Paisano busca house

El negocio inició hace siete años y no ha despegado. La crisis de 2008 le dio un coletazo mortal.
Alma López

“A mi hijo lo conozco por internet”, cuenta con la voz entrecortada Elpidio Aguirre. Salió de León, Guanajuato, hace casi cinco años para irse de ‘mojado’ a Estados Unidos, los mismos cinco años que está por cumplir su hijo menor a quien nunca ha abrazado. Elpidio trabaja en Chicago. Es mesero en un restaurante de comida mexicana que se llama Mi Tierra. Extraña a su familia, se siente solo, pero aguanta porque tiene un sueño: contar con una casa propia.

- Pese a ser indocumentado, una empresa mexicana le dio un crédito hipotecario para comprar una casa que su familia ya disfruta en Guanajuato. “Vivir solo es un sacrificio que uno hace. A veces, hasta hablo solo”, dice. Pero asegura que vale la pena. “Mi vida es la casa”.

- Aunque parecería una locura darle un préstamo a un mexicano que vive de manera ilegal en EU, por el alto nivel de riesgo y sus ingresos tan irregulares, para BBVA Bancomer existe un “potencial enorme” en este mercado, dice Elizabeth Bermudez, directora de Hipotecaria Mexicana, la filial de Banca Hipotecaria Bancomer con sede en Chicago, Illinois.

- Mercado millonario
En Estados Unidos viven 30 millones de personas de origen mexicano, con ingresos anuales mayores a 15,000 dólares, de los cuales 11 millones migraron hace menos de 20 años, y aún sueñan con tener una casa propia en su tierra natal. El mercado de migrantes mexicanos tiene un valor de al menos 300,000 millones de dólares (MDD).

- Para conquistar este mercado, en 2003, varias empresas mexicanas comenzaron a ofrecer hipotecas. La primera en lanzar el producto fue Conficasa; le siguieron Su Casita, Crédito Inmobiliario y, al final, Hipotecaria Nacional, que en enero de 2005 fue adquirida por BBVA Bancomer, el banco con mayor número de activos en México.

- Algunas de las empresas desarrolladoras de vivienda que le entraron a este negocio son ARA, GEO y Homex, además de algunas firmas locales, como Grupo San Carlos, de Guadalajara, y Tres Marías, de Michoacán.

- La Sociedad Hipotecaria Federal (SHF)), el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) y el Instituto para Mexicanos en el Exterior (IME) de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) respaldaron este esfuerzo que parecía dar a los paisanos en EU la posibilidad de hacer realidad su sueño: comprar una vivienda.

- Las empresas hipotecarias lanzaron productos con todas las ventajas: créditos en pesos o dólares, a tasa fija, a plazos de 20 y 30 años, con muy pocos requisitos y sin importar la situación migratoria. Parecía el mexican dream para los mexicanos que se habían ido en busca del american way of life.

- Pero algo falló porque el negocio nunca se echó a andar. Entre los posibles clientes hubo desconfianza y temor de que sus datos fueran mal usados para delatarlos a la ‘migra’. El tipo de productos que les ofrecieron nunca se adaptó a sus necesidades. Por si algo faltara, en 2008 vino la crisis financiera mundial que pegó con fuerza a EU y golpeó el mercado laboral para los migrantes mexicanos.

- Hoy, pese a las perspectivas aún inciertas sobre la recuperación económica de México y el mundo, BBVA Bancomer cree que este mercado no está muerto.

- Sólo queda uno
Todo empezó en 2003. El boom de la vivienda, que inició el año 2000, apenas tomaba vuelo. Era tal el impulso del financiamiento hipotecario que varias firmas hipotecarias apostaron por dar créditos al sector de la economía informal, entre ellos, a los mexicanos que habían migrado de ‘mojados’ a EU, un segmento que los bancos jamás voltearon a ver.

