Pollos a volar

La influenza aviar abre una oportunidad a los avicultores mexicanos para conquistar nuevos mercados
Alejandra Leglisse

Los sabores más mexicanos del pollo, alitas, pechugas marinadas y nuggets son el centro de atención de Jaime Dorantes, cabeza del Grupo Avipecuario y Agrícola Sanjor, una de las mayores productoras y comercializadoras de pollos en Yucatán. La devastadora influenza aviaria, o gripe del pollo, le ha abierto a Dorantes, y a una buena parte de la industria avícola mexicana, las puertas de mercados internacionales, particularmente Estados Unidos y Japón. Hasta el año pasado la firma había confinado sus ventas a la Península de su estado.

- Ahora, los avicultores nacionales tienen la vista puesta en el mercado de los 21 millones de mexicanos residentes en la unión americana, aprovechando las similitudes entre los hábitos de consumo de los connacionales y el mercado doméstico.

- Los consumidores latinos, según el Consejo de Exportadores de Carne de Ave y Huevo del país vecino, prefieren la carne de pollo marinada con un toque mexicano, lo que se conoce en la industria como pollo procesado con valor agregado.

- “Ya tenemos la infraestructura [para iniciar exportaciones], sólo falta la certificación de una planta procesadora que esperamos tener este año”, narra Dorantes.

- Desde la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) el valor de las importaciones que Estados Unidos realiza desde México han aumentado 11% al año en promedio, reflejando un enorme potencial de crecimiento.

- Pero México interrumpió la importación de productos avícolas del otro lado de la frontera desde el pasado 25 de febrero, debido a la emergencia sanitaria que significó la influenza aviar.

- Ahora los productores nacionales contraatacan para penetrar la tierra del Tío Sam, el mercado avícola más grande del mundo.

- La Unión Nacional Avícola (UNA) espera realizar exportaciones por $30 millones de dólares al año, inicialmente, para lograr una meta de $150 millones de dólares anuales en un lustro.

- En México, sólo Bachoco, Pilgrim’s Pride y Tyson producen pollo con valor agregado, pero la una espera que una vez que se abra la frontera 20 procesadoras explotarán ese segmento.

- Los llamados mercados de nostalgia (un nicho valuado en $35 millones de dólares que debe su nombre al sentimiento que produce al mexicano estar lejos de su tierra) ha sido ignorados por los grandes productores estadounidenses, que han preferido quedarse con la rebanada más grande del pastel: el mercado anglosajón.

- Actualmente el único país que exporta pollo a los Estados Unidos es Canadá, pero el volumen de sus ventas es muy bajo debido a sus altos costos de producción. Los avicultores mexicanos han tratado de penetrar el mercado vecino por años, sin embargo su entrada había sido obstaculizada por las incidencias de newcastle, un virus altamente infeccioso capaz de diezmar la población entera de una granja.

- Hoy Sonora, Sinaloa, Nuevo León, Coahuila y Yucatán están libres de esa enfermedad y ya cuentan con el reconocimiento de las autoridades de la unión americana, de acuerdo con el Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) de la Secretaría de Agricultura.

- Inspectores de Estados Unidos están en México desde el 9 de marzo revisando 33 plantas procesadoras. Los productores nacionales esperan que al finalizar esta visita comience la conquista del mercado del norte.

- Bachoco y Sanjor serán las pioneras en exportar, seguidas de Granjas Avícolas de la Costa y Vitep. Aunque el primer mercado objetivo es el de los latinos, también explotarán el de carnes blancas, aprovechando la escasez que sufre actualmente Estados Unidos, en donde el consumo per cápita es de 40 kilos al año. También están en la mira Japón, Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Hong Kong.

- Al primero se exportarán este año 500 toneladas de pollo, aprovechando que la propagación de la influenza aviar en el sudeste asiático ha afectado seriamente a sus principales proveedores. El mercado japonés será el trampolín para posicionarse en la región, pero no será una tarea fácil: tendrán que competir con otros fuertes jugadores internacionales, como Brasil, que lleva una gran delantera.

- La apreciación del euro frente al real brasileño facilitó que las exportaciones de la nación sudamericana a la Unión Europea aumentaran significativamente el año pasado, generando recursos financieros sustanciales que le permitieron reforzar su presencia en nuevos mercados, como los asiáticos.

- En total, las exportaciones brasileñas de pollo en 2003 alcanzaron 1.9 millones de toneladas métricas, mientras que México se ubicó como el cuarto productor mundial con 2.2 millones de toneladas.

Ahora ve
No te pierdas