Planes de acero

Mittal Steel, el gigante acerero, se consolida en México y podría continuar su integración para a
Rodolfo Bermejo

Un tigre de Bengala grabado en el metal es la huella que Mittal Steel quiere dejar impresa en la industria acerera del mundo y de México. Un tigre que se exige, incansable, que domina su territorio y que además se esfuerza por conquistar nuevos campos que le permitan ampliar su perímetro de acción.

- Desde 1992 Lakshmi Mittal, empresario de origen indio y tercer hombre más rico del mundo, adquirió la mitad de lo que fuera la Siderúrgica Lázaro Cárdenas en Michoacán, donde hoy se fabrican planchones, el producto base con el que se inicia el proceso de fabricación de derivados de acero. Hoy, Mittal Steel, la mayor acerera mundial, tiene 25% del mercado mexicano y pretende aumentar aún más su presencia.

- En la India, Mittal es sinónimo de éxito empresarial; no sólo conquista el inmenso mercado nacional sino que sus empresas abarcan mercados de tal forma que convierten a su dueño en el tercer hombre más rico del planeta. México no es la excepción.

- El director general de la planta de Mittal en Lázaro Cárdenas, P. S. Venkataraman, lleva más de nueve años en el país, tiene un castellano impecable y es un hombre que podría fácilmente confundirse con un paisano.

- El directivo está lejos de la matriz registrada en Rotterdam, Holanda, aunque es gobernada desde Londres, con un grupo de nueve directores entre los que sobresale el mexicano Andrés Rozental.

- El gigantesco consorcio acerero, como tal, apenas va a cumplir un año. En noviembre pasado se le unieron dos gigantescas industrias: la empresa pública Ispat (‘acero’, en hindi) y la privada lmn Holdings (de la que era dueño mayoritario Lakshmi Mittal) para crear Mittal Steel, y en marzo de este año se fusionó con ISG, la enorme acerera estadounidense.

- Por tanto, hoy en día Mittal Steel es una empresa global que en 2004 registró ventas anuales superiores a $22,000 millones de dólares, un aumento de 373% en ganancias netas (un total de $6,000 millones de dólares) respecto del periodo anterior. Esta empresa opera en 14 países donde produce más de 57 millones de toneladas de acero que se venden en 80 países y que generan más de 179,000 empleos anualmente.

- El planchón fabricado en Lázaro Cárdenas tiene fama mundial por estar entre los de mejor calidad por la pureza de su composición. “Eso nos ha permitido mantener una clientela fija a lo largo de los años y no sufrir tanto los embates del mercado, privilegiando las relaciones de mediano y largo plazo que tienen con sus clientes”, dice Rozental.

- “Esta planta es de las primeras compras del grupo, hoy en día, que el grupo ha crecido tanto, se ha convertido en un modelo para muchas de las nuevas adquisiciones”, apunta Venkataraman. Ese orgullo se explica por los niveles de productividad, la eficiencia en costos y la calidad de sus planchones.

- En México, IMSA es su cliente principal, pues de la planta de Mittal en el país consume hasta 70% de la producción que se vende nacionalmente. Incluso, en cierto momento se habló de una coinversión para la industria automotriz entre estos dos gigantes, precisamente en Monterrey, pero ninguna empresa concretó la negociación.

- Integración inminente
La tendencia actual en la industria acerera es la de integración de grandes consorcios para surtir la demanda internacional, que hacen fuertes inversiones de capital cubiertas hasta hace poco por pequeñas plantas que ya son ineficientes por carecer de economías de escala.

- Ése es el camino que sigue Mittal en Europa del Este y en Estados Unidos, donde se está expandiendo verticalmente con la adquisición de minas, la fabricación de planchones y largos para transformarlos en productos semiterminados e, incluso, llegar a los canales de distribución de producto terminado. Aún no aplican en México esta estrategia.

- Aunque en escala mucho menor, en nuestro país ese tipo de integración ya la desarrollaban empresas como Hylsamex, que tiene enlazadas desde las minas hasta los canales de distribución. Su reciente venta al grupo italo-argentino Techint la convirtió en una empresa integrada a nivel internacional, que ya puede ofrecer a sus clientes mayores cantidades de producción. También ha conseguido que Techint quede a la vanguardia como fabricante de tuberías de acero sin fisuras de la industria petrolera en América Latina.

