París interminable

-

“La ironía me parece un potente artefacto para desactivar la realidad”, dice el narrador de este libro que podría ser de memorias si no fuera porque tiene mucho de invención y, sobre todo, de ironía.

- El autor revive para desmitificarlo –y así hacer su propio aporte al mito– aquel París ilustrado por Hemingway en París era una fiesta, la ciudad donde durante un siglo fueron a parar artistas y escritores atraídos por el aura del mundo bohemio de la alguna vez llamada ciudad luz.

- Hemingway habla con reverencia y nostalgia de un París donde fue “muy pobre y muy feliz” en los años 20; para Vila-Matas, en el contexto de los años 70, su experiencia parisina de escritor principiante fue ser “muy pobre y muy infeliz” allí.

- Este libro atrapa, como la nostalgia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Enrique Vila-Matas,
-
París no se acaba nunca.
-Anagrama, 233 páginas.

Ahora ve
Músico que conmovió en las protestas en Caracas ahora llora su violín roto
No te pierdas
×