Partido decisivo

El gobierno pelea el dominio del juego regional con Brasil. Su rol: mediocampista continental. Su me
Norma Lezcano
CIUDAD DE MÉXICO -

A siete minutos del tiempo adicional, Daniel Osorno venció al portero -brasileño. Fue un solo gol, que alcanzó para que “el Tri” ganara la Copa -de Oro. En el estadio Azteca, la escuadra nacional demostró en julio de 2003 -que esa vez pudo con el fantasma brasileño. También, pasó una señal al -Norte: si Estados Unidos pretende liderar el fútbol regional, la faena no le -resultará simple. Ahora, al sur del río Bravo, México quiere dominar el -balón y distribuir el juego.

- En Cancillería aseguran que la estrategia planteada por el Tricolor -con -avances, retrocesos y a la defensiva- tiene paralelo con la que México desató -en Latinoamérica para redimensionar su relación con EU.

- Luego de anunciar su ingreso al Mercosur como miembro pleno, el presidente -Vicente Fox cambió de parecer. Como Venezuela, pidió ser miembro asociado del -bloque durante la Cumbre de Puerto Iguazú (Argentina, el 8 de julio pasado). -“Cuando hablábamos de entrar de lleno nos referíamos a la parte política, -no a la económica”, explicó el canciller, Luis Ernesto Derbez, a Expansión.

- El funcionario había anticipado una integración comercial total, pese a que -el bloque resulta incompatible con el grado de apertura mexicano con base en los -TLCS que ya firmó con 12 países del continente.

- Pisar el balón y replantear la jugada fue, entonces, la consigna de Los -Pinos. “En lo económico, alcanza la estructura de acuerdos que tenemos con -los países de la región y el camino será profundizar la relación desde ahí”, -precisa Fernando de Mateo, jefe de la Unidad de Coordinación de Negociaciones -Internacionales de la Secretaría de Economía.

- Hasta ahora, México ha corrido por los laterales del Mercosur, en actitud de -cautela. Tiene un acuerdo de complementación con el bloque en su conjunto y -firmó seis TLC con sus asociados (Chile, Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador -y Perú). En mayo pasado puso en marcha el primer tratado con un socio pleno: -Uruguay. “A medio plazo, queremos otro con Brasil”, admite De Mateo.

- Desde hace años, éste es el gran clásico que los mexicanos buscan definir. -Son varias las razones geoestratégicas que lo urgen. “A México no lo -beneficiaría un ALCA liderado por Estados Unidos, porque los demás países -latinoamericanos que compiten con los mexicanos tendrían acceso al mercado -estadounidense”, explica Jan Smith, de Infoamericas, desde la sede en Miami.

- Además de la alta dependencia de las exportaciones mexicanas hacia el país -vecino, China le arrebató el segundo lugar como proveedor con 12.6% de -participación en las importaciones totales estadounidenses (las mexicanas -alcanzan 10.5%).

- “Lo último que necesita México es más competencia del sur, donde las -monedas están devaluadas y las exportaciones se vuelven más competitivas”, -sostiene Fernando Flores Kato, director de la oficina mexicana de Infoamericas.

- Planteado el juego así, “el cabildeo mexicano busca crear relaciones -bilaterales con los países o el bloque en su conjunto, para disminuir la -importancia potencial de un TLC de las Américas”, dice Smith. “México -necesita ir a la vanguardia en las negociaciones del ALCA”, coincide Antonio -Ortiz Mena, del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

- La oportunidad elegida por la administración Fox no podía ser más -oportuna. Con su membresía y la de Venezuela, ya son cinco los países -asociados al Mercosur. Sólo faltan Colombia y Ecuador que ya fueron invitados a -unirse. Todos estos países y los del bloque suman un mercado de 320 millones de -personas, a los que México envió en 2003 apenas 1.36% de sus exportaciones.

