Pelea centrífuga

Whirlpool quiere ser líder del mercado. Deberá batallar con más jugadores.
Ana María Rosas

En el municipio de Apodaca, Monterrey, están exultantes. Es que después de la sangría de empleos de los últimos tres años, unos 250,000 manufactureros, las buenas noticias comienzan a llegar. Como Tamaulipas y otras entidades recibirán inversiones de empresas de línea blanca. La cercanía con Estados Unidos, que no tiene Asia, es la ventaja comparativa que están aprovechando hasta las compañías asiáticas.

- Incluso el propio gobierno federal quiere aprovechar esa ventaja al máximo. “Posicionar a México como líder mundial de la manufactura de aparatos electrodomésticos”, anunció como objetivo en junio pasado Eduardo Solís, jefe de la Unidad de Promoción de Inversión de la Secretaría de Economía. Para ello, se amplió en diciembre de 2003 el Programa Sectorial para la industria de electrodomésticos, que implicó la eliminación de aranceles a 3,583 fracciones como insumos químicos, maquinaria, equipo y herramientas.

- Justamente en Monterrey es donde Whirlpool inició la carrera para quedarse nada menos que con el liderazgo del sector en México, hoy en manos de Mabe. La empresa de electrodomésticos más grande de Estados Unidos y del mundo (pero segunda en México) invertirá $320 millones de dólares en los próximos cuatro años, casi la tercera parte del total anunciado para el sector hasta 2006. Con esta actividad, la empresa pretende facturar hasta $1,000 millones de dólares en ese año, 30% más de lo que alcanzó el año pasado en México.

- Como la estadounidense, al menos otras cuatro empresas anunciaron inversiones por $700 millones de dólares y algunas de ellas el traslado de sus líneas de producción desde Estados Unidos. Pero para acortar distancias con China la tarea será más que ardua. Hoy, pese a la distancia geográfica de EU, ese país asiático tiene 44.2% de las importaciones de electrodomésticos de Estados Unidos y México sólo 16.8%.

- “Todavía no se alcanzaron los niveles de inversión de fines de los años 90, mayores a $1,000 millones de dólares anuales. Tan sólo durante 1999 se invirtieron $1,486 millones”, aclara Ramiro Tomar Landa, catedrático del Centro de Estudios de Competitividad del ITAM.

- Pero ya hay alicientes, pues las empresas han comprometido $1,000 millones de dólares hasta 2006, suficiente para generar 7,500 empleos promedio. Tal vez nunca se vuelva a aquella década pero, entre altas y bajas, de 1996 a la fecha la industria de electrodomésticos ha crecido a un promedio de 8% anual. Hoy representa 1.3% del PIB manufacturero y genera 60,000 empleos directos.

- Batalla por el mercado
En entrevista en sus oficinas corporativas en Apodaca, justo a unos cuantos kilómetros de la coreana LG, Roy Armes, vicepresidente corporativo y director general de Whirlpool México, es cauto respecto al destino que se dará a sus inversiones a partir de 2005. Uno de los proyectos multianuales incluidos en el plan de $320 millones de dólares será la ampliación de la planta de lavadoras en Apodaca, a la que destinará $100 millones, pero además construirá su quinta fábrica en el país, una planta de refrigeradores duplex o side by side en Ramos Arizpe, Coahuila.

- Ésta ensamblará los productos que hoy fabrica en Fort Smith, Arkansas, y para 2006 debería producir 500,000 unidades anuales, la mayor parte para exportación. La cifra duplicará a la producción actual de la estadounidense Maytag (que con su marca Hoover apunta al segmento de mayores ingresos), uno de los competidores principales junto a LG, en su planta de Reynosa, Tamaulipas.

- Sólo la inversión en Apodaca triplica los $25 millones de dólares, promedio que la empresa invirtió durante los 16 años que duró su relación con Vitro hasta 2002. Ese año la estadounidense adquirió 51% de las acciones de Vitromatic (por las que pagó $150 millones de dólares y asumió deudas por otros $170 millones) para quedarse con 100% de la compañía.

- Desde ese momento, la penetración de Whirlpool aumentó entre 1 y 1.5% en el mercado de electrodomésticos. Hoy posee 34% de participación. “Nuestro deseo es tener más de 40%; diría que estamos a dos o tres años de llegar a ese punto”, dice Roy Armes.

