Para forjar <i>smart children</i>

-

Si bien nadie ha podido comprobar que un bebé que escucha desde la cuna a Mozart, a Beethoven o a Bach, tiene más probabilidades de convertirse en un ciudadano equilibrado y exitoso, ante la duda, más de una pareja ha decidido que envolver a su retoño en una atmósfera de “melodiosas notas” es un buen comienzo.

-

En el mismo canal, la National Academy of Recording Arts and Sciences Foundation ha iniciado una cruzada en las salas de maternidad de algunos hospitales de Estados Unidos. Hasta ellas han llegado paquetes musicales que ya se dejan escuchar en los cuneros. Los CDS han sido bautizados, muy a propósito, como Smart Symphonies, y su distribución gratuita es patrocinada por Mead Johnson Nutritionals, productor de la fórmula láctea Enfamil.

-

La estrategia de mercadotecnia es novedosa, y obra indudablemente a favor de la imagen de la firma fabricante, que también ha puesto la colección al alcance de sus clientes a través de su hot line (en un número 800), cobrando sólo una pequeña cantidad por gastos de envío. Desde luego, nadie puede pensar que someter a un bebé a los dulces acordes de los clásicos elevará su IQ. Tampoco lo hará genio en ciencias o en matemáticas. Lo que sí parece seguro es que propiciará climas y atmósferas favorables para la siesta y para el juego, hasta de papá o de mamá.

Ahora ve
"A Del Mazo le doy calificación de cero como alcalde": Vázquez Mota
No te pierdas
×