Plomeros de lujo

Tres empresarios mexicanos crearon la solución a fugas y derrames de Pemex: forrar los ductos con c
Regina Reyes-Heroles C.

Eran amigos desde jóvenes, pero se reencontraron tras concluir sus carreras profesionales. Como muchos emprendedores, decidieron unir experiencias y habilidades, y establecieron una compañía de servicios de buceo para Pemex que involucrara actividades costa afuera.

- Tenían todo para realizarlo: los conocimientos de Vicente Pérez, especializado como ingeniero subacuático en Santa Barbara City College, en combinación con la experiencia en construcción y materiales de Arturo Cajiga, egresado de la Universidad Anáhuac, y la puerta de entrada a Pemex que Jesús Silva había cosechado a lo largo de un tiempo como proveedor de químicos.

- Arrancaron rescatando anclas perdidas para la petrolera, pero poco a poco sus ambiciones y el olfato los llevaron a aguas desconocidas. Pemex buscaba una solución a sus ductos dañados. En la época de los 80 fue cuando la paraestatal detectó problemas de corrosión en los ductos de sus plataformas. Los tres empresarios estaban en constante contacto con los directivos de la petrolera, así que se movieron rápido e hicieron un replanteamiento de la compañía. Cambiando la visión y el objetivo de la misma crearon Mexssub (Mexicana de Servicios Subacuáticos) con una solución específicamente creada para las plataformas.

- Algunos ductos de Pemex transportan 40,000 barriles de petróleo diario o hasta más. Y el estar expuestos a las condiciones del medio ambiente en las zonas de marea y oleaje, los hace susceptibles a la corrosión. A principios de los 80, los métodos tradicionales de mantenimiento requerían que Pemex suspendiera la producción y cambiara las secciones de ductos que estaban dañadas. Dejar de operar un conducto representaba una pérdida de cientos de miles de dólares por día y repercutía directamente en las metas de producción establecidas para la exportación y en el abasto de consumo interno. Esto no es todo, además de las obvias pérdidas económicas, ya que la suspensión de la producción de un pozo causaba que al reiniciarlo ya no funcionara igual o presentara fugas, derrames y hasta explosiones.

- Después de casi cinco años de investigación e innumerables pruebas, Pérez, Cajiga y Silva concretaron una posible solución al problema de Pemex: unas ‘camisas’ de acero que forrarían los ductos con la particularidad de que estarían rellenas de una resina de polímetros muy particular. Resulta que las condiciones extremas de temperatura de los conductos en la zona de Campeche, por mencionar alguna, incrementan la susceptibilidad de la operación. Los polímeros desarrollados para protegerlos permiten que su exterior se mantenga a temperatura ambiente. De la noche a la mañana los trabajos de Mexssub en reparaciones para Pemex representaron cerca de $40 millones de dólares anualmente.

- En el mar, la vida es más sabrosa
La solución de Mexssub va más allá de la ‘camisa’ y la resina: implica una serie de condiciones para que el ducto sea tratado bajo el mar.

- Comenzaron con los conductos que en algunos casos transportaban hasta 60% del gas de México y que pasan por pantanos. También han tratado los que están en el mar –corroídos por el oleaje y la sal–, o los que están en tierra. Cada ambiente requiere de instalaciones diferentes; sin embargo, el resultado es el mismo: grandes tuberías reforzadas que, una vez reparadas, tienen estándares de calidad certificados a nivel internacionales y que no vuelven a necesitar de reparación.

- Si el ducto está en el mar y se necesita restaurar la sección lastimada por la erosión causada por la marea, el proceso de soldadura de la camisa se hace en el agua con la ayuda de todo un equipo, alrededor de la parte dañada. En condiciones complicadas (a veces en completa oscuridad, solos y debajo del mar) los buzos sueldan la camisa durante varias horas, comunicados con el exterior por medio de radio y una cámara de video.

- Una vez terminado el trabajo la garantía es de hasta 18 años sin presentar problemas.

- En sus marcas, listos…
Como suele suceder en México, lo original es amenazado por la piratería y esta tecnología 100% mexicana no ha sido la excepción. Ha habido varios intentos por imitar la tecnología de las ‘camisas’ de Mexssub, argumentando que sus soluciones son más baratas. Y Pemex ha cambiado a Mexssub por otros intentos que al final no funcionaron. “Lo que queremos hacer este año son unas ‘camisas’ que envuelvan las imitaciones que existen sobre los ductos y que se están deshaciendo”, confirmó Raúl Velarde, director general de la compañía.

- Pero éste es sólo un sueño más. También empezarán a exportar su tecnología al resto del mundo. Hasta hoy su único cliente es la petrolera mexicana; sin embargo, han comenzado a establecer contratos piloto en Nigeria, Malasia e Indonesia, donde tampoco existe una solución que compita con ellos.

- Además, Mexssub ha demostrado su tecnología a Exxon con ayuda del Politécnico Nacional, institución que fungió como un asesor en el desarrollo de una metodología que respondiera a cualquier pregunta técnica de los potenciales clientes internacionales. Con esto, Mexssub ha logrado establecer alianzas estratégicas con empresas privadas del sector petrolero como Leak Check Services and Subsidiary de Nigeria, Hexamas de Malasia y PT IEV de Indonesia.

- La firma mexicana no se queda ahí. Cuando hayan reparado los ductos de Nigeria, Indonesia y Malasia, seguirán hacia Estados Unidos, Venezuela y demás países que tengan necesidad de esta tecnología mexicana. “Para el resto del mundo estamos desarrollando otras tecnologías, para ductos más pequeños que los de Pemex. Es decir, los diámetros de los conductos de la petrolera mexicana tienen entre 20, 24 ó 36 pulgadas, mientras que en otros países son más pequeños. En Estados Unidos o en el sureste asiático hay redes con diámetros de cuatro, ocho y 10 pulgadas. Ahí ya no es tan eficiente nuestro sistema, por eso estamos desarrollando tecnologías especiales”, afirmó Velarde.

- Cajiga asegura que los tres creadores ahora están concentrados en adaptar su tecnología a los diferentes lugares, “es un constante desarrollo de sistemas y logística, porque los campos son diferentes”.

- Las innovaciones surgen y la competencia sigue siendo nula. Tienen pensado lograr ‘camisas’ para las partes en las que los ductos se curvean, lo cual es más complejo que hacerlas rectas. Luego el plan es seguir con reparaciones en distintos entornos.

- Mexssub quiere mantenerse como una empresa de clase mundial con la referencia de Pemex, expandirse a otras latitudes, satisfaciendo los estrictos estándares internacionales y, sobre todo, asociar el nombre de México con tecnología de alta calidad.“Si todavía nos cuesta trabajo asociar las palabras México y creación de tecnología de punta es por una cuestión cultural. Nosotros tenemos 17 años en el mercado y no hemos expuesto a la opinión pública lo que hacemos. Cuando empezamos a incursionar en el mercado internacional tuvimos que crear una empresa en Estados Unidos para vender porque cuando decíamos que estaba hecha en México no nos creían”, comentó Cajiga.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Estos socios han sido pacientes y ésa es la cualidad que quizá pueda llevarlos a su meta. Al fin y al cabo, empezaron con el plan en 1982, concretaron la tecnología en 1987 y no es hasta hoy que comienzan a pensar más allá de Pemex.

- Habrá que volver a echarles un ojo en unos cuantos años y ver en qué ducto andan.

Ahora ve
El corrido de Xóchitl Tress, la exfuncionaria vinculada a Javier Duarte
No te pierdas
×