Por el mal camino

Fox anunció una inyección de $92,000 millones de pesos para mejorar las carreteras. Para ahorrarse

De acuerdo con el Banco Mundial, la red de carreteras de México es inadecuada y constituye un serio obstáculo para el crecimiento de las exportaciones y la competitividad. Esta situación se debe al deficiente mantenimiento y a las concesiones mal otorgadas que se establecieron en los 90, cuando las empresas participantes del sector privado terminaron siendo respaldadas por el gobierno.

-

Desde entonces ha sido difícil atraer capital privado para la construcción, mantenimiento y operación de autopistas. Además, las diferencias de opinión sobre las especificaciones financieras de los procesos de adjudicación entre la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la de Hacienda y Crédito Público han demorado aún más las subastas.

-

Adjudicación lenta
Desde que la administración de Vicente Fox entró en función sólo se han llevado a cabo dos procesos de adjudicación: el libramiento en Matehuala y la carretera entre Amozoc y Perote. La concesión de la primera fue otorgada en mayo a ICA, Gutsa y Omega Construcciones Industriales.

-

El gobierno planea aumentar la construcción de caminos en la segunda mitad de su administración; de hecho, a mediados de 2003 el presidente adelantó un Fondo Carretero (Foncar) y creó un Programa de Desarrollo de Autopistas de Cuota.

-

El fondo tiene una capitalización inicial de $47,000 millones de pesos provenientes de Caminos y Puentes Federales, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el Fondo de Inversión en Infraestructura del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, así como de fuentes aprobadas por la Cámara de Diputados.

-

Foncar operará como un fideicomiso y requerirá aportaciones de los gobiernos locales y del sector privado para evitar los problemas financieros que ocurrieron bajo otros esquemas de construcción de carreteras. Juntos, el sector privado y las entidades locales deben proveer hasta $2.65 pesos por cada peso aportado por el gobierno federal. De inicio, los proyectos incluyen la construcción de un anillo periférico alrededor de la ciudad de México.

-

El presidente Fox anticipa que la inversión pública en autopistas será de $91,800 millones de pesos durante su administración y tendrá fondos de capital privado (siguiendo un esquema similar al de Pidiregas). El flujo inicial saldrá del gobierno.

-

La tarea del Ejecutivo y de las dependencias federales responsables es hacer las reglas de adjudicación lo suficientemente flexibles para permitir que participen un número mayor de empresas mexicanas.

Newsletter
Ahora ve
Escocia sigue los pasos de Londres y busca su independencia
No te pierdas