Paciencia de boticario

-
Guadalupe Rico

Aunque no ostenta un título universitario ni transitó por una escuela de negocios, a María Guadalupe Ramírez no le ha hecho falta. Las experiencias que durante 37 años ha vivido en Química Franco Mexicana Nordín –12 de ellos como presidenta y directora general– han sido la mejor escuela para la empresaria jalisciense.

- -

Tenía de quién heredar. Su padre, sin más estudios que el quinto año de primaria, aprendió la farmacéutica en una botica de Arandas, Jalisco. En 1947, David Ramírez fundó Nordín, un laboratorio que improvisó en su casa del pueblo alteño y que era administrado por Bertha Fruchier, su esposa. La compañía tiene ahora 25 centros de distribución, con más de 6,000 clientes en toda la república –entre mayoristas y detallistas– y maneja más de 32 productos, todos con precios unitarios al público menores a $30 pesos, logrados gracias a una política de reducción de costos y sacrificio de utilidades.

- -

Establecida la firma familiar en Guadalajara desde 1950, Guadalupe –la mayor de siete hermanos– ingresó en ella como secretaria de Crédito y Cobranzas a los 17 años. En tres años se ganó el puesto de administradora.

- -

Casada a los 24 años, ni el matrimonio ni la maternidad le impidieron dedicarse al laboratorio. Las oficinas, recuerda, fueron el espacio donde creció y jugó su único hijo. Al divorciarse, 13 años después, aumentaron las obligaciones laborales y familiares. "Me quedé de subdirectora y administradora, de mamá y papá."

- -

La mayor prueba de fuego para Ramírez fue cuando fallecieron sus padres. Entonces asumió la Presidencia y la Dirección General de Nordín y, por tanto, la responsabilidad de mantener y hacer crecer el legado familiar.

- -

Guadalupe está orgullosa de que gran parte de los 130 empleados han acumulado hasta 40 años de permanencia en la empresa. Ha puesto los medios para que estudien la primaria o la secundaria y alienta a las obreras a que se capaciten.

- -

El primer proyecto fuerte que enfrentó al tomar las riendas del negocio fue la construcción de nuevas instalaciones en 1994, sin despegarse un ápice de su política de no pedir un solo peso prestado. Otro desafío fue el cambio de imagen de la corporación y de todos los productos del laboratorio. Si bien algunos de los medicamentos desarrollados por el fundador –como el antigripal Dual’s Nordín– habían conseguido mantenerse en el mercado, sus hermanos e hijo (incorporado al área publicitaria) la convencieron de darle un aire fresco a los productos e iniciar campañas promocionales para penetrar en las jóvenes generaciones de consumidores.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El plan de comunicación incluye el patrocinio de las Chivas del Guadalajara y los Rojinegros del Atlas, los equipos favoritos de Ramírez, quien se declara apasionada del futbol, aunque su mayor pasión es el trabajo –aclara esta mujer que no tiene horarios, no toma vacaciones, no lleva una vida social y a quien tampoco le gusta participar en los organismos empresariales–.

-

Ahora ve
Amazon abrió su primera librería física en Nueva York
No te pierdas
×