Oporto, madeira, jerez y navegación

-
María Luisa Tavernier

La magna Expo Lisboa 98 que se exhibe en la capital portuguesa y con la que -se conmemoran las travesías marítimas que convirtieron a Vasco de Gama, en -1498, en el descubridor de una nueva ruta para llegar a las Indias, aborda un -tema por demás elocuente: “Los océanos, un patrimonio para el futuro”.

- A esta invitación para conocer la riqueza marítima se une la íntima -relación histórica de los viajes por mar y la transportación del vino, -intimidad que ha permanecido en el gusto inglés durante trescientos años -gracias al oporto, al madeira y al jerez, bebidas de gran refinamiento.

- En Portugal el vino se conocía antes de la llegada de los romanos. Más -tarde, en el siglo XII, los ingleses bebían los vinos Monção que se -embarcaban en el Puerto de Viana do Castelo. Con el Tratado de Windsor, firmado -en 1386, se sellaron las buenas relaciones entre aquel país peninsular e -Inglaterra, con lo que se incrementaron la industria y la exportación del vino.

- Para entonces, el oporto todavía no aparecía en escena ya que toma su sitio -en la historia cuando Inglaterra entra en guerra con Francia en el siglo XVII, -con la consecuente suspensión de las compras de los tintos de Burdeos y de las -champañas por parte de los ingleses, quienes en su afanada búsqueda de -sustitutos encuentran en la costa norte de Portugal los vinhos verdes, a -su parecer muy ligeros y rústicos, y al penetrar por la riberas del Duero -descubren, para su fortuna, unos vinos de rojo profundo y buen nivel de -astringencia que de inmediato despertaron el interés de los expedicionarios.

- Entonces, al abrigo de la estricta exigencia del refinado gusto inglés, -nació el oporto, bebida tan popular entre ellos que con frecuencia se le llama -“el vino de los ingleses”.

- Pero, ¿qué caracteriza al oporto? Hay que decir en primer lugar que recibe -el nombre de Porto, segunda ciudad de Portugal, que está en el valle del Duero -y cuyas hermosas terrazas escalonadas se deben al trabajo de sus viticultores. -Es un vino blanco o rojo, al que se le pone el adjetivo de fortificado porque al -tercer o cuarto día del proceso de fermentación se le agrega un poco de -aguardiente de uva. Esta práctica nació en aquellas gloriosas épocas de los -viajes por mar para que los vinos llegaran bien a la isla británica. Las uvas -favoritas para elaborar el rojo son la touriga nacional, touriga francesa, tinta -roriz, tinta barroca y tinta cao; para el blanco se utilizan la gouveio, -malvasía, mourisco, rabigato y alvarinho.

- A partir de 1986 se estipuló que los oportos finos se añejaran en las -bodegas que se sitúan en la ribera del Duero, frente a Oporto –llamada Vila -Nova de Gaia–, pues tienen la cualidad de ser muy frescas, lo que favorece -su crianza, pero sólo los empresarios ricos envejecen ahí sus oportos.

- El otro gran descubrimiento enológico que surge a consecuencia de los viajes -marítimos es el madeira, nombre que recibe de la isla volcánica que -está situada en el Atlántico y es posesión portuguesa.

- La historia de este raro vino comienza en 1418, cuando el capitán João -Gonçalves –conocido como “Zarco, el tuerto”– penetró a la isla -misteriosa destruyendo la barrera natural de árboles mediante un incendio. Se -dice que gracias a la ceniza de los árboles las tierras de la isla se -enriquecieron con potasio y con el humus, nutrientes valiosos para las uvas -malvasía, verdelho, sercial y bual utilizadas para elaborar el madeira que se -distingue por ser el seco más robusto del mundo.

- El capitán inglés James Cook compró en 1768 cerca de 14,000 litros de -madeira para estimular a su tripulación y a los hombres de ciencia durante su -viaje de exploración a Nueva Zelanda y Australia, que duró dos años.

- ¡Qué gran consuelo! Sin mujer, sin familia y con el enigma por delante, -sólo contaban con el placer de un buen vino adulterado con aguardiente para -aliviarlos de los duros embates marítimos.

- El madeira nació como fortificado a finales del XVIII, cuando un comerciante -se quejó de que lo adulteraban con brandy. La excusa fue que era necesario -añadir aguardiente a los vinhos da roda, como llamaban a los vinos -transportados en los navíos que iban a África, Asia y América del Sur. Los -expedicionarios solían conservar sus botellas de pie y descorchar los madeiras -más finos, los Vintage Port, cada 20 años. Los comerciantes y bebedores -se dieron cuenta de dos hechos: que esa adulteración, que ahora se llama -fortificación, daba fuerza a los madeiras, y que los viajes en alta mar los -maduraban armónicamente, pues los cambios de temperatura les daban un peculiar -estilo quemado. Los artesanos del madeira han perfeccionado la técnica bajo -estos dos principios. Pero, en lugar llevarlos a pasear por mar, durante un -mínimo de tres meses, someten los vinos menos finos a un calentamiento -artificial llamado estufagem, al que le sigue un enfriamiento rápido con -el fin producir vinos con sabor de cocido. Los más finos y caros no se -calientan artificialmente sino que envejecen en barricas de 600 litros y se -calientan al sol en las bodegas de Funchal.

- El madeira se hizo muy popular en Inglaterra y en los puertos estadounidenses -de Savannah, Nueva Orleans, Filadelfia, Charleston, Nueva York y Boston, donde -surgieron clubes de degustación de madeiras finos, considerados casi -inmortales, pues algunos pueden durar cien años o más. La declaración de la -Independencia de Estados Unidos en 1776 se celebró nada menos que con madeira.

- Y qué decir del jerez –otro fortificado–, conocido también con los -nombres de xérès, sherry y sack, del que hay mucho que -contar. Por ejemplo, que el temido pirata Francis Drake en el siglo XVI asaltó -el Puerto de Cádiz y robó 2,900 barricas del vino andaluz para venderlo a los -ingleses, que eran serios aficionados. Sólo diré para cerrar estas líneas que -Magallanes, al emprender su viaje alrededor del mundo, de 1519 a 1521, -estableció sus prioridades y el jerez ocupó un sitio de honor, ya que empleó -595 mil maravedíes para proveerse de jerez, mucho más de lo que empleó para -armas.

- En su obra de teatro Enrique IV, William Shakespeare escribió: “Si -mil hijos tuviera, el primer principio humano que les enseñaría sería abjurar -de toda bebida insípida y dedicarse al jerez”, cita que aunque un poco -exagerada revela la tradición andaluza de beber jerez que, como dicen: “bien -vale mil misas”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Tres son las zonas de denominación de origen más importantes para su -elaboración: Jerez de la Frontera, San Lúcar de Barrame-da, El Puerto de Santa -María, y ¡olé!

- La inmensidad de la cultura del vino es comparable a la de los océanos. -Cuidemos de ellos y cuidémonos, bebiendo menos y mejor.

Ahora ve
La reina Isabel II visitó en el hospital a las víctimas del ataque en Manchester
No te pierdas
×