Otra vez a las andadas

Al &#34Aprendiz&#34 no le preocupa declarar en bancarrota sus casinos.
Pilar Melero

Su pasado lo persigue. Ya llevaba un buen tiempo en que todo salía perfecto. Y de manera repentina el multimillonario Donald Trump declara en bancarrota su imperio de casinos, luego de meses de negociar con los accionistas la reestructuración de una deuda por $1,800 millones de dólares.

- No obstante, eso no impide que la prensa lo califique como el “empresario del espectáculo” y el mundo de las finanzas lo describa como un brillante negociador. Y vaya que lo es, ya que mientras algunos lo ven en serios problemas, lo cierto es que el capítulo 11 de la Ley de Quiebras protege a una empresa de la amenaza de demandas por parte de los acreedores mientras reorganiza sus finanzas. “No creo que sea un fracaso, es un éxito”, afirmó Trump.

- Para este singular empresario este tipo de problemas no son novedad. Trump se convirtió en los años 80 en el rey Midas de los proyectos urbanísticos de lujo, pero la crisis inmobiliaria de la década siguiente casi le arruinó la vida. Aun así, mientras los bancos le reclamaban $9,200 millones de dólares, las revistas de moda y chismes retrataban al magnate de viaje en Europa, acompañado de -mujeres glamorosas. Al final, y contra todo pronóstico, logró salvar sus negocios, cerrando operaciones espectaculares en Nueva York.

- Esta bancarrota sólo es un “negrito en el arroz”, ya que en otras áreas sus negocios van viento en popa. Su apabullante éxito como productor del show de televisión “El Aprendiz”, una versión en negocios de “La Academia”, ha proyectado al magnate Donald Trump como el empresario de moda en el ámbito multimedia. Su impacto ha sido tal, que polémicos millonarios como el dueño de los Dallas Mavericks de la -NBA, Marc Cuban, anunciaron que estrenarán programas similares la temporada que viene. -

Ahora ve
No te pierdas