Para que vuelva el billete

El gobierno busca cambios en las regulaciones para que los fondos de inversión radiquen en México
Louise Guénette

¿Qué tienen en común Federal Express, Cisco, Starbucks y Google? Que en -algún momento recibieron capital de algún fondo privado que les permitió -convertirse en los colosos corporativos que son ahora. En cualquier parte del -mundo hay gente dispuesta a invertir en pequeñas empresas con potencial de -crecimiento para venderlas cuando son más grandes y rentables. Así obtienen -jugosas ganancias.

- Pero en México, esto casi no sucede. La regulación es hostil para estos -fondos que son el medio para que los inversionistas hagan este tipo de -operaciones con las empresas.

- Si un fondo tiene su domicilio en México entonces paga más impuestos que en -cualquier otro país y su posición como accionista de las empresas donde -invierte es menos segura.

- Por eso prefieren residir en Canadá o en alguna isla del Caribe, pues una -regulación más simple y el ahorro en impuestos compensan los gastos -adicionales de registrarse en esos países.

- Algunos de los que han actuado así son Antonio Ruiz Galindo, socio principal -de Industrial Global Solutions, con México Real Estate Investments y -Agroindustrial Investments; Ernesto Warnholtz, socio de Wamex, con Multinational -Industrial Fund; Jaime Serra Puche y Luis Perezcano, socios de SAI Consultores, -con NAFTA Fund; y Protego, un banco fundado por Pedro Aspe con Discovery -Americas I, un fondo creado con Discovery Capital Management.

- Cuando todos estos fondos “mexicanos”, que en realidad están registrados -en el extranjero, logren sus metas de financiamiento, representarán $391 -millones de dólares.

- Esto sin contar que los fondos regionales promovidos por Nafin para canalizar -la inversión hacia las empresas locales, como los de Tijuana, Chihuahua y -Sinaloa, también residirán fuera de México cuando terminen su -capitalización.

- Para evitar esta circunstancia el gobierno federal prepara una propuesta -legal que se planea incluir en el proyecto de la nueva Ley del Mercado de -Valores. Entre los cambios más sobresalientes destaca el tratamiento fiscal de -los fondos y la protección legal que lograrán al ser parte del capital de una -empresa.

- ¿Por qué tanto interés en este cambio? “El gran detonador del capital -privado en Estados Unidos se dio con el vehículo adecuado… por eso es -importante mejorar el funcionamiento de estos fondos de inversión”, dice -Eduardo Mapes, del área de Fondos y Sincas (Sociedades de Inversión de -Capital) de Nafin.

- Las economías que han alentado el capital privado han fortalecido a sus -empresas y los inversionistas han encontrado instrumentos muy rentables.

- En Canadá, por ejemplo, el valor de este sector es superior a $38,000 -millones de dólares, según estimados de Richard Remillard, director ejecutivo -de la Asociación Canadiense de Capital de Riesgo.

- En Estados Unidos, de enero de 2003 a marzo pasado los fondos inyectaron -$80,000 millones de dólares a 4,798 empresas, según Thomson Financial Venture -Economics.

- Mientras tanto, México se rezaga.

- Si se suma el monto de las Sincas y de los fondos que operan en el país -(mexicanos y extranjeros), apenas se alcanzan $2,300 millones de dólares, con -los cuales se ha apoyado a menos de 200 empresas. Las cifras anteriores muestran -sólo una parte del potencial que se intenta explotar con los cambios a la ley.

- Crecimiento en juego
-
Cada vez que se constituye un fondo, hay una nueva inyección de capital en -empresas. Grupo VO, por ejemplo, nació porque Luis Alanis vio en León, -Guanajuato, una fuerte demanda por la cirugía láser para la corrección de -problemas oculares. El Fondo Guanajuato aportó el año pasado $1.5 millones de -dólares y le dio apoyo administrativo. A la fecha la empresa de Alanis ya -recuperó $500,000 dólares.

- Cabos Marinos del Sureste es otro ejemplo. Los accionistas de este fabricante -de cuerdas en Mérida participaron en la compra de Wellington Cordage, empresa -estadounidense en bancarrota. Lo hicieron asociados al NAFTA Fund y otros fondos -en la Unión Americana. Cabos Marinos es ahora subsidiaria de Wellington y los -accionistas mexicanos tienen participación en una empresa de alcance global.

- Estos ejemplos aún son fenómenos aislados. Para que se multipliquen la -industria del capital privado tiene que desarrollarse en el mismo país. “Está -demostrado que el crecimiento de la industria de capital de riesgo es de los -inversionistas locales”, dice Mapes.

- Sin embargo, la única legislación vigente para el capital privado son las -Sincas o Sociedades de Inversión de Capital, nacidas en 1987. Sin embargo, este -vehículo tiene un régimen que ha pecado de sobreregulación.