- Al principio, las expectativas sobre este tipo de créditos hipotecarios eran muy altas. José Manuel Agudo, presidente y director general de Hipotecaria Su Casita, abrió su primera oficina en Denver, Colorado, el 30 de septiembre de 2003, con el programa ‘Un pedacito de México’. Ahí, aseguró que los créditos para los mexicanos que viven en EU representarían entre 15 y 20% del total de su negocio en dos o tres años. Hipotecaria Nacional, de Bancomer, tenía como meta colocar 10,000 hipotecas al año, con el programa ‘Tu opción en México’.

- Pero la realidad ha sido distinta. Desde hace seis años, Su Casita ha otorgado poco más de 1,075 créditos y Banca Hipotecaria Bancomer, menos de 3,000. Ahora, el único jugador que queda activo en el mercado es Bancomer, que colocó en 2010 alrededor de 500 préstamos.

- “La expectativa era muy grande en su momento, pero nos encontramos con que es bastante complicado atender a estos clientes, sobre todo por su desconfianza, pues no nos creían que les íbamos a prestar o pensaban que les daríamos información a las autoridades estadounidenses”, cuenta David García, subdirector de Productos Binacionales de Banca Hipotecaria Bancomer, con oficinas en la Ciudad de México.

- Otra razón por la que las hipotecarias fracasaron fue que nunca se ofrecieron productos adecuados. Para una gran mayoría de los paisanos, comprar una casa nueva en un condominio no es la opción: prefieren adquirir una vivienda que su familia ya esté rentando u obtener un préstamo para construir en un terreno de su propiedad.

- Claudia Velázquez, directora de Estudios de Mercado de la consultora Softec, explica que “lo que las empresas ofrecen y lo que ellos necesitan nunca ha coincidido”. Dice que el futuro de este mercado está en la flexibilización de las entidades financieras para ofrecer productos que se adapten a las necesidades de los paisanos, como préstamos para la autoconstrucción o para la compra de casas prefabricadas.

- Del sueño a la realidad
Eduardo Morales, de Puebla, tras una fuerte insistencia de sus cuñados, decidió irse a EU a probar suerte. La idea era trabajar allá y ahorrar para poder comprar pronto un casa propia. Era abril de 2004. Caminó durante dos noches por el desierto para poder cruzar la frontera. Trabajó limpiando mesas en diferentes comedores y supermercados.

- Hoy ya es cocinero en un restaurante italiano y está pagando una hipoteca por una casa de 234,000 pesos que compró en Tehuacán, Puebla. Sueña con regresar a México con su esposa y su hijo.

- Desde 2008, cuando estalló la crisis financiera internacional, historias como la de Eduardo son cada vez menos frecuentes. Los sectores donde más se concentran los migrantes mexicanos fueron de los más afectados en EU: construcción, comercio y manufacturas. En este segmento, las tasas de desempleo alcanzaron niveles históricos, cercanas a 13%, tres puntos porcentuales por encima del promedio, según el estudio ‘Situación Migración México 2010’, de BBVA Research. En la actualidad, permanecen desempleados cerca de 1.6 millones de mexicanos, de los que alrededor de 45% son migrantes.

- La crisis en la Unión Americana obligó a los migrantes a disminuir sus envíos de remesas, que en 2009 cayeron 15.7%, lo que afectó de forma directa los planes de los migrantes para adquirir una casa en México, explica Phillip Hendrix, director general de Coldwell Banker, una firma mundial dedicada a la compraventa de inmuebles.

- De 2007 a 2009, el destino de las remesas dentro del gasto de las familias en México se dedicó, sobre todo, a satisfacer las necesidades básicas: los gastos corrientes, como comida, renta y salud, pasaron de 78 a 81%; el monto de ahorro pasó de 9 a 7%; gastos escolares, de 7 a 6%, mientras la compra de una propiedad bajó de 1 a 0%, señala el estudio ‘Pobreza, migración y remesas en México’ (UNAM, 2010).

- “En estos momentos, hay necesidades más apremiantes que la vivienda”, dice Hendrix.