- El directivo es contundente. “Queremos ser líderes y la forma de lograrlo será seguir desarrollando nuestras marcas [Acros, Supermatic, KitchenAid y Whirlpool]; queremos tener una cartera de productos fuerte y sin competencia.”

- La empresa con sede en Harbor, Michigan, deberá arrebatarle este puesto a la mexicana Mabe, que inició operaciones en 1946 y que actualmente tiene más de 40% del mercado. Ese objetivo también implicará cambiar la mezcla de sus ventas. En 2002, cuando Whirlpool terminó su relación con Vitro, la tercera parte de su producción se exportaba, pero se espera que en 2006 la mitad se venda en mercados internacionales.

- La fabricante exporta 35% de su producción a Canadá y Estados Unidos, pero también al Caribe y a Centroamérica. “Seguimos buscando oportunidades en otras plazas, como Europa, donde esperamos   hacerlo muy pronto”, adelanta el directivo. Si lo logran le seguirán la pista a la número uno, Mabe, que ya exporta refrigeradores al viejo continente.

- Gracias, vecindad
Para las fábricas de electrodomésticos, la cercanía con Estados Unidos es el atractivo mayor. Pero aunque fue en 1970 cuando iniciaron su arribo a México, sólo en los últimos años llegaron grandes empresas como la coreana LG, la estadounidense Maytag y la sueca Electrolux. Las 30 empresas instaladas en el país han reconocido a la mano de obra calificada y barata como otro de los atractivos de inversión.

- La reducción de costos en capacitación y logística les ha permitido reducir el impacto del aumento en los precios internacionales de sus materias primas, como el papel y el cobre. Pero principalmente se han enfrentado al alza del acero, que representa hasta 40% del costo de producción de refrigeradores, lavadoras y calentadores.

- En general, las grandes empresas han podido enfrentar estos aumentos mediante compras consolidadas de insumos que distribuyen a todas sus plantas del mundo. “Pero esto no lo podrán soportar por mucho tiempo; al final deberán trasladar estos costos al precio final. Para fines de este año, podrían aumentar hasta 10%”, vaticina Pablo Moreno, director general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Aparatos Domésticos (ANFAD).

- Roy Armes, de Whirlpool, reconoce que la industria no podrá absorber los precios de los insumos por más tiempo. “Los productos llevan prácticamente dos años de no mover sus precios”, advierte.

- Con toda la parentela
Decenas de empresas manufactureras han anunciado durante este año la mudanza de sus plantas de Estados Unidos a México.“Enfrentamos una desventaja competitiva manteniéndonos en Estados Unidos cuando casi todos nuestros competidores [Maytag y Whirlpool] han decidido trasladarse a México para producir refrigeradores”, dijo Jakob Broberg, portavoz de Electrolux, a Dow Jones Newswires, y anunció en enero un ahorro de $81 millones anuales por el traslado de su producción desde Michigan.

- Y los fabricantes tratan de seducir a sus proveedores. Así ya ha sucedido con Maytag, que tentó a ocho proveedores para que se muden a Reynosa y la atiendan en forma exclusiva como sus otros 24 abastecedores mexicanos.

- Para aprovechar el corredor industrial del norte, “tal vez más adelante le puedan fabricar a Whirlpool y LG”, advierte Ricardo Murillo, director corporativo de Abastecimientos de Maytag. A este ritmo, la estadounidense prevé destinar a fines de 2004 la mitad de sus gastos (hoy 40%), es decir, unos $100 millones de dólares, al pago a proveedores instalados en el país.

- La misma tendencia seguirá Whirlpool, que desde 2006 pretende duplicar el gasto a proveedores pasando de $275 millones de dólares a $600 millones.

- Mientras tanto, tras la ampliación de su fábrica de lavadoras en Apodaca, desarrollará 50 nuevos proveedores en la región. Así, la empresa contará con 400 abastecedores directos, aunque tiene otros 600 indirectos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Se estima que actualmente es de 40% el componente nacional que utiliza la industria de electrodomésticos en sus insumos. El gobierno de Nuevo León, uno de los Estados que más empresas del rubro atrajo, pretende aumentar ese coeficiente de integración entre 60 y 70% a mediano plazo.

- “Se trata de las empresas más grandes a nivel mundial y el desarrollo de proveedores es una oportunidad que no debemos desaprovechar”, afirma Eloy Cantú Segovia, secretario de Desarrollo Económico de esa entidad.

Ahora ve
La reina Isabel II visitó en el hospital a las víctimas del ataque en Manchester
No te pierdas
×