- Por su parte, ICH ha triplicado su capacidad en el periodo 2000-2005, mediante la compra de Republic Engineered, una empresa estadounidense que pasó por varios aprietos y que en dos ocasiones se declaró en bancarrota, elevó su capacidad de producción de acero a tres millones de toneladas métricas al año. Así, la compañía mexicana se convirtió en una de las mayores productoras de barras de acero en América del Norte y en una de las cinco mayores siderúrgicas de México.

- Otra empresa mexicana, IMSA, lleva años intentando incorporarse a esta tendencia mundial, aunque le falta integrarse hacia atrás, pues su proceso comienza en la fabricación de planchón y acaba en la distribución de productos terminados. “Está claro que necesitará integrarse con alguien hacia arriba para poder competir a nivel global”, dice el analista y consultor acerero, José Luis Salas Cacho. Cómo él, algunos analistas bursátiles creen que si IMSA no consigue aliarse pronto con una empresa que tenga un molino importante en el mundo, debido a su tamaño acabará siendo absorbida por un gigante de la industria.

- “Aquí en México veo que esto sucederá (las integraciones) en los próximos cinco años”, expresa Salas Cacho. Las fábricas están empezando a usar el efectivo que acumularon en los dos años recientes en que los precios y la demanda eran altos, mientras que los costos de los energéticos, en especial el del gas, eran relativamente bajos.

- Parece lógico que las empresas mexicanas que compran los productos a los molinos (que fabrican planchones o largos, como Mittal y Techint, respectivamente) buscaran la integración vertical para luego poder ofrecer a estos productores los canales de distribución y las economías de escala de una producción integrada.

- Precisamente el Grupo Mittal se propone lograr una integración vertical lo más completa posible. Como la gama de productos es muy grande, sería casi imposible llegar a una integración plena, pero hasta el momento han abarcado gran parte (desde las minas hasta los productos básicos) de la cadena de producción primaria acerera.

- “Además fabricamos productos más especializados y dentro del grupo aprovechamos sinergias para surtirnos internamente de los materiales que requerimos para complementarnos en los procesos”, explica Rozental. Esto es cierto sobre todo en el caso de EU. Allí, con la adquisición de Inland Steel (2004) y la fusión con ISG (en marzo pasado) sumaron la fabricación de productos de mayor valor agregado que utilizan en gran medida el planchón que produce en México.

- Sin embargo, los directivos de Mittal descartan cualquier posible compra en México en el corto plazo. Es que “Mittal está enfrascado en este momento en una política de adquisiciones en donde no tiene aún presencia, más que en lugares donde ya tiene plantas”, afirma Rozental.

- En los últimos meses, además de la fusión con la estadounidense ISG, Mittal adquirió plantas en Bosnia, Macedonia, Polonia y China. También compró un yacimiento en Liberia (con 1,000 millones de toneladas de hierro de reserva) y está buscando invertir en la India. “La idea es tener, la mayor autosuficiencia posible en las materias primas”, señala el directivo mexicano.

- Eso explica la importancia que tiene para su proceso productivo la mina de Peña Colorada, en Jalisco, compartida con Hylsamex, así como las nuevas exploraciones. “En Michoacán y en Sonora tenemos ya algunas concesiones otorgadas para su futura explotación”, explica Rozental.

- El peso de las cifras
Para Mittal, como para los demás fabricantes, la estrategia de integración tiene razones financieras que obligan a los productores a encontrar formas de aprovechar las economías de escala. “No hay duda de que seguiremos haciendo planchón (en Lázaro Cárdenas), pero a largo plazo estamos viendo la posibilidad de agregar algunos nuevos procesos y de entrar en productos adicionales”, dice Rozental. Eso les ayudaría a agregar valor, y, por tanto, el precio y el margen de ganancia.

- Esos márgenes en la industria fueron considerables en 2004, el año del acero. En el caso de los planchones, el punto de equilibrio en la industria actualmente está entre $220 y $250 dólares por tonelada. En contraste, el año pasado el precio de venta estuvo por encima de los $400 dólares por tonelada y llegó hasta $600.

- Por ser una de las industrias más cíclicas, el acero difícilmente tendrá dos años consecutivos de gloria. La sed de demanda china se incrementó 11% el año pasado (unos 25 millones de toneladas), pero en 2005 decaerá. Eso arrastra el precio en hasta 6% anualmente, según la Cámara Nacional del Acero. Algunos analistas creen que esos valores, que han venido a la baja en los últimos meses, ya tocaron fondo.