- “El organismo regulatorio te decía cómo ibas a operar”, cuenta Fernando -Camacho, director general de Sinca Agros. “La autoridad entregaba hasta los -contratos que las sociedades firmaban para invertir en las empresas.”

- Su diseño fue ambicioso, explica Mapes, el directivo de Nafin. Las -sociedades fueron concebidas en aquel tiempo para que cotizaran en la Bolsa de -Valores, por lo tanto, la autoridad elaboró una regulación excesiva.

- Ese ahínco y la crisis económica acabaron con más de la mitad de las 58 -Sincas que existían en 1994. Ahora sólo quedan 25 que sumaban activos por $343 -millones de dólares a julio pasado.

- Esta cifra, sin embargo, también es una ilusión. La mayoría de las Sincas -está inactiva y la sociedad más grande, Sinca Inbursa, concentra la mitad de -los activos del sector.

- Esto es una distorsión importante ya que la Sinca de Carlos Slim “es -cautiva, de la propia casa,” dice José Antonio Contreras, secretario de la -Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap), un organismo fundado el año -pasado por los fondos emigrantes.

- La sociedad no compite para atraer inversionistas. El Grupo Financiero -Inbursa la ha utilizado para invertir en Grupo Televicentro, Ferrocarril del -Sureste, Grupo ACIR y proyectos con Corporación Interamericana de -Entretenimiento.

- Esta forma de operar es muy diferente al espíritu con el que se creó este -instrumento hace más de una década.

- La Secretaría de Hacienda y Crédito Público modificó el régimen de las -Sincas en 2003. Eliminó muchos requisitos y redujo la cantidad de informes que -había que presentar al basarse en el principio de revelación de información.

- Pero la nueva versión aún tiene deficiencias importantes. Por ejemplo, la -figura no permite al inversionista pagar sus impuestos de acuerdo con el -régimen fiscal de su país de origen, como es la práctica en varias -jurisdicciones, según Mapes.

- Al colocar su capital en estas sociedades, un inversionista estadounidense -pagaría impuestos de 34% sobre sus ganancias, lo cual es el doble de lo que -pagaría en casa.

- Adiós a los pequeños
-
Uno de los principales dolores de cabeza es el aspecto tributario. Además -de las Sincas, que hace poco tempo fueron modificadas, los demás fondos sufren -de doble tributación.

- Cuando la empresa que recibió capital de un fondo genera algún dividendo -después de haber pagado impuestos, éste llega al inversionista a través del -fondo. Si esta entidad no es objeto de exención fiscal, tanto el fondo como el -inversionista tienen que pagar impuestos por la misma ganancia, explica José -Antonio Contreras, de Amexcap, la asociación que impulsa algunos de estos -cambios en el sector.

- Esto ha provocado un éxodo de fondos mexicanos de capital privado. Desde -hace dos años, Canadá recibe buena parte de estos fondos gracias a que el -gobierno mexicano acordó evitar la doble tributación sólo a las entidades -instaladas en ese país.

- Pero ésta tampoco es una solución eficiente. “Tuvimos que contratar a -abogados en Estados Unidos para que nos hicieran todo el trabajo jurídico del -fondo. Otros juristas canadienses hicieron las adecuaciones necesarias para que -se pudiera domiciliar ahí y todo esto lo coordinó un despacho de abogados en -México”, cuenta Perezcano, de SAI Consultores, administradora de un fondo -ubicado en Canadá.

- Y no todos pueden darse ese lujo. Mapes, quien participa a nombre de Nafin en -la constitución de los fondos regionales, estima que el gasto de instalación -se duplica cuando el registro del fondo se hace en el extranjero.

- Implica además mucho tiempo y esfuerzo convencer a todos los inversionistas -de la necesidad de salirse del país para registrar el fondo.

- Esta situación “claramente desalienta a los fondos más pequeños, de $20 -o $30 millones de dólares, que pueden ser importantes para invertir en empresas -mexicanas más pequeñas”, dice Perezcano.

- Javier Delgado, director general del Fondo de Capitalización e Inversión -del Sector Rural (FOCIR), quiere promover fondos de $5 millones de dólares a -nivel de provincia para fomentar la creación de empresas rurales. Pero esto no -es posible si tiene que hacerlo en el extranjero.

- El Fondo Guanajuato, de $9 millones de dólares, probó la figura de -fideicomiso de inversión que normalmente se usa para fondos patrimoniales, de -fundaciones o de programas especiales de gobierno. Pero hoy Mapes está -arrepentido de haber recurrido a dicha forma. Asegura que salió más caro pagar -un fiduciario y que finalmente no obtuvieron una ventaja fiscal.