- Mientras, en México, las sociedades financieras de objeto limitado y múltiple (sofoles y sofomes), que eran las entidades que estaban otorgando este tipo de créditos a los paisanos en EU, también sufrieron el coletazo de la crisis.

- Manuel Campos, vicepresidente de Hipotecaria Su Casita, explica que el sector sufrió tres impactos simultáneos. Primero, la quiebra de Lehman Brothers en 2008 cerró los mercados financieros para que las entidades se fondearan. El segundo impacto fue la crisis económica, y el tercero, que afectó sobre todo las zonas fronterizas y de playa, fue el que causó el virus de la influenza AH1N1.

- El ejecutivo de Su Casita comenta que “la crisis económica y la influenza hicieron que los acreditados tuvieran un problema de flujo de efectivo, por lo que la cartera vencida creció de una manera importante, pues la gente tenía la voluntad de pagar, pero no tenía la capacidad de pago”.

- Mexican dream
“Poder comprar casa es un sueño que podemos hacer realidad, pero sólo en el extranjero, porque si nos hubiéramos quedado en México, nunca lo hubiéramos podido hacer”, dice José Alfredo Zepeda, un jalisciense de 48 años, que vive en Bolingbrook, Illinois, desde que tenía 23, y hoy está a punto de terminar el pago de una casa de 625,000 pesos que compró en Puerto Vallarta.

- Pese a la crisis, el mercado sigue ahí. Las tasas de desempleo entre los migrantes han comenzado a descender. En el caso de los mexicanos, el empleo ha aumentado 3% desde que alcanzó su nivel más bajo, aunque aún es inferior en 3% al que tenía antes de la crisis.

- Debido a la mayor flexibilidad laboral y a que perciben menores salarios, si continúan mejorando las condiciones económicas en EU, “se esperaría que el empleo se siga recuperando en forma más acelerada para los migrantes, y entre ellos, los mexicanos, en comparación con el promedio de la población estadounidense”, explican Adolfo Albo y Juan Luis Ordaz en el informe ‘Situación Migración México 2010’.

- La crisis tampoco detuvo la migración hacia el vecino del norte, sólo debilitó el ritmo con el que ocurre. No obstante la fuerte caída de actividad en los sectores construcción, manufacturas y servicios en Estados Unidos, y el endurecimiento de los controles migratorios, la emigración de mexicanos sólo se ha desacelerado, pero nunca ocurrió un regreso masivo de paisanos, como muchos esperaban.

- En 2008, emigraron 658,000 y en 2009, 557,000. “Todo parece indicar que una vez que la economía estadounidense comience a recuperarse, continuará la demanda de mano de obra migrante y, por tanto, algunos mexicanos tendrán nuevamente incentivos para emigrar”, explican Albo y Ordaz.

- Hendrix, de Coldwell Banker, asegura que “el mercado volverá a ser apetitoso porque la gente sigue ahí y va a necesitar vivienda”.

- Estrategia binacional
A Elpidio Aguirre, los ‘polleros’ que lo iban a pasar del otro lado le dijeron que en tres días ya estaría en Estados Unidos, pero no fue así. A él y a otros mexicanos se los llevaron caminando durante 15 días entre la lluvia y el frío. En el trayecto los asaltaron dos veces y les quitaron todo: dinero, comida y agua. Todo.

- Ahora sólo parece un mal sueño. Desde Chicago, Elpidio, pese a ser ‘ilegal’, está pagando una casa de 300,000 pesos donde ya vive su familia. “Voy a regresar con la frente en alto a mi tierra”, dice.

- Estas historias del mercado migrante, que ha mostrado su alta resistencia a las crisis, hacen confiar a Elizabeth Bermudez, directora de Hipotecaria Mexicana, en el potencial del negocio. “La gente que no tiene mucho tiempo viviendo en Estados Unidos es la más interesada en comprar una casa porque se trata de familias fracturadas”, señala.