- Por ello, la excelencia no es la única causa de esta corrida por la integración. La industria se enfrenta continuamente a panoramas como el que hoy les ofrece México: precios internacionales por el suelo y costos por las nubes de insumos como el gas.

- “Si los precios siguen disparándose, no creo que podamos mantener salud financiera por mucho tiempo”, dice Venkataraman. El precio del gas natural aumentó 68.50% respecto del periodo anterior, y los costos del petróleo han estado entre 20 y 35% por encima de los pronósticos. México no es autosuficiente, por lo que el año pasado Pemex –el único proveedor en el país– importó 38%.

- Con este escenario, la empresa india estudia opciones más baratas como importar gas desde Bolivia que tiene grandes reservas. Según fuentes del puerto Lázaro Cárdenas ya hay proyectos de construcción de terminales portuarias de gas licuado, pero una vez que se aprueben su construcción podría tardar cuatro años más.

- Mittal a la azteca
Aunque situada en territorio mexicano, en la planta de Lázaro Cárdenas las visitas son recibidas con la típica hospitalidad india. No hay que quitarse los zapatos ni saludar a una figura del dios Ganesh en la entrada del enorme recinto, pero las manos juntas a la altura del pecho en actitud de saludo y la cálida sonrisa acompañada de un ofrecimiento de té son característicos de la antigua tradición que los indios llevan consigo dondequiera que van.

- Esta planta es estratégica para el grupo. No sólo por su situación geográfica, esencial para surtir a EU, sino por eficiencia productiva. En 2004 su ventas crecieron más de 70% y rompió todos sus marcas de producción con más de 4.2 millones de toneladas, nada menos que 24% del producto nacional. Esa cifra, que representa sólo 7% de la producción del grupo Mittal, y apenas 5% de las ganancias netas, está consolidando la presencia del tigre de Bengala grabado en los metales mexicanos.

- Venkataraman cree que todo ello ha contribuido a aumentar 25% su plantilla de empleados en los últimos cuatro años (1,385 trabajadores en total) y generar 5,000 empleos indirectos. Esto sucede al mismo tiempo que su planta vecina, Sicartsa, dirigida por Julio Villarreal, presidente de la Canacero, enfrenta una huelga desde hace semanas que la ha hecho perder cientos de miles de dólares diarios. Tal parece que el sindicato (el mismo para ambas compañías) pudo llegar a un acuerdo con los indios mas no con los mexicanos.

- Mittal en México ha logrado triplicar su eficiencia productiva de 0.41 horas hombre por tonelada desde 1992, cuando se adquirió la planta, a 1.22 horas en la actualidad. Aquel año, se producían 150,000 toneladas de acero líquido, contra los 4.2 millones de planchones que salen hoy de los hornos y que ayudan a conseguir exportaciones desde México ($1,509 millones de dólares en 2004).

- Desde Lázaro Cárdenas exporta 55% de su producción a EU y poco más de 30% se vende en México. De los materiales enviados al exterior desde el puerto, 58% son productos de acero, y 86% son exportaciones de Mittal.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Con la reciente compra de Hylsa por el Grupo Techint y la posible compra de AHMSA por parte la rusa Severstal, 70% de la producción de acero en México ya estará en manos extranjeras. Venkataraman sostiene que Mittal en Lázaro Cárdenas es “muy mexicana”, no sólo porque parte de los directivos son mexicanos sino por sus inversiones. “Una prueba son los $930 millones de dólares que invertimos desde 1992, cuando adquirimos la planta, y los $180 millones que tenemos programados invertir en el puerto, las minas y nueva maquinaría en los próximos años”, dice el indio de origen tamil.

- El tigre de Bengala sabe que domina su territorio, pero también está consciente de que si quiere mantenerse saludable, debe correr más rápido que la gacela más lenta para sobrevivir. IMSA o ICH podrían constituir una alianza natural con la que los gigantes acereros pudieran ganar de la integración en México, pero por ahora pareciera que estos fabricantes consideran que sus intereses tienen poco en común. El tigre está satisfecho por ahora. Las gacelas pueden estar tranquilas. Pero eso no durará para siempre.

Ahora ve
La foto del primer caballero de Luxemburgo que pasó a la historia
No te pierdas
×