Opinión empresarial <br>Hay cariño, pe

El empresariado confía y alberga esperanza por el cambio de gobierno. Pero también recuerda la lis

¿Qué esperan los empresarios del gobierno de Vicente Fox? ¿Cómo se sienten con lo que hasta hoy asoma de la política de la nueva administración? Expansión invitó a mujeres y hombres de negocios a opinar y, 17 de ellos, de distintas tallas y actividades, aceptaron y compartieron sus puntos de vista.

-

Zapateros, industriales del gas, de los alimentos, del jabón, automotrices, empresarios de la era punto com, del sector tecnológico, inversionistas extranjeros y emprendedores mexicanos radicados en Estados Unidos dicen sentirse entusiastas con lo visto hasta hoy del nuevo gobierno. Sin embargo, los empresarios de peso pesado son más cautos. Se les preguntó a todos si su ánimo frente al recambio en el poder era entusiasta, tranquilo, preocupado o indiferente. Mientras 13 respuestas fueron de entusiasmo, los tres grandes respondieron tranquilidad o modificaron la contestación para matizar a razonablemente optimista u optimista. Sólo uno, del café, se muestra preocupado.

-

Coinciden en que quieren ver cambios: en el sistema financiero que vuelvan accesible el crédito a los micro, pequeños y medianos empresarios; cambios que abran puertas al capital de riesgo para invertir en los negocios; cambios en la ley fiscal para estimular la planta productiva y convertir el trámite en uno menos doloroso y más simplificado.

-

Esperan que este gobierno siente las bases para hacer de la educación el motor del desarrollo de México, y dé pasos en el combate a la pobreza, la impunidad y la corrupción. Se expresan conformes con el gabinete y con la imagen de una administración más incluyente de la sociedad civil y sus organizaciones.

-

En su respuesta a un breve cuestionario, identifican las medidas que confían adopte el equipo de Fox para activar su giro empresarial, y aquellas a objetar.

-

Estabilidad económica, reforma fiscal, un sistema educativo de calidad, el combate a la inseguridad y acceso a créditos son los deseos más recurrentes en las respuestas de los hombres y mujeres de negocios consultados.

-

¿Qué esperan?
Una reforma fiscal “promotora y no sólo recaudadora (…), integral para evitar la aparición de misceláneas fiscales generadoras de incertidumbre, y elementos adicionales que inciden en lo que se conoce como costo de transacción”, plantea Valentín Díez Morodo, vicepresidente ejecutivo de Grupo Modelo y presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, que agrupa a los empresarios más poderosos del país.

-

Una reforma que lleve a ampliar la base de contribuyentes y también a simplificar los trámites y hacerlos más fáciles de comprender. “Tener contribuciones atractivas, que no afecten las finanzas de las empresas (…), que sea proporcional sobre todo en las sanciones, al nivel de cada contribuyente”, dice José Luis González Ibarra, dueño y director de New West Boots, fabricante de zapatos en León.

-

Una modificación al marco legal que permita promover con incentivos fiscales las inversiones de capital de riesgo, distingue Carlos Guzmán Boffil, presidente y director general de Hewlett Packard México.

-

Cambios al sistema financiero para extender sus servicios entre la población e incentivar la inversión directa en proyectos de riesgo, dice Daniel Marcos, director general de Patagon, portal de servicios financieros y asesoría. “Sin duda, la nueva administración deberá tomar medidas para ampliar el acceso al sistema financiero, actualmente muy restringido por diversos motivos.” Destaca las iniciativas, todavía vagas, de flexibilizar el régimen de inversión de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) y de modificar los organismos de supervisión del sector financiero.

-

 Simplificar la administración es algo que piden grandes y pequeños hombres de negocio. “Es necesario pensar que la tramitología constituye un elemento muy importante en el costo de transacción; situación superada por muchos países. Esto representa una desventaja que debemos reducir mediante una desregulación a fondo”, señala Díez Morodo como la segunda acción más importante a realizar, después de la reforma fiscal.

-

Los empresarios de la tecnología insisten en desregular, haciendo uso de la web. “El gobierno debe de publicar y distribuir toda su información a través de internet”, propone Arturo Galván, director de Terra Networks México. “Resaltamos la idea de crear una nueva cultura digital del ‘no papel’, en el sentido de mejorar la forma de operar un negocio al hacer transacciones en la Red, y evitar los trámites, la pérdida de tiempo o papeles.” Gestiones de licencias y permisos, pago de impuestos locales y federales, consulta del estado de gestiones; promover una cultura de acceso del ciudadano a la información.

-

Fortalecer la educación, combatir la impunidad y la inseguridad es lo que piden casi todos los consultados. “El problema fundamental de nuestra sociedad es la inseguridad. Si el presidente Fox resuelve este problema, quiere decir que se habrán resuelto muchos otros más”, cree Díez Morodo.

-

Los encuestados desean ver un gobierno promotor, más privatizaciones y una decisión expresa de preferir y proteger al empresariado nacional, así como incluir al mediano y pequeño en su cartilla de proveedores. “Queremos contratos, no créditos”, dice Leonardo Chapela, director general de Prodigia, empresa mexicana de desarrollo de tecnología.

-

La mayoría se dice conforme con el gabinete nombrado y destaca como cualidad del nuevo gobierno el que esté compuesto por personas con posiciones políticas distintas. “Para mí, el cambio significa la participación de la sociedad civil a través de sus representantes y organizaciones, en el aporte de información para una más imparcial toma de decisiones”, dice Arturo Moreno, de Productos Orgánicos de México.

-

Varios esperan claridad en cuanto a la política energética. “¡Hoy!”, dice Angélica Fuentes, de la empresa de gas Grupo Imperial. “Me preocupa que al igual que el poder Legislativo, la población todavía no conozca la propuesta del presidente Fox para la desregulación del sector eléctrico y del gas.”

-

¿Qué objetarían?
La legalización de autos ilegales (ya aprobada), la promulgación de leyes nuevas en lugar de aplicar las vigentes, en opinión de Cesar Flores, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.

-

“La improvisación, la inercia en la política económica, favorable a las grandes corporaciones y lacerante para la clase media, la pequeña empresa y los asalariados. Vínculo Iglesia-Estado”, destaca José Juárez Varela, coordinador general de Café La Selva.

-

Una mano débil frente al contrabando y el comercio informal, para empresarios del zapato; el regreso a un gobierno activo en la economía de mercado, para Pedro Portilla White, de Alo.com.

-

Hermann von Bertrab, presidente ejecutivo del Consejo Mexicano de Inversión, se opondría a cambios en la organización del gobierno que causaran confusión sobre el ámbito de responsabilidades de cada quién. “En lo que se refiere a buscar una solución para el conflicto de Chiapas, no se puede generar paz estableciendo ‘reservaciones’ para indios tipo americano, en las que se les impida la capacidad de progresar.”

-

También es rechazable “toda aquella (decisión) que excluya la participación de los empresarios mexicanos en el desarrollo de infraestructura igual que en el desarrollo de cadenas productivas”, opina Fuentes de Grupo Imperial, quien objeta ya la inclusión de tan pocas mujeres en el gabinete y puestos clave.

Newsletter
Ahora ve
29 reos escapan por un túnel de un reclusorio de Tamaulipas
No te pierdas