Persisten los retos

-
Héctor Chávez

Inmediatamente después del atentado terrorista a las Torres Gemelas, la percepción de los analistas estadounidenses sobre su economía se volvió especialmente sombría. Si bien existían suficientes razones para pensar que no podría evitarse una recesión, buena parte de los pronósticos hechos durante las dos semanas posteriores al evento estaban influidos por un sentimiento de catástrofe que muchos compartían.

- -

Actualmente, con la ventaja que representa el tiempo transcurrido desde la tragedia, las perspectivas no parecen tan malas. Es un hecho que la economía de Estados Unidos registrará un par de trimestres de contracción en su Producto Interno Bruto, debido a la retracción de los consumidores. Sin embargo, el amplio margen de maniobra con el que cuentan las autoridades de dicho país les permitirá superar la recesión relativamente rápido y, probablemente, con un mayor dinamismo. La decidida acción de la Reserva Federal bajando sus tasas de interés y el mayor gasto público que se inyectará a la economía el próximo año son estímulos de política económica suficientes para revertir la tendencia actual.

- -

Lo anterior debería servir de ejemplo a México. En varias ocasiones hemos comentado en este espacio el escaso o nulo margen de maniobra monetario y fiscal que tienen las autoridades nacionales. En los últimos años, la política del Banco de México ha sido el ancla en el exitoso proceso desinflacionario que el país ha tenido desde 1995. Sin embargo, apenas estamos llegando al punto en que los beneficios se comienzan a sentir en el bolsillo de los mexicanos. La recuperación que han tenido los salarios reales en 1999 y 2000 son muestra de ello. Por lo que respecta al crédito, las tasas han bajado lo suficiente para inducir a algunas instituciones financieras a buscar una expansión de sus carteras, aunque de forma incipiente. En estos momentos, menos que nunca, se pueden cambiar las señales y dejar de lado la disciplina monetaria.

- -

En las finanzas públicas la situación también es apretada. La fuerte dependencia de los ingresos públicos en el petróleo y la baja recaudación tributaria no le permiten al gobierno gastar para intentar reactivar la economía. De no cumplirse con la meta de déficit público, también se correría el riesgo de echar por tierra lo alcanzado hasta ahora. El rigor monetario es lo que ha diferenciado a México de países como Argentina y Brasil, permitiéndole ser un refugio seguro para los inversionistas. Ello ha contribuido a la fortaleza del tipo de cambio y a las bajas tasas de interés, lo que, a su vez, eleva el bienestar de los ciudadanos.

- -

El principal reto que enfrentan las autoridades es encontrar otros esquemas para hacer frente a la difícil coyuntura actual de corto plazo, sin sacrificar el mediano plazo.

- -

– El autor es Director de Análisis Económico de Banco Santander Mexicano

-

Ahora ve
La película ‘Cartas a Vincent’ llega a México
No te pierdas
×