Placer, negocio o fe

-
LP

Casi 11 millones de mexicanos participan en dos importantes peregrinaciones a centros de culto: la Basílica de Guadalupe, que en 2010 recibió a 5.5 millones de visitantes previo al festejo del 12 de diciembre; y el santuario jalisciense de San Juan de los Lagos, que recibe cada año a 5.6 millones de turistas.

- Sin embargo, el impacto de estos turistas es poco apreciado debido a que no es medible bajo los parámetros tradicionales de la industria. De acuerdo con Cerón, “buena parte del gasto se realiza en establecimientos informales, sus medios de transporte son vehículos propios y su pernocta la hacen en casas de familiares o en los vehículos donde viajan”.

- Los peregrinos tienen un potencial económico interesante. De acuerdo con  Alfredo Lara, de la oficina de turismo del municipio de San Juan de los Lagos, cada visitante gasta 220 pesos diarios en la localidad. Según los Censos Económicos de 2009, el valor del negocio es de 660 millones de pesos (MDP), nada mal para una comunidad de 65,000 habitantes en una zona de vocación agrícola.

- Para hacer del turismo religioso un negocio de largo aliento, como pasa en el Vaticano, se requerirá ver el segmento con otros ojos. Un estudio realizado por Javier Robles en la Universidad de Chihuahua apunta que es necesario dotar los santuarios de infraestructura, como dormitorios, comedores y servicios de atención, que hoy no existe formalmente. Entretanto, la fe seguirá moviendo calladamente montañas, y turistas.

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×