- Pese al alto riesgo, los mexicanos que viven en la Unión Americana tienen más facilidades para obtener una hipoteca que quienes viven aquí. Ricardo Aguirre, director de Desarrollo de Productos Individuales de Banca Hipotecaria de Bancomer, explica que “hay más formas de comprobar ingresos de manera formal allá (en EU) que aquí. Allá la mayoría sí tiene un recibo de pago y todo mundo paga impuestos”.

- Para comprobar los ingresos de los acreditados, por ejemplo, Bancomer utiliza en 90% de los casos recibos de nómina. A quienes están en el mercado informal de la economía, les realiza un estudio socioeconómico para saber cuánto ganan; también se les acepta el recibo del envío de remesas como comprobante de ingresos.

- Banca Hipotecaria Bancomer ha logrado colocar 2,320 créditos, 386 por año en promedio. Aunque cuando inició el proyecto ‘Tu opción en México’ su meta era otorgar 10,000 hipotecas anuales a migrantes, el objetivo se fue recortando año con año, “y más con la crisis”, lamenta Aguirre.

- Bancomer tiene alrededor de 2,000 clientes migrantes. En 2010 otorgó 500 hipotecas, espera colocar 700 este año y 1,000 anuales a partir de 2012, una vez que las economías mexicana y estadounidense se recuperen por completo de la crisis. Para lograrlo, cuenta con el apoyo del BBVA Compass, que tiene oficinas en Texas, Alabama, Arizona, California, Florida, Colorado y Nuevo México. También está Hipotecaria Mexicana, con sede en Chicago, que realiza promoción en todas las sucursales de BBVA Compass.

- El producto ‘Tu opción en México’ se promociona a través de anuncios de televisión y en medios impresos. Además, se hace propaganda en todos los consulados y en ferias, dice Elizabeth Bermudez. “Creemos que existe el potencial de negocio”, asegura David García.

- Para lograr la meta, dice, “estamos tratando de que desarrolladores se suban al negocio para que la gente se anime más a comprar su casa, o buscando corredores externos que tengan la expertise para ayudarnos a vender el producto”.

- Intentarlo de nuevo
En 1985, José Alfredo Zepeda cruzó por segunda vez al otro lado. Pero no pudo llegar a Chicago. La ‘migra’ lo agarró en Chulavista. Estuvo detenido casi siete horas. Después, lo regresaron a Tijuana. Cuando bajó del autobús junto con otros migrantes mexicanos, un agente les dijo: “Muchachos, aquí los dejamos. Buena suerte. Y traten otra vez, inténtelo otra vez, porque si no lo intentan ustedes, nos van a dejar sin trabajo. Por ustedes, nosotros comemos”. José Alfredo recuerda y se ríe: “Y sí lo intentamos otra vez, y pasamos”.

- Como lo muestra la historia de José Alfredo, el mercado es muy grande y seguirá creciendo. En 2006, la contribución de los migrantes mexicanos al Producto Interno Bruto (PIB) de EU se había duplicado en 14 años hasta alcanzar un total de 485,000 MDD, según un estudio de la Red Internacional de Migración y Desarrollo, una organización sin fines de lucro que integra instituciones de investigación, organizaciones de migrantes y pro-migrantes. Además, ese año coadyuvaron con 268,000 MDD a la dinamización del mercado interno estadounidense, gracias a su capacidad de consumo.

- “Aún existe potencial en el mercado”, asegura Antonio Ramírez, director general de la consultora Arx Patrimonium. Explica que la base de clientes asalariados de las instituciones financieras se está reduciendo, por lo que las entidades flexibilizarán sus criterios de otorgamiento de préstamos para captar a personas del mercado informal, dentro del que entran los migrantes mexicanos ilegales en la Unión Americana.

- Elizabeth Bermudez, de Hipotecaria Mexicana, dice que el mercado de migrantes mexicanos en EU vale por lo menos 300,000 MDD. Por eso, insiste, BBVA Bancomer no desistirá en su plan de negocios y dice como advertencia: “Quien no le apueste a este mercado latino se quedará fuera, perdido”.

