Orgánico, natural, pero desconocido

México le vende café orgánico a Europa, pero poco, casi nada en el mercado interno.
Arturo Flores

Productores Orgánicos del Pacífico es una cooperativa que forma parte de la Coalición de Ejidos de la Costa Grande de Guerrero y que cuenta con el certificado de calidad necesario para exportar café orgánico a Europa. Sus principales clientes se encuentran en Alemania, Holanda y Bélgica. Para satisfacer las normas de producción orgánica, la cooperativa debe de cumplir con una serie de políticas internas tales como pagar salarios justos, además de ser muy cuidadosos con el medio ambiente.

-

Sin embargo, a pesar de ser una organización que ha tenido un impacto positivo a nivel local, regional, nacional e inclusive internacional, sus ventas de café orgánico en el mercado interno son prácticamente inexistentes.

-

Al parecer el sobre precio que se paga por el café orgánico es la causa primordial de que sus clientes no estén en el DF, Guadalajara o León. ¿Conoce el consumidor nacional las diferencias entre la producción orgánica y la producción “normal”? ¿Estamos preparados para el consumo de lo orgánico? ¿Existe un futuro comercial para el café u otros productos orgánicos en nuestro país? El objetivo de este artículo es adentrarnos en el tema de la producción y comercialización de lo orgánico en nuestro país, además de buscar que el interés del consumidor nacional por lo orgánico despierte.

-

La producción orgánica
Cuando hablamos de productos orgánicos tenemos que establecer dos aspectos que son parte fundamental de los mismos. Primero, todo lo concerniente a su producción y a las ventajas que ésta ofrece. Y en segundo lugar, todo lo relacionado a las condiciones de los trabajadores que se dedican a producirlo orgánico y a sus procesos de comercialización.

-

A diferencia de las producciones “normales” que se basan en la utilización de pesticidas o agroquímicos, la producción orgánica se sustenta en la utilización de algunos métodos entre los que destacan el uso de compostas, los insecticidas a base de plantas, el control biológico y los abonos verdes. Se puede afirmar que la producción orgánica en lugar de crear problemas ecológicos los resuelve, ya que contribuye de manera importante a la conservación de la biodiversidad, debido principalmente a que la siembra orgánica no daña los suelos ni produce efecto alguno en las aguas o la atmósfera. La ventaja primordial de la producción orgánica es la generación de productos libres de residuos tóxicos, es decir, más saludables para el consumidor. Está comprobado científicamente que los artículos orgánicos son más nutritivos, ya que, por ejemplo, no contienen trazas de anabólicos ni hormonas (STB) que pueden alterar el balance bioquímico de nuestro organismo.

-

El segundo aspecto que distingue a las producciones orgánicas es que generalmente van de la mano de la instrumentación de políticas salariales equitativas y de precios justos para sus mercancías. El llamado comercio justo o fairtrade busca establecer una relación más equitativa entre los países productores del sur y los consumidores del norte; por ejemplo, en Europa aumentan las organizaciones de comercio justo que están dispuestas a pagar un precio más alto al prevaleciente en el mercado a los productores que se dedican al comercio de bienes orgánicos.

-

De hecho podemos afirmar que la producción orgánica se ha convertido en una salida para miles de pequeños productores que, debido a que no cuentan con los recursos para hacerse de maquinaria moderna, se han dedicado a producir artesanalmente café, aguacate u otros de los muchos artículos orgánicos que actualmente se cosechan en nuestro país.

-

¿Estamos preparados para el consumo de lo orgánico?

-

En México en la actualidad existen aproximadamente cerca de 250,000 hectáreas que se dedican a la agricultura orgánica. Algunos de los cultivos más importantes que se cosechan son el aguacate, el cacao, la caña, el frijol, la jamaica, el jengibre, el maguey, el maíz azul y blanco, la mandarina, el mango, la manzana, la naranja, las nueces, la papaya, la piña, el plátano, la soya, la toronja y la vainilla, así como la leche de vaca. A pesar de esta aparente diversidad, el principal producto orgánico que se cosecha en nuestro país es el café, con cerca de 66% del total de las hectáreas de cultivo. El universo de productores orgánicos se encuentra representado principalmente por grupos indígenas, granjas familiares, cooperativas campesinas y pequeños agroempresarios que se han beneficiado de la relativamente mínima inversión en equipo requerida para ser un productor orgánico.

-

Una de las cuestiones que más preocupa a los productores orgánicos mexicanos es la falta de un mercado interno fuerte que demande sus productos. Mientras que en países como Alemania 85% de su producción orgánica es consumida por el mercado interno, en México sólo 15% de la producción orgánica total es absorbida por consumidores nacionales. Es decir, los productores orgánicos mexicanos se han visto en la necesidad de buscar fuera del país la demanda necesaria para sobrevivir. El principal argumento que la mayoría de los productores sostienen es que el aumento de entre 20% y 40% en el costo de los productos orgánicos los hace inalcanzables para una gran parte del mercado interno. Parecen olvidarse de un sector de la población que sí tiene capacidad de compra y en el que aparentemente todavía no despierta un gusto generalizado por lo producido sin agroquímicos. Podemos identificar varios factores que deben de ser tomados en cuenta para promover el consumo de los productos orgánicos nacionales. Primero, una toma de conciencia generalizada sobre cuestiones de salud. Segundo, una ciudadanía preocupada por el medio ambiente y por la sustentabilidad de la economía agrícola. Finalmente, la necesidad de que existan consumidores conscientes que cuestionen los procesos industriales basados en producir cantidad y no calidad.

-

¿Hay futuro para lo orgánico?
El principal producto orgánico, el café, es un buen ejemplo de lo que sucede con el mercado interno. Productores Orgánicos del Pacífico es una cooperativa que a través de la marca Café Atoyac Orgánico, Primer Café ha logrado internarse en los mercados europeos. Debido a que la producción de dicho café es totalmente libre de agroquímicos y a que su cultivo se considera artesanal, cuenta con un certificado de la agencia Naturland de Europa. No obstante, cuando ellos piensan en su mercado no piensan en México, piensan en Alemania, Holanda y Bélgica. A pesar de que la idea de consumir productos orgánicos es relativamente nueva en nuestro país, existe una creciente tendencia en su consumo.

-

El mercado de los productos orgánicos es de $25,000 millones de dólares anuales y cuenta con aproximadamente 100 países participantes como productores. Los pronósticos nos dicen que el mercado crecerá hasta alcanzar $100,000 millones de dólares en 2010. Estos datos son muestra de que, existe un mercado muy interesante para los productos orgánicos a nivel global y que México es territorio inexplorado. La recomendación es sencilla, la próxima vez que vaya de compras revise de dónde vienen las frutas o verduras que consuma. Pregunte si son orgánicas o no. Haga una comparación de texturas y sabores. Estoy seguro que notará la diferencia; además los agricultores de productos orgánicos nacionales se lo agradecerán.

* El autor es doctor en filosofía política por la Universidad de York en el Reino Unido; Research Fellow del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, donde actualmente desarrolla un indice de Empoderamiento Ciudadano; especialista en mecanismos de participación ciudadana y consultor de gobiernos locales.

Ahora ve
México es la cuna de la nochebuena, la flor de la Navidad
No te pierdas
×