- Pero, como advierte Smith, el volumen del comercio no es el foco de la -estrategia. “México apuesta a crear un TLC con todos los países de América, -sin que ellos lleguen a uno general”. ¿Para qué? “Colocarse como la -entidad que se beneficie con un acceso privilegiado al mercado norteamericano”, -agrega el especialista en comercio internacional.

- El punto es claro: trabar el avance de la bilateralidad entre EU y -Latinoamérica. Y aunque las negociaciones dentro del ALCA lucen moribundas, -Washington no ofrece margen de ventaja: por su lado, acordó seis TLCS con -países de la región y está negociando otros tres. ¿Quién definirá este -partido?

- Brasil, gigante con temperamento
-“Durante 12 años, México miró a Norteamérica, económica y -anímicamente”, reconoce el canciller Derbez. Esa opción podría hacerle -pagar algunas facturas que sin duda las cobrará Brasil, país con el que -México concentra 70% del comercio que tiene con el bloque.

- “Brasil está decidido a ser el líder en las negociaciones del Cono Sur en -el ALCA”, afirma Sandra Utsumi, economista jefe del Banco Espírito Santo, -desde sus oficinas en Sao Paulo. “Además, no vemos posible un TLC con -México, ni de parte de Brasil ni del Mercosur. El primero ya tiene su acuerdo -con el TLCAN y, por otro lado, las negociaciones entre socios del bloque -sudamericano no avanzan”, agrega.

- Pero el gobierno brasileño tiene juego propio: “Intentará sensibilizar a -Estados Unidos para que el acuerdo sea positivo para ambos, si no, la amenaza es -profundizar las relaciones con la Unión Europea”, señaló Utsumi.

- Y en su acercamiento a China no pierde el tiempo. Lula ya firmó acuerdos -fitosanitarios (México va a la mitad del trámite, que dura cuatro años) y sus -exportaciones al país asiático aumentaron 80% en 2003. También las ventas -argentinas crecieron, 143%, y 58% las chilenas, mientras las mexicanas lo -hicieron 11.7%. Tan solo en el primer cuatrimestre de 2004, Brasil exportó a -China $58 millones de dólares por jugo de naranja y piel de bovino que, -anualizado, representa 34% de todas las exportaciones mexicanas a China.

- En una estrategia de seducción hacia el sur, México dio señales de apoyo a -Lula. “No es posible competir dentro del ALCA si Estados Unidos no elimina los -subsidios agrícolas”, dijo Derbez en una rueda de prensa. Pero más allá de -las declaraciones políticas, en la Cancillería mexicana son conscientes de que -la única posibilidad de mayor integración con Brasil pasa por otro lado. “Antes -que los resultados comerciales, lo importante es la inversión”, afirma el -consejero comercial de la embajada de México en Brasil, Roberto Díaz.

- Algo que también se percibe desde el otro lado. “La tendencia más clara -en las relaciones bilaterales son los flujos inversores”, agregó Utsumi. En -el primer cuatrimestre del año, México tuvo un déficit comercial con Brasil -de $856.7 millones de dólares (la cifra más alta registrada con esta nación -sudamericana, según Banxico) y las inversiones mexicanas, a junio pasado, -llegaron a $6,663 millones, según la oficina de Bancomext en Brasil. Monto al -que habría que agregarle otros $3,500 millones invertidos por empresas -mexicanas en Uruguay, Argentina y Chile.

- A diferencia de la balanza comercial, en inversiones el bloque es -deficitario: en México hay 25 compañías brasileñas que invirtieron $166 -millones de dólares, 450 PYMES argentinas que suman $23 millones y 92 empresas -uruguayas que destinaron $59 millones, según Bancomext.

- Desde el país de Lula, han llegado Scania, Marcopolo, Azaléia (la principal -fábrica de calzado, instaló una distribuidora); O Boticário (franquicia de -productos de belleza) y las tiendas de comida rápida árabe Habbib’s son -algunas de las empresas. Hasta Petrobras encabeza un consorcio con la japonesa -Teikoku y la mexicana D&S Petroleum para la explotación de gas en el bloque -Cuervito, de la Cuenca de Burgos. Hay otras 10 grandes empresas en espera, donde -podría incluirse una iniciativa de la Agencia Nacional do Cinema (Ancine) que -propone alianzas entre productoras de cine.