- La inversión de este fondo experimental en empresas termina en diciembre. -Astra Michaels, la administradora, quiere reunir más capital pero, igual que -las Sincas, la tributación uniforme de 34% del fideicomiso impide buscarlo -fuera de México, mientras que registrarlo en Canadá le costaría unos $50,000 -dólares, dice.

- Cambios de fondo
-
A falta de un marco regulatorio eficiente para este tipo de inversión, la -administración foxista propone crear la figura del fondo de capital privado -como parte del proyecto de la nueva Ley del Mercado de Valores, iniciativa que -todavía está en proceso de elaboración.

- La figura pretende solucionar el aspecto fiscal y la regulación se basaría -en el principio de revelación de información. El propósito general del -proyecto de ley es dar mayor certidumbre al mercado de valores y facilitar la -incorporación de un mayor número de empresas.

- En este mismo proyecto de ley se incluirá un segundo cambio diseñado para -promover el capital privado.

- El gobierno cree que una nueva sociedad anónima, registrada en la Comisión -Nacional Bancaria y de Valores y obligada a cumplir ciertos aspectos de gobierno -corporativo, daría más seguridad a los fondos con posiciones minoritarias en -las empresas.

- Se trata de la sociedad extrabursátil, que se ubicaría en una posición -intermedia entre las compañías que actualmente se rigen por la Ley de -Sociedades Mercantiles y las que cotizan en la Bolsa de Valores.

- Una de las diferencias sustanciales es que mientras la ley no permite a las -empresas comunes hacer distinción entre los accionistas, las sociedades -extrabursátiles podrían plasmar en los estatutos derechos específicos a los -socios minoritarios, como darles control sobre algunas decisiones claves y -garantizar sus opciones de compra o venta del negocio.

- La desinversión, que es otro problema que aqueja fuerte a los fondos en -México, sería solucionado con la creación de un mercado de valores privado y -no regulado, conocido como Over The Counter (OTC).

- En este mercado, organizado en principio a través de una página de -internet, se cruzarían la oferta y la demanda de empresas pequeñas y medianas. -Si el esquema es exitoso, se podría diseñar un sistema de cotizaciones.

- Hoy en día la forma tradicional en que los fondos salen de las empresas es -la venta a un comprador estratégico o un acuerdo donde el empresario fundador -se compromete a adquirir las acciones del fondo en la empresa, ayudado con su -parte proporcional de los dividendos del negocio.

- Eso fue lo que acordó Alanis con el Fondo Guanajuato. En seis años, el -doctor y empresario debería de pasar de su 10% inicial a 100% del Grupo VO.

- Y es que mientras más chica es la compañía en que se invirtió, más -difícil es liberarse. En seis de las 96 empresas de su portafolio, FOCIR -convirtió su participación en deuda que los dueños originales están pagando -poco a poco, precisamente porque no se encontró un esquema de salida, explica -Delgado.

- El mayor desafío
-
Los cambios legislativos solos no bastarán para fomentar el capital -privado. Existe también un gran reto educativo en México. Las personas -físicas con patrimonio no invierten en este tipo de fondos a pesar de que -pueden lograr rendimientos de hasta 25%.

- Las aseguradoras pueden invertir en estos valores pero aún no se animan, -según Eric Carlberg, director general de Baring en México.

- La ley no permite a las Afores hacerlo y Amexcap se fijó como meta de largo -plazo eliminar esa restricción. En julio pasado, la billetera de las pensiones -de los trabajadores inscritos al Seguro Social tenía $440,579 millones de pesos -disponibles para invertir. Más de 80% de esta cifra se invirtió en valores del -gobierno.

- Si estos fondos pudieran arrebatar tan sólo un punto porcentual de esta -cifra, significaría duplicar el saldo de las inversiones que hoy tienen las -Sincas, con lo que se esperaría una escalada de inversiones en cientos de -empresas mexicanas.

- A los propios empresarios mexicanos les falta convencimiento de las bondades -del capital privado. “Muchas veces no están acostumbrados a tener a alguien -más en su Consejo y lo sienten como una intrusión. No acaban de percibir o -evaluar si (los consejeros externos) efectivamente les ayudan a desarrollarse -mejor como empresa”, dice Delgado.

- Para Luis Antonio Márquez, director general de Amexcap, no hay duda de que -las ventajas del capital privado se extienden más allá de las ganancias para -los inversionistas. El auge de este tipo de inversión ayudará a generar -cambios en la visión que actualmente tienen los empresarios, dice.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Al asociarse con algún fondo las empresas dejan de ser familiares. Los -nuevos socios aportan sus conocimientos e ideas, actualizan la operación, -generan proyectos nuevos y fomentan el uso de nuevas tecnologías.

- “Es un fast track para acelerar procesos de desarrollo”, define -Márquez. Falta ver cuántos se animarán a probarlo.

Ahora ve
Chester Bennington, el vocalista de Linkin Park, murió
No te pierdas
×