Para no ahogarse en una mar de datos

La saturación de información tiene su efecto boomerang en las empresas. Pero hay expertos que ayud
Antonio Mustarós

El descomunal volumen de datos al que se enfrenta a diario la sociedad actual promueve, según algunos estudiosos del ámbito comunicacional, una visión fragmentada de la realidad. Se afirma que bajo estas circunstancias no es posible llegar al fondo de las cosas y sacar todo el provecho posible de lo expuesto por los diversos medios de difusión. Es menester indagar más y estar dispuesto a desmenuzar ese cúmulo cotidiano de datos llamado, genéricamente, información.

-

La gran cantidad de ésta obliga a discriminar datos. Este fenómeno produce una paradoja: quien cree estar muy informado puede perderse —si desconoce cómo buscar en el mar de opciones o si no tiene desarrollada la capacidad de selección— en el laberinto de nombres, fechas, cifras, etcétera, y quedarse más confundido que antes de iniciar la búsqueda.

-

Peter Drucker, en su libro The New Realities, defiende esta tesis y afirma: “La gente asume que cuantos más datos obtiene está mejor informada, lo cual era un razonamiento válido en otras épocas de insuficiencia de información. Ahora, la abundancia de ésta origina una sobrecarga y conduce a la desinformación. Los especialistas en información son simples creadores de herramientas, pueden decir cuál de ellas utilizar para un fin específico, pero en últimas instancia, la decisión recae en el usuario de la información.”

-

Drucker arguye que “los ejecutivos, por tanto, tienen que saber identificar lo que es información y lo que no lo es, los datos que necesitan para reconocer sus labores, realizarlas adecuadamente y apreciar la calidad de su desempeño”.

-

Los servicios de información se han convertido en instrumentos imprescindibles para que las empresas conozcan y analicen su entorno, permitiéndoles tomar decisiones óptimas. Los de Información Selectiva (Infosel), la agencia informativa Reuters y Grupo de Economistas y Asociados (GEA), son algunos de los que suelen citarse con profusión.

-

Los tres ofrecen información económica, financiera y política, pero las noticias que presentan carecen de -análisis a profundidad. Debido a las limitaciones propias de compañías como éstas, los departamentos de análisis y decodificación de información —sobre todo económica, uno de los rubros más sensibles— de las empresas deben traducir al nivel -operativo la información adquirida.

-

En México, según datos de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi), 98% de las empresas son micro, pequeñas y medianas, y generan en conjunto 60% de los empleos. Estas -compañías, por cuestiones sobre todo presupuestales, se ven imposibilitadas de pagar los servicios informativos mencionados y, aunque pudieran sufragar el gasto, no cuentan la mayoría de las veces con áreas de análisis, por lo que las decisiones basadas en información sin interpretar resultan a la postre muy inciertas.

-

Otra opción
-
El Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac (IDEA), inaugurado apenas el pasado agosto, constituye una alternativa para las empresas de tamaño discreto que requieren de datos económicos confiables.

-

Laura Iturbide, directora de este órgano perteneciente a la Escuela de Eco­nomía y Negocios de la Universidad Anáhuac, explica que el instituto surge por la necesidad de vincular la cátedra y la práctica, ayudando a estas empresas a comprender y enfrentar las transformaciones de un mercado globalizado.

-

IDEA —dice Iturbide— intenta fungir cono una oficina de integración económica y empresarial, ofreciendo una serie de servicios de alta calidad y bajo costo gracias a la alianza estraté­gica con el grupo WEFA (Wharton Forecasting -Econometric Association), una de las principales compañías de información en el mundo.

-

La carta económica es el primer producto desarrollado por IDEA, de publicación trimestral y actualización mensual vía fax. Contiene en ocho ó 10 cuartillas información decodificada proveniente de WEFA y el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), dividida en cinco temas fundamentales: economía mexicana, análisis sectorial, análisis internacional, análisis político y un tema especial.

-

Su propuesta incluye la organización de desayunos trimestrales donde se proporcionará un resumen de esa -media decena de temas, y se planea invitar a personalidades del medio para dictar una conferencia sobre temas oportunos.

-

El servicio de la carta económica incluye una línea abierta de consultoría a través de fax, correo electrónico e Internet. Iturbide sostiene que se llegó a un acuerdo con el Tecnológico de Texas, que tiene un centro de apoyo a la pequeña y mediana empresas relacionado con otros núcleos similares en Estados Unidos.

-

“Una de las ventajas que poseen nuestros suscriptores es la de integrarse a este proceso de contacto entre las partes (Matchmaking) para promocionar sus productos o servicios y escalar el mercado estadounidense. Además, IDEA pondrá en marcha cursos y seminarios cortos de alto nivel sobre temas relevantes, diseñados para actualizar al pequeño y mediano empresario, quien por los elevados costos del mercado no tiene acceso a ellos” (curso de actualización fiscal, de negociación, planeación organizacional y estratégica).

-

La suscripción anual cuesta $8,500 pesos —una tercera parte del costo total de servicios semejantes que se brindan a grandes corporaciones—. En un -principio, IDEA estará dirigido a la comunidad Anáhuac, pero se planea ampliar en breve el servicio al público en general.

-

“Los individuos responsables de tomar decisiones en los negocios no son economistas”, advierte Iturbide. “De ahí la importancia de proveer de información confiable a personas que desconocen las sutilezas de la economía y su lenguaje. La información para no expertos debe ser descifrada y avalada, ya que cada vez el mercado demandará una mayor solidez en ella”.

-

Contraviniendo una opinión que empieza a permear en este mercado, la directiva cree que “Internet no viene a sustituir a los sistemas de información sino que los refuerza; no realiza análisis económicos y esa es la razón por la que se requiere que el analista haga la -descodificación sin sesgo alguno”.

-

Los sistemas integrados de economía mercantil funcionan como transmisores de información y sirven también para dirigir la producción de una empresa, promoviendo diversas formas del -producing on demand, por lo que se facilita el entrelazamiento de sectores y realidades anteriormente alejadas: la pequeña producción especializada con la producción en serie; la estrategia global de ventas con la local; la distribución con la fabricación y el almacenamiento... y lo que falta por venir.

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×