- ¿Cómo se explica esto? Con un pronóstico de crecimiento promedio de 5.3% -para este año, la región volvió a despertar interés, no tanto por su -capacidad de consumo actual como por los costos competitivos de producción que -ofrece. “El mercado va a madurar en cinco a ocho años. Si uno quiere estar en -la región, hay que entrar ahorita”, considera Jan Smith, de Infoamericas.

- Aunque no todo es color de rosa, tratándose de Sudamérica. Repatriar -utilidades “es un problema”, dice Flores Kato. “Pero una cosa es segura -–añade– las firmas que logren penetrar Brasil y México, más allá de -tener productos altamente competitivos, serán las que primero se armen de -inteligencia sólida de mercado”.

- En la Secretaría de Economía la principal preocupación es conseguir que -Brasil (primer receptor de las inversiones mexicanas) acepte establecer un -sistema de solución de controversias y el reconocimiento de la propiedad -intelectual de las marcas mexicanas. Aun sin esa red, que daría más garantía -para el retorno de la inversión, muchas compañías ya dieron el paso.

- A conquistar el sur
-Las empresas de Carlos Slim no fueron las primeras, pero sí las más -ruidosas. Presente desde 2001 en Brasil, Telmex lleva invertidos en ese país -$6,000 millones de dólares. Este año ya desembolsó otros $400 millones por la -empresa de telefonía fija Embratel, $50 millones para la infraestructura de -AT&T Latin America y $300 millones que invertirá en 60% de la brasileña de -televisión por cable Net Servicos de Comunicacao.

- Hay unas 35 corporaciones que ya instalaron plantas, filiales o compraron -empresas en el país sudamericano, según cifras oficiales. Grupo Posadas (rubro -hotelero) ha invertido $173 millones de dólares; le sigue Bimbo, con $60 -millones. Jugos del Valle, que invirtió $50 millones, ya logró que 18% del -total de sus ingresos provenga de Brasil. Y el fabricante de electrodomésticos -Grupo Mabe pagó $40 millones en 2003 por CCE Electrodomésticos, un productor -de refrigeradores que se transformó en cabeza de ese mercado y complemento de -su estrategia en Sudamérica.

- Atraídos por la posibilidad de proveer al mercado regional, desde hace -cuatro años están radicadas las autopartistas SanLuis Rassini, Enermex (de -Grupo IMSA) y Xignux, que suman $40 millones de dólares en inversiones. En los -últimos dos años arribaron también en ese nicho las mexicanas San Marco, -Yazaki do Brasil y Cablena.

- “La experiencia del empresario mexicano con su contraparte estadounidense -es un factor diferencial muy requerido en Sudamérica”, dice Jan Smith. A ello -se suma la capacidad para tomar riesgo en contextos inestables, una situación -que espantó e hizo emigrar a muchas compañías europeas de esa zona. Entre las -mexicanas productoras de intangibles que ya están en Brasil figuran Marketing -Group (estudios de mercado), Softtek (software) y el TEC de Monterrey, que -abrió un centro de formación en Sao Paulo. En el rubro entretenimiento se -anotan CIE y Alsea, con sus marcas Burger King y Domino´s Pizza. Mientras -Canel´s, Cervecería Cuauhtémoc, Levadura Azteca y Grupo Lorena, en el sector -alimenticio, también están presentes.

