Palabra de honor

México respeta los arbitrajes internacionales, las empresas no.
Jesús Hernández

México suscribió la Convención de Nueva Y0rk (1958) y la de Panamá (1975) para ejecutar los laudos de arbitrajes internacionales, pero las empresas  con fallos en contra se resisten a acatarlos.

- En el conflicto entre GRC e Infored, el juez sexto de distrito en materia civil en el Distrito Federal ratificó la validez del fallo de la Corte Internacional de Comercio (CIC) con sede en París, que condenó a Radio Centro al pago de $21 millones de dólares a favor de Infored, propiedad de José Elías Gutiérrez Vivó. Pero GRC dijo que apelaría la decisión.

- Esta misma escena la han vivido TV Azteca y CNI. En 2002 la CIC declaró válidos los contratos celebrados en 1998 entre las empresas. Tras el fallo, ambas compañías se declararon ganadoras del laudo. El pleito sigue en tribunales.

- En teoría, las empresas acuden al arbitraje internacional para arreglar sus diferencias, ya sea por acuerdo previo  o bien como vía de solución post factum, bajo la consigna de que no existe una instancia superior y de acatar el fallo, explica Luis Miguel Díaz, presidente del Centro Interdisciplinario para el Manejo de Conflictos.

- El arbitraje, que debería ser más eficiente en costos y tiempo, se convierte en un proceso a veces más caro que la justicia del Estado. Pero “más que una falla de las autoridades es un problema de cultura empresarial”, señala Díaz.

- Pese a estos casos específicos, aclara, la mayoría de las empresas siempre acepta el arbitraje.

Ahora ve
No te pierdas