- -

-

-

- -
DE ‘MOJADO’ A MÁNAGER
-

- Tenía 16 años cuando cruzó por primera vez de mojado a Estados Unidos. - Caminó por varios días por las playas de Tijuana, rodeó montañas hasta - llegar a San Diego. Ahí lo subieron a una pick-up, donde viajó dos horas - enrollado en un doble fondo de la camioneta, entre el cofre y las - salpicaderas, hasta llegar a Chicago. José Alfredo Zepeda González - aguantó el calor y el encierro por el sueño, por la necesidad de tener - una casa propia.
-
- “Yo era carnicero en México, pero no me gustaba mucho. Yo tenía otros - planes, yo quería hacer otras cosas. Y siempre me gustó trabajar. Cuando - yo me vine para acá, me vine con la mentalidad de que no toda la vida - iba a trabajar para alguien”, cuenta.
-
- Estuvo 22 años trabajando en la pequeña cadena de supermercados El - Güero: ahí fue carnicero, luego jefe de carnicería y, más tarde, mánager - de la tienda. Al final, logró ser el gerente de la cadena de ocho - tiendas.
-
- En el año 2000, inició con un amigo venezolano un negocio de venta - directa de carne. Entre los dos tenían 35,000 dólares para iniciar. El - resto del dinero lo obtuvieron con créditos. Hoy, José Alfredo gana - entre 80,000 y 90,000 dólares al año, más las comisiones que logra según - marche el negocio.
-
- “Yo, como buen mexicano que soy, nunca tuve miedo de la crisis. Como mi - negocio es de comida, por más crisis que haya en cualquier país y en - cualquier parte, la gente no puede dejar de comer”, cuenta.
-
- José Alfredo tiene 48 años, y nunca se imaginó que un día compraría una - casa en la playa, en Puerto Vallarta, de 625,000 pesos, con un préstamo - otorgado en pesos por una hipotecaria mexicana. “Toda la gente, todos - los millones de mexicanos que nos vinimos para acá (a Estados Unidos) - pensamos que si nos quedábamos en México jamás íbamos a poder comprar - una casa”, dice.
-
- Comenzó en octubre de 2009 a pagar su hipoteca, pero asegura que - terminará en dos meses más. Vive con su esposa y sus cuatro hijos en la - Unión Americana, pero después de su primera experiencia con un crédito - en México, planea comprar cinco casas más en su país natal. “Si un día - me retiro, yo le voy a pedir a mi hijo que me mande 1,000 dólares a la - semana y lo demás ya es para él. Y las casas en México serían mi forma - de entretenerme”.

- -

-

- -

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

-

- - - - - - - - - - - -
-EL SUEÑO MEXICANO
-Banca Hipotecaria Bancomer ofrece créditos para que paisanos en EU compren casa en México. Las características del crédito y los requisitos parecen de ensueño.
-Características -Requisitos
Créditos en pesos a tasa fija. Demostrar solvencia económica.
Financia hasta 90% de la casa. Tener un año en la misma actividad laboral
Sin tope en el valor de la vivienda. Comprobar mínimo seis meses en
-su domicilio actual.
Plazos de cinco a 25 años Solicitud requisitada y firmada.
Sin penalización por adelantar mensualidades o por liquidar el
-crédito antes del plazo contratado
Tener un familiar que lo represente
-en México
Préstamos para casas con valor desde 180,000 pesos. Tener sano historial crediticio en México y EU
Cuenta con seguro de vida y/o
-invalidez total y permanente, así
-como seguro de daños al inmueble.
Identificación oficial mexicana, comprobantes de domicilio y de
-ingresos
No importa la situación migratoria. Edad desde 18 hasta 75 años.
-FUENTE: Banca Hipotecaria Bancomer.
Ahora ve
Las brigadas internacionales apoyan en Álvaro Obregón
No te pierdas
×