Otra raya al tigre

Señales de un nuevo fracaso de la SCT, ahora en la licitación de casetas de cobro en autopistas.
Javier Peñalosa y Lolbé Corona

Uno tras otro, el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Pedro Cerisola, ha ido acumulando tropiezos en los poco más de dos años que tiene en el cargo. Las características comunes de estos yerros han sido las decisiones polémicas y los enredos que éstas acarrean, que suelen terminar en la cancelación o el congelamiento de los proyectos  –baste recordar el nuevo aeropuerto de la ciudad de México y la ley de Telecomunicaciones–.

-

La siguiente complicación que se vislumbra en el panorama es la concesión del cobro de peaje en las autopistas del país, otorgada por Caminos y Puentes Federales de Ingresos, paraestatal de la SCT, a Información para la Diversión, firma mexicana que se asoció para participar con la española Tecsidel, a través de I&A Tecsidel. El contrato es por ocho años y el compromiso invertir $400 millones de dólares, para alcanzar en ese lapso un total de 750 millones de cruces (casi el doble de los que se dan actualmente).

-

El fallo fue resultado de un proceso que, si bien seguido de cerca por el capítulo mexicano de Transparencia Internacional para verificar que no se diesen actos de corrupción, estuvo marcado por la confusión desde su inicio, dado que los términos fueron tan poco claros que se dieron más de 1,800 preguntas por parte de los jugadores, muchas de las cuales no fueron respondidas a su entera satisfacción.

-

“Han quedado indefiniciones o lagunas que nos preocupan. Hay apuestas a un mismo tema que son diferentes. No contrarias, pero sí diferentes, lo que implica cierto riesgo”, apuntó Miguel Doncel, directivo de Thales e-transaction.

-

Trascendió que la oferta de I&A Tecsidel fue de $6.15 pesos por cruce, casi 18% abajo de su más cercano competidor, Telepeaje, una coalición lograda dos semanas antes de emitirse el fallo y formada por Integra, Inbursa –de la familia Slim–, Nasoft –que se dice es apoyada por María Asunción Aramburuzabala– y Thales.

-

El ganador de la licitación utilizaría tecnología gala y una radiofrecuencia que puede ser el talón de Aquiles para que esta decisión se revierta.

-

Hace un año el organismo estadounidense Intelligent Transportation Society America (ITS) advirtió a la SCT que las frecuencias utilizadas para el telepeaje debían ser compatibles con las que se manejan en Estados Unidos y Canadá (915 gigahertz), y la que piensa operar el nuevo concesionario (5.8 gigahertz) no está disponible en aquellos países.

-

Mientras I&A Tecsidel se apresta a iniciar operaciones, Telepeaje piensa argumentar que, dadas las imprecisiones en las reglas de la licitación, la propuesta de la empresa triunfadora y la suya no parten de las mismas bases ni ofrecen lo mismo, por lo que pedirán que se reconsidere el fallo.

-

Todo apunta a que este asunto habrá de complicarse, al igual que ha ocurrido con otras decisiones trascendentales que debió haber tomado la SCT.

Newsletter
Ahora ve
Con López Obrador no habrá aumento de impuestos: Alfonso Romo
No te pierdas