comercial. Un mayor “corto” sería contraproducente para limitar los flujos de capital, ya que mayores tasas atraerían fondos especulativos al mercado mexicano. Una mayor restricción monetaria sólo se justificaría si las expectativas de inflación se incrementaran o a causa de una súbita corrección en el tipo de cambio.

- Una restricción presupuestal sería la medida más efectiva para contener un sobrecalentamiento. Pero es casi imposible que dicha estrategia tenga adeptos debido a las elecciones. Lo más que puede hacer Hacienda es transparentar el destino de los ingresos petroleros excedentes para evitar especulación sobre su posible uso con fines electorales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Concluimos que el gobierno no modificará sus políticas monetaria y fiscal en el corto plazo. Pero la situación puede cambiar en el año  si se presentan señales de deterioro en la cuenta corriente o en las expectativas de inflación.

- El autor es economista en jefe de Santander Investment-México

Ahora ve
Historias de abuso sexual que han sacudido al mundo del entretenimiento
No te pierdas
×