- Se animan las chicas
-Pese a falta de acercamientos oficiales, pequeñas firmas también se han -animado. El sector textil, muy golpeado localmente por costos y competencia -china, también empezó a mirar hacia el sur. Por ejemplo, Textiles León -desembarcó en tierras brasileñas con una inversión de $500,000 dólares. Y -hay quienes planean llegar con centros de distribución, como Grupo Kaltex. “Todo -el mundo quiere exportar hacia Estados Unidos y Europa -dice Rafael N. Kalach, -director Comercial de Kaltex- por lo que la competencia en esos mercados es -feroz. Sudamérica ha estado relegada, pero cuando se analiza el mercado -agregado, las posibilidades son muy interesantes”. Para dentro de un par de -años, la compañía prevé destinar 10% de su producción a esa zona, -porcentaje similar al que hoy exporta a Europa.

- “En 2003 y el primer cuatrimestre de 2004 viajaron delegaciones -empresariales de varios estados mexicanos a Brasil, como Michoacán, Sonora, -Tamaulipas y Quintana Roo y del DF, y para el segundo semestre hay más -solicitudes de visitas”, reporta un informe de la conserjería comercial de la -embajada de México en Brasil.

- El interés crece -mes a mes- potenciado por la firma del TLC con Uruguay -(quintuplicaría el comercio bilateral a $500 millones de dólares en el corto -plazo) y el acercamiento político con la incorporación de México como -asociado del Mercosur.

- En Uruguay -donde el mayor inversor vuelve a ser Carlos Slim, con $18.2 -millones de dólares en bandas de telefonía celular- “existen buenas -posibilidades para empresas dedicadas al tratamiento de aguas”, indica De -Mateo. También se abren oportunidades de joint ventures entre PYMES. En febrero -pasado, la mexicana Grupo La Esperanza se asoció con la uruguaya Obisur para un -proyecto maderero que implicará $400,000 dólares para un aserradero en -México.

- La lección del tango
-En Argentina las empresas mexicanas pasaron por una difícil prueba de -manejo de crisis después de la devaluación de la moneda, en 2002. Según Fitch -Rating, la superaron con éxito manteniendo estructuras conservadoras y -apostando a la productividad (ahora potenciada por la baja relativa de la mano -de obra). La apuesta continúa: con casi $3,000 millones de dólares, México -ocupa el octavo lugar en el ranking de inversión extranjera.

- Bismark Acquisition (comandado por Fernando Chico Pardo) se quedó en julio -de 2003 con la panificadora Fargo, por $30 millones de dólares y luego Bimbo -compró 5% de participación en ese fondo. También los hermanos Víctor y -Javier González Torres trasladaron al país sudamericano su histórico -enfrentamiento y desembarcaron con Farmacias Similares y Farmacias del Ahorro, -respectivamente. El primero quiere llegar en dos años a 200 farmacias en -Argentina, y otro tanto en Brasil.

- Grupo ICA construyendo autopistas (también en Chile), Femsa, Mabesa -(pañales), DINA (transporte) y por supuesto Slim (CTI, Techtel y Metrored, por -las que pagó $313.5 millones de dólares) son algunas de las 30 corporaciones -mexicanas con plantas, que siguen apostando por la tierra del tango. Ante la -falta crítica de inversiones, el dueño de Grupo Carso fue tentado en Argentina -a participar en el negocio de la energía, aunque todavía no dio ninguna señal -al respecto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Del otro lado de los Andes, Telmex reprodujo su imperio comprando Chilesat -($185 millones de dólares) y dicen que ya tiene en vista SmartCom, una empresa -de telefonía móvil, de la española Endesa. Eso es nada menos que 84% de las -inversiones mexicanas aprobadas por el Comité de Inversiones Extranjeras de -Chile, aunque asegura que lo proyectado son $500 millones; mientras la -Secretaría de Economía en México registra el doble de esa cifra. Tal cual lo -presentan las cifras, el primer tiempo ya está conquistado. Pero el terreno es -amplio. Habrá que ver si, tal como se lo propone la Cancillería, México puede -convertirse en el mediocampista del continente.

- -Con la colaboración de Adina Chelminsky.

Ahora ve
Cuatro guatemaltecos murieron en el río Bravo, en su intento por llegar a EU
No te pierdas
×