Por los aires

La compañía española dudó entrar al mercado nacional. Hoy México ocupa el segundo sitio en impo
Verónica Ortiz y Steve Downer

Andrés Méndez
Director de la agencia KTR
Tous

-

Su incursión fue sigilosa y muy discreta, porque a pesar de tener presencia en Venezuela y en algunos países caribeños, lo cierto es que Tous decidió recorrer el trayecto largo para llegar a México.

-

En realidad la firma –que ostenta desde 1985 el símbolo del osito como imagen característica de su joyería– consideraba que antes de hacer ruido debía tener listos los puntos de venta con sus productos. En 2001 llegó al país para conocerlo y dos años más tarde arranca motores.

-

“La intención era dar a conocer a Tous como una marca internacional que llega a México. En realidad la inversión en publicidad fue muy baja, porque nos enfocamos más en las relaciones públicas”, narra Andrés Méndez, director de KTR, agencia de relaciones públicas responsable de esta labor.

-

Como seleccionaron sólo ocho revistas para anunciarse, la estrategia fue fortalecer más la entrada de la compañía eligiendo una embajadora de los productos, que fue Kate del Castillo. Además, organizaron un evento de aniversario con artistas y gente de sociedad, en donde los anfitriones fueron algunos miembros de la familia Tous.

-

“Los logros han sido bastante buenos. Por un lado, en ocho meses hemos tenido ventas muy significativas, de ahí que la familia propietaria esté bastante interesada en la expansión en México, porque en este tiempo se ha convertido en el segundo mercado más importante para la empresa a escala mundial”, asegura el directivo.

-

Advirtió que el logro de posicionar al sello fue tal que en nuestro país está considerado como una marca top, siendo que en España no está valorada de esa manera. El siguiente paso será consolidar los productos. En este momento tienen 16 puntos de venta y cerrarán el año con tres más. En 2004 la organización pretende abrir 12.

-

El próximo año será de trabajo duro, porque la piratería es tal que mucha gente piensa que los productos de la compañía se venden en mercados, bazares y locales cerrados. “El osito es una marca registrada, es un emblema de nosotros y entablaremos comunicación con las clientas para que no se dejen engañar con artículos piratas; en ocasiones ellas desconocen que están pagando un precio alto por algo que no es original.”

Ahora ve
No te pierdas