Paladares exigentes

-

Tiene 29 años y ya es autoridad. La avalan sus estudios en la escuela de Hotelería de Lausanne, Suiza, sus prácticas de carrera en hoteles europeos, las enseñanzas de Juan Manuel Muñoz –el segundo somelier del mundo– y una infancia comiendo en el Champs Elysées. Hija de François Avernin, dueño del clásico restaurante, Sofía ha crecido en un ambiente de buena cocina y vinos. Sobre todo vinos, porque éstos son la parte del negocio familiar que ella adoptó para hacerla en grande. “Primero trabajé en el Champs con mi papá, que llevaba 25 años importando vinos para el restaurante, después empecé a desarrollar la venta a otros restaurantes y hoteles, y hace como seis años creamos Grandes Viñedos de Francia, que hoy distribuye a La Europea, Superama, Liverpool, El Palacio de Hierro… Tenemos cerca de 200 clientes”. La experiencia de Sofía es tan valorada, que muchos dueños de restaurantes, además de querer sus vinos, solicitan su servicio de capacitación a meseros. “Los hago probar y les doy el vocabulario básico para que sepan recomendar. Desgraciadamente se ha hecho de la cultura del vino algo muy elitista, pero no es así, cualquier persona que quiera clavarse a saborear y oler el vino puede aprender a catarlo. Yo he alucinado con la sensibilidad de algunos meseros”.

Newsletter
Ahora ve
La historia del bebé que nació con 4 piernas y 2 columnas vertebrales
